Aumenta el fraude a los seguros

Fraude en el siniestro de vehículos

La crisis económica ha traído consigo un incremento en las estafas a las compañías aseguradoras. Según el estudio elaborado por ICEA (Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras y Fondos de Pensiones), los intentos de fraude a los seguros se incrementaron un 12% en el pasado año 2012.

Cada vez se detectan más fraudes

Aunque la cifra de fraudes detectados ha aumentado en todos los ramos, en el caso de los seguros de automóviles su importancia relativa ha disminuido. En su gran mayoría se trata de estafas relacionadas con la exageración de los desperfectos ocasionados por el siniestro, y especialmente de los daños personales; aunque también se producen fraudes de falsificación de documentación.

En su gran mayoría los fraudes son llevados a cabo por usuarios que pretenden aumentar su indemnización. Sin embargo, también existen redes de tráfico de vehículos que llevan a cabo estafas a las aseguradoras mucho más elaboradas.

Uno de los fraudes comunes de estas redes consiste en comprar un vehículo siniestrado que todavía no haya sido dado baja. Tras la compra, se procede a asegurar un vehículo similar con la intención de hacerlo pasar por el coche siniestrado, y con la documentación de éste, cobrar del seguro. Sin embargo, este fraude esta cada vez más perseguido y controlado, y para ello se ha creado un fichero de vehículos siniestrados. Este tipo de fraudes se vinculan con redes de falsificación de documentos, de manera que, si usted ha sufrido un robo de documentación, es muy importante que ponga una denuncia por si sus papeles se ven envueltos en el futuro en alguna de estas tramas.

Consecuencias del aumento de los fraudes

Como consecuencia del incremento de los fraudes, las compañías aseguradoras destinan cada vez más recursos para evitar estas estafas. Desde ICEA dan también valor a la intuición de los tramitadores profesionales a la hora de detectar los timos.

Aunque pensemos que los fraudes no nos afectan, lo cierto es que el incremento de éstos ha llevado a que las compañías aseguradoras suban las primas de la pólizas.

En la mayoría de los casos de intento de estafas de pequeña envergadura, el timador no es consciente de las consecuencias de su picaresca. Los fraudes a las aseguradoras puede tener incluso consecuencias penales por delito de estafa, además de, por supuesto, perder el derecho al cobro de la indemnización.

 

Imagen: By sylvar,  Car crash – Picture 001 (CC BY 2.0), vía Flickr 

Información y Curiosidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *