Camiones eléctricos y sostenibles, el gran desafío

Aún resulta muy difícil ver camiones propulsados por energía eléctrica por nuestras carreteras. Los coches híbridos y eléctricos se están haciendo un hueco poco a poco en el mercado, e incluso podemos ya ver autobuses híbridos de poca potencia prestando servicio en grandes ciudades, pero el sector de los vehículos comerciales es todo un desafío para los fabricantes que buscan alternativas sostenibles y menos contaminantes que los camiones convencionales.

 

camión eléctrico e-force

 

Sin embargo, su desarrollo supondría todo un cambio para los transportes por carretera, sobre todo teniendo en cuenta la tendencia al alza de los precios de los combustibles y el ahorro para las flotas comerciales que supondría contar con baterías en sus camiones que proporcionaran energía 'in situ' sin necesidad del ralentí.

Este empeño en buscar ahorros animó a Estados Unidos a desarrollar planes de I+D para innovar en el campo de los camiones eléctricos e híbridos, y poco a poco, se ha despertado el interés de los operadores por estos vehículos. Según un informe de Navigant Research, hasta 2020 se venderán casi 350.000 unidades de vehículos comerciales eléctricos e híbridos a nivel mundial.

No obstante, aún son demasiado caros en un mercado que depende de las subvenciones. La industria sabe, además, que el sector del transporte por carretera es muy poco dado a los cambios y a la incorporación de nuevas tecnologías, y por ese motivo trabaja para que las ventajas de los camiones híbridos y eléctricos sean lo más evidentes posibles.

 

Casos de éxito: el E-Force

Cada cierto tiempo surgen nuevos modelos que invitan al optimismo. Recientemente, el fabricante suizo E-Force ha presentado el primer camión eléctrico capaz de cargar una capacidad bruta de 18 toneladas, de las que 10 toneladas son de carga. Se trata de un rígido de tres ejes, con dos motores eléctricos de 204 cv y dos baterías de litio de 120 kw/h que ofrecen una autonomía de entre 200 y 300 kilómetros.

No es apto para largas distancias, pero es muy silencioso, se carga en menos de 6 horas y sus baterías se pueden cambiar en 5 minutos, lo que lo convierte en una opción sostenible y recomendable en la distribución de zonas urbanas. La cervecera Carlsberg ha probado el modelo durante cuatro meses en Suiza y la experiencia ha resultado un éxito.

En este tiempo, los camiones de Carlsberg no han tenido ningún problema eléctrico ni mecánico en jornadas en las que han circulado de media unos 65 kilómetros diarios, con un consumo de 73 kw a los 100 y un peso medio de 4,6 toneladas.Teniendo en cuenta el precio de la electricidad y el precio del gasoil en Suiza, el consumo equivale a 8 litros a los 100 km, muy lejos de los 25 que consumiría un camión diesel haciendo el mismo recorrido.

Imagen: E-Force (e-force.ch)

Información y Curiosidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *