Conducción segura: las sustancias que nos afectan al volante

Son muchas las sustancias que pueden incidir negativamente en una conducción segura y prudente. Algunas, incluso, nos afectan sin siquiera darnos cuenta, como ocurre con muchos medicamentos. Algunas medicinas afectan a nuestro sistema nervioso central y debemos informarnos bien de las consecuencias que ello puede tener cuando nos pongamos al volante.

 

El seguro de coche no se hace responsable de las consecuencias de una conducción bajo los efectos del alcohol o las drogas

 

 

Si nos prescriben cualquier medicación es recomendable preguntar al médico si podremos conducir durante el tratamiento o leer el prospecto para consultar los efectos secundarios que se pueden presentar mientras conducimos. En el caso de los profesionales, que pasan todo el día al volante de un camión, un coche o una furgoneta, es muy importante conocer cómo afectan los medicamentos a la conducción y tomar precauciones.

 

El riesgo del alcohol y las drogas al volante

Pero más peligros que los medicamentos, son el alcohol y las drogas. Datos de la DGT revelan que el 43,09% de los conductores fallecidos en 2013 dio positivo en sangre a alcohol o drogas. Además, no hay que olvidar que con una tasa de alcoholemia de 1,5g/l a 2,5 g/l, en sangre el riesgo de sufrir un accidente se multiplica por 15.

En el caso del alcohol, beber antes de ponernos al volante disminuye la capacidad de conducción, afectando a la visión, al cálculo de distancias y a la capacidad de reacción. Además, hay que tener en cuenta que alcoholemia suele alcanzar su punto máximo una hora después de haber tomado la última copa, de forma que no vale "darse un paseo para que se pase". Si bebes, los más seguro para tí y para quien vaya contigo es que no cojas el coche.

En el caso de las drogas, el riesgo es aún mayor y está terminantemente prohibido conducir tras haber consumido drogas. La nueva ley prohíbe conducir con presencia de drogas en el organismo del conductor, aunque se excluyen las sustancias que se utilicen bajo prescripción facultativa y con una finalidad terapéutica. Dicho lo cual, es una infracción catalogada como muy grave y está castigada con una sanción de 1.000 euros y la retirada de 6 puntos del carné.

Las drogas disminuyen la capacidad de conducción afectando a la rapidez y coordinación de movimientos, al equilibrio, a los reflejos, al ánimo y a la personalidad. Según sean las drogas, tanto legales (alcohol) como ilegales, los efectos en el organismo son distintos:

  • Depresores (Relajantes): Producen lentitud de movimientos (alcohol, opio…).
  • Estimulantes (Excitantes): Producen sensación de potencia y excitación (cocaína, anfetamina, tabaco…).
  • Alucinógenos: Alteran la percepción de la realidad (marihuana, hachís…).

 

 

El seguro de coche no te cubre cuando conduces bajo los efectos del alcohol o las drogas

El consumo de drogas y alcohol puede tener consecuencias fatales cuando lo combinamos con el volante. Además, el seguro de coche no cubre un siniestro provocado por un conductor bajo los efectos del alcohol o las drogas. Las aseguradoras no responderán en caso de que se demuestre que el conductor conduce tras haber consumido alcohol o drogas, porque, además de ser prácticas que están fuera de la ley, entienden que el conductor es consciente de ello, así como del riesgo que entraña conducir en ese estado. Por eso las aseguradoras no se hacen responsables de los actos irresponsables del conductor y de las consecuencias de esos actos.

No obstante, el seguro de coche puede protegerte en accidentes provocados por conductores en estado de embriaguez con servicios como la asistencia jurídica que pueden ser necesarios en estas situaciones. Te recomendamos que revises tus coberturas y compara tu seguro de coche con la ayuda del comparador de Turboseguros.com. Además, encontrarás las mejores ofertas de seguro de coche barato.

Información y Curiosidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *