Disfruta de tu motocicleta siempre con precaución

Para mucha gente, conducir en moto es uno de los más grandes placeres. La sensación de libertad, el contacto con la carretera, el sonido de la máquina y las posibilidades que ofrece los fines de semana son algunas de las razones por las que muchos moteros sienten esa especial predilección por las dos ruedas. Sin embargo, si la precaución en la carretera es siempre fundamental, en el caso de los motoristas lo es aún más, ya que están más expuestos a los riesgos que los conductores de otros vehículos.

Consejos para disfrutar de la moto con seguridad

Siempre que saquemos la moto, bien sea por ocio o en el desempeño de nuestro quehacer diario, debemos tener en cuenta una serie de consejos que harán nuestra conducción más segura y reducirán los riesgos de tener un accidente. Para ello, lo primero y fundamental que debemos considerar es nuestro casco y la ropa de seguridad. Son imprescidibles, ya que, además de evitarnos costosas multsa, nos protegen ante caídas y golpes, evitando quemaduras, roces o lesiones.

Sin embargo, el más importante dispositivo de seguridad sobre dos ruedas es el propio motorista. No hay que bajar la guardia en una moto. De hecho, los trayectos que realizamos cotidianamente son los más críticos en materia de seguridad, ya que en ocasiones circulamos por ellos con el “piloto automático”, lo que aumenta los riesgos de sufrir cualquier percance. Hay que estar siempre atento a la carretera, a pesar de conocer bien el camino, y si es posible, es recomendable cambiar de ruta en recorridos habituales para romper la monotonía.

Un importante factor de riesgo en los motoristas es el cansancio, ya que aumenta considerablemente nuestro tiempo de reacción ante cualquier imprevisto. Por este motivo, es fundamental que pares a descansar si notas cualquier síntoma que le haga pensar que estás demasiado cansado para conducir tu moto. En este sentido, hay que tener especial cuidado si utilizamos la moto para trabajar o en el trayecto de vuelta a casa. Se trata de un momento del día en el que estamos particularmente cansados, por lo que es importante extremar las precauciones.

Si conduces en moto y estás medicándote, ten en cuenta que muchos medicamentos producen falta de concentración, disminución de los reflejos, mareos, fatiga… Lee siempre el prospecto de cualquier fármaco que esté tomando, y en caso de duda, consulta al médico si tus medicinas pueden disminuir tu capacidad de conducir la moto.

A la hora de conducir en moto, debemos tener en cuenta que el chásis del vehículo somos nosotros y que, frente a las cuatro ruedas de un turismo, una moto solo tiene dos: lo que hace que la superficie de contacto con el suelo sea mucho menor y por tanto, sea necesario más espacio para detenernos. Hay que adaptar la velocidad a las condiciones de la carretera y estar muy pendiente de la distancia de seguridad para reaccionar a tiempo ante cualquier sorpresa que nos pueda deparar la conducción.

Finalmente, es obvio que tener en perfecto estado nuestra motocicleta, con un mantenimiento adecuado, reduce en gran medida el riesgo de sufrir averías o caídas, por lo que merece la pena no descuidar este punto. Aparte de las tareas de mantenimiento recomendadas por el fabricante, no olvide revisar periódicamente el estado de las luces, los neumáticos, los frenos, los espejos y el aceite.

Información y Curiosidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *