El 30% de los coches accidentados circulaba con neumáticos en malas condiciones

Todos los conductores tenemos claro que un buen mantenimiento de nuestro vehículo redunda en nuestra seguridad al volante, pero ¿realmente somos conscientes de lo peligroso que resulta descuidar el buen estado de nuestro coche? Seguros Pelayo, junto con la Fundación Española para la Seguridad Vial (Fesvial), la Federación Española de Empresarios Profesionales de Automoción (Conepa) y la Asociación de Talleres de Madrid (Asetra), han realizado un informe sobre “Mantenimiento de vehículos” que incluye un análisis del estado de vehículos siniestrados para determinar en qué medida ha incidido su mantenimiento en el posterior accidente.

 

Es fundamental cuidar el correcto estado de los neumáticos

 

De esta forma, se ha hecho una auditoría a más de 700 vehículos siniestrados para conocer su estado de mantenimiento previo al momento de sufrir el accidente que les ha llevado al taller. En estas auditorías se han analizado elementos básicos para la seguridad, como neumáticos, limpiaparabrisas, cinturón de seguridad, etc. El estudio revela que, en general, los vehículos presentaban mayor número de componentes en buen estado o aceptable que en estado deficiente. A pesar de esto, hay algunos elementos de nuestros coches que, al no estar en perfectas condiciones, suponen un peligro importante para la seguridad del vehículo y sus ocupantes.

Por ejemplo, en las auditorías realizadas se ha comprobado que los elementos que presentaban mayores deficiencias eran los neumáticos. El 30% de los vehículos que fueron objeto de estudio circulaba con neumáticos en malas condiciones, bien porque estaban bajos de presión o porque su estado general no reunía las mínimas condiciones de seguridad. Y es que, unas ruedas con neumáticos bajos de presión o con las bandas de rodadura desgastadas pierden adherencia, dificultan la frenada y pueden hacernos perder el control del coche en determinadas circunstancias.

Además, el 17% de los coches analizados tenían las ruedas de repuesto en mal estado. Se trata de un componente cuya revisión suele olvidarse, pero su correcto mantenimiento es fundamental en caso de que sea necesario un cambio de neumático por un pinchazo.

 

Visibilidad al volante

Otros elementos de fácil mantenimiento y de gran importancia para la seguridad en la condución son el líquido del limpiaparabrisas y las escobillas. Y sin embargo, son componentes que se suelen descuidar. De hecho, un tercio de los vehículos observados llevaba en mal estado el líquido limpiaparabrisas, y en muchas ocasiones el depósito estaba vacío. Igualmente, las escobillas no realizaban un correcto barrido de la superficie del parabrisas.

Lo cierto es que estos componentes son fundamentales para una adecuada visibilidad en la conducción en situaciones de lluvia. El control de su mantenimiento, dada su facilidad y periodicidad recomendada, lo debería hacer el propio conductor, pero resulta evidente que no está entre los elementos de nuestro coche que más cuidamos.

Por el contrario, el cinturón de seguridad es el elemento que en mejores condiciones se ha encontrado. En un 77% de los casos, su estado es correcto, a pesar de que un 11% de los conductores afirman que no lo revisan nunca. El cinturón es un componente imprescindible de seguridad que ha salvado numerosas vidas y para que cumpla su cometido debe estar en perfectas condiciones, con una adeucada tensión y un cierre firme.

Información y Curiosidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *