Furgonetas para quedarse helado con toda seguridad

Con la llegada del calor, se agudiza el problema del mantenimiento de la cadena de frío en la distribución de alimentos para los profesionales dedicados al reparto que cuentan con furgonetas para desempeñar esta labor. Las altas temperaturas que tenemos en verano, las exigencias normativas que se imponen a los profesionales del sector y los riesgos que entraña su incumplimiento, hacen aconsejable tomar precauciones.

 

Furgonetas con sistemas de frío

 

La Reglamentación Técnica Sanitaria de Transporte de Alimentos a Temperatura Regulada, y el Acuerdo sobre Transportes Internacionales de Mercancías Perecederas y Vehículos Especiales utilizados en estos transportes (A.T.P.), establecen dos tipos básicos de vehículos aptos para desarrollar esta actividad, que se diferencian por la fuente de frío que utilizan:

  • Frigoríficos: Furgonetas que disponen de un dispositivo de producción de frío.
  • Refrigerantes: Vehículos que, en su lugar, cuentan con una fuente de frío como, por ejemplo, hielo, placas eutécticas o gases licuados.

La diferencia fundamental entre ellos es que mientras en los frigoríficos se puede decir que el frío que producen es inagotable, en los refrigerantes su frío se agota con el paso del tiempo. Por ese motivo, la mayoría de los transportistas se decantan por la colocación de un equipo frigorífico antes que de uno refrigerante.

Hay un tercer tipo de vehículos admitidos, los isotermos, que tampoco tienen fuente de frío y sólo son admitidos si cumplen con determinadas condiciones, como que la temperatura ambiente esté próxima a la exigida para los alimentos que transporta y que ésta no se pierda en el momento de la descarga. En verano es muy difícil que estos vehículos cumplan con las exigencias normativas, a no ser que se le añadan una fuente de frío adicional, como puede ser el hielo para productos de la pesca, o PCM (materiales de cambio de fase, esto es, los típicos bloques de plástico autorizados para alimentación conteniendo líquido refrigerante).

Elegir el sistema de frío más adecuado para tu negocio y la mercancía que transportas es tan importante como asegurar tu furgoneta y los riesgos que afectan a la actividad que desarrollas. Un fallo en la refrigeración de tu furgoneta puede echar por tierra toda la carga, por eso es aconsejable que cuentes con coberturas que garanticen la integridad de la mercancía. En Turboseguros.com te ayudarán a calcular el seguro para tu furgoneta y te asesorarán para encontrar la póliza que más te conviene para ti y tu negocio, de entre una amplia gama de ofertas de aseguradoras.

Imagen: kenjonbro via Flickr

Información y Curiosidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *