La Fundación Mapfre elabora un manual de diseño urbano pensando en los mayores

Nos hacemos mayores, la población de más de 65 años va en aumento en España. Sin embargo, las infraestructuras viales no están lo suficientemente adaptadas para los conductores que alcanzan esa edad. Un reciente informe de la Fundación Mapfre titulado “Mayores y seguridad vial: Manual de recomendaciones de diseño urbano. La perspectiva de las personas mayores” ha analizado esta situación y ha elaborado un manual de recomendaciones de diseño vial urbano con el que pretende mejorar la seguridad y la autonomía de estas personas, así como reducir su siniestralidad, que apenas ha disminuido en los últimos 12 años.

 

Recomendaciones de Mapfre para mejorar la seguridad vial de los mayores

 

Este colectivo representa el 13 por ciento de los conductores en España y el 27 por ciento de los fallecidos en accidentes de tráfico en 2012, un dato que contrasta con la cifra del año 2001, en la que los mayores fallecidos representaban apenas el 16 por ciento del total de víctimas mortales. Cada año mueren en las carreteras y calles españolas unas 500 personas mayores de 64 años, un segmento de la población en el que el número de fallecidos por cada 100 víctimas de accidente es casi cuatro veces superior al del resto de la población.

El estudio identifica circunstancias de la conducción como los giros a la izquierda en intersecciones sin carril de espera, señales pequeñas y mal iluminadas o vehículos estacionados cerca de los pasos de peatones, como algunas de las situaciones que ponen en mayor riesgo la seguridad de los conductores mayores de 65 años.

Como peatones, los mayores también se encuentran con muchos obstáculos. Casi cuatro de cada diez apenas se desplaza a pie por la ciudad, una cifra que va en aumento, debido principalmente a la presencia de desniveles en el pavimento de las calles, aceras estrechas, paradas de autobuses sin marquesinas y sin bancos para esperar, y pasos de peatones mal señalizados y sin semáforos con cuenta atrás que indiquen el tiempo que queda hasta que se ponga en rojo. La Fundación Mapfre ha identificado hasta 85 escenarios diferentes en los que los mayores de 65 años se ven en problemas, tanto al volante como andando por la calle.

 

Recomendaciones de diseño urbano para mejorar la seguridad de los mayores

El informe incluye la opinión de médicos y psicólogos, aportaciones relevantes en materia de diseño vial y un estudio de opinión para conocer la percepción del riesgo de conductores y peatones españoles y su nivel de conocimiento de las señales. Con todo ello, se ha elaborado un manual de recomendaciones de diseño urbano, dirigido a Ayuntamientos, técnicos en diseño vial urbano y responsables de centros de salud, hospitales y residencias, que pretende convertirse en una herramienta útil de aplicación inmediata para mejorar la seguridad, la autonomía y la movilidad de los peatones y los conductores mayores en el ámbito urbano.

Entre sus recomendaciones, propone mejorar la señalización de los pasos de peatones -espacios que el 13 por ciento de los mayores considera inseguros-, rebajar los bordillos, aumentar las calles peatonales y las vías de velocidad limitada a 30 kilómetros/hora, y dotar a las paradas de autobús de marquesinas con bancos, por poner algunos ejemplos. Pensando en los conductores mayores de 65 años, el manual pide más carriles de espera en las intersecciones para los vehículos que giren a la izquierda, así como sistemas para ampliar las aceras en los cruces e instalar refugios y barandillas en las travesías, una medida que valora el 75 por ciento de los mayores.

Información y Curiosidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *