Los tres clásicos más exclusivos (y caros) del mundo

En el mundo de los coches clásicos también hay clases. Tener un Seat 600 o un Citroën 2CV en perfecto estado llena de orgullo a sus propietarios y causan admiración entre los profanos, sobre todo ahora que llega el buen tiempo y proliferan eventos y concentraciones de coches de otra época que permiten lucirlos como se merecen. Pero hay otro tipo de clásicos, coches de lujo únicos en el mundo, que solo podemos encontrar en museos o en colecciones privadas de adinerados coleccionistas, y cuyo valor alcanza cifras multimillonarias.

 

Bugatti 57 SC Atlantic del Ralph Laurent Colletion

 

Este mundo de los clásicos más caros también tiene rankings de las más exclusivas joyas de la automoción del pasado. Probablemente en estas listas no estén todos los que son, entre otras cosas porque no es muy común que estas piezas de museo cambien de manos, aunque es seguro estos coches tienen asegurado un lugar en lo más alto del lujo sobre ruedas. Aquí vamos a reseñar los tres que, probablemente, sean los más caros, por ahora.

En las diferentes listas de coches clásicos más caros, hay uno destaca del resto por su elegancia y exclusividad. Es el Bugatti 57 SC Atlantic de 1936, un coche que ya en su época era excepcional y del que sólo se conservan dos unidades en todo el mundo. Una de ellas forma parte de la colección particular de Ralph Lauren y el otro fue adquirido en 2010 por el Mullin Automotive Museum de California por una cantidad próxima a los 29 millones de euros.

Lo más característico de este vehículo es su carrocería redondeada y la cresta que la recorre de punta a punta. Además, el enorme morro del Atlantic esconde un motor de 3.300 cc, con un compresor tipo Roots que le permitía desarrollar 210 caballos de potencia que rompió esquemas en su época.

 

Ferrari 250 Testa Rossa de Ralph Laurent Colletion

 

La década de los 50 dio al automovilismo grandes máquinas para disfruta de la velocidad y este exclusivo bólido es un ejemplo de ello. En 1957 salió de la factoría de Maranello el Ferrari 250 Testa Rossa, un coche espectacular que marcó una época en la historia de la marca italiana no sólo porque llegó a ser imbatible en las competiciones de entonces, sino porque además no era nada usual que un coche albergara un motor de 415 caballos.

La última referencia que existe sobre lo que se ha llegado a pagar por una de estas joyas del cavallino rapante son los 24 millones de libras que el millonario británico Tom Hartley declaró haber recibido por la venta de su Ferrari 250 Testa Rossa a un comprador anónimo.

 

Mercedes W196R del Mercedes-Benz Museum

 

Una subasta celebrada en julio de 2013 aupó al tercer lugar de los coches más caros a un Mercedes de carreras, concretamente el W196R de 1954. Entonces se pagaron más de 22 millones por uno de los diez modelos que aún quedan de este bólido, el único que no es propiedad de la marca de la estrella. El mítico Fangio logró la victoria con este coche en los grandes premios de Alemania y Suiza en 1954, año en el que consiguió el título mundial de Fórmula 1. Además, el Mercedes W196R fue el primer coche de competición con el que la marca alemana volvió a las carreras tras la II Guerra Mundial.

Imágenes:

  1. CC-BY-SA-3.0-migrated, via Wikimedia
  2. CC-BY-SA-3.0-migrated, via Wikimedia
  3. By Morio [CC-BY-SA-3.0], via Wikimedia
Información y Curiosidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *