Razones para hacer testamento

Una de las decisiones que debemos tomar en algún momento de nuestra vida es la de hacer testamento o no. Lo cierto es que no es obligatorio redactar un testamento, pero hacerlo puede evitar muchos problemas a la familia y los seres cercanos en caso de fallecimiento. Hay muchas razones que animan a ello, pero la más inmediata es que, por muy poco dinero, conseguiremos solucionar muchos trámites posteriores y nuestra herencia quedará en manos de quien elijamos.

 

Un testamento es un seguro para evitar problemas entre herederos

 

El testamento es un documento que recoge la voluntad de una persona sobre cómo han de repartirse sus bienes cuando falte y puede ser una inversión en tranquilidad por la seguridad jurídica que aporta. Al año se realizan más de 600.000 testamentos en España y es uno de los documentos notariales más solicitados.

 

Ventajas de hacer testamento: agilidad en la gestión de la herencia y precio

La principal ventaja de hacer testamento es que supone una herramienta muy eficaz de gestión de la herencia, independientemente de las circunstancias familiares del fallecido. De no existir testamento, no se pierde la herencia, sino que es la legislación estatal o la autonómica la que determina el modo de reparto, pero el proceso resulta más lento y costoso para los herederos.

El precio del testamento no llega a los 100 euros, aunque varía según factores como la extensión. En el testamento hay que decir a quién se quiere dejar los bienes y cómo repartirlos entre los herederos, aunque no es obligatorio concretar qué se entrega a cada uno de ellos. Se pueden legar multitud de bienes como dinero, inmuebles y propiedades, y hasta derechos de autor, pero también deudas.

 

El testamento, el legado y la legítima

También se puede dar el caso de que el testador quiera dejar a una o varias personas un bien concreto (un inmueble, una joya, dinero, etc.), ya sea a alguno de sus herederos o a otras personas o instituciones. Esto se llama legado. Hacerlo es posible, pero, en todo caso, respetando los límites que imponen las legítimas.

La legítima es una figura jurídica que marca los límites del reparto de los bienes a los herederos, denominados herederos forzosos o legitimarios. Son los descendientes del fallecido, los ascendientes y el cónyuge, por este orden. Este orden es muy importante, ya que la legislación da prioridad a unos sobre los otros.

Esta relación de prioridad en el reparto de bienes deja al cónyuge en tercer lugar. Esa es otra de las razones para hacer testamento, si queremos que nuestra pareja disponga de lo que hayamos querido dejarle. En caso contrario, estarían por delante los hijos, nietos y bisnietos, padres, abuelos y bisabuelos de la persona fallecida.

 

El seguro de decesos te puede ayudar en la tramitación del testamento

La tramitación del testamento es uno de los servicios que podemos encontrar entre las ofertas de seguros de decesos actualmente en vigor. En Turboseguros.com te ayudamos a encontrar el seguro de decesos con las coberturas que mejor pueden apoyar y proteger a tu familia en caso de fallecimiento, para que puedas estar tranquilo.

Información y Curiosidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *