Los españoles no perciben el riesgo de conducir bajo el efecto de los medicamentos

El riesgo de conducir bajo los efectos de medicamentos no se percibe como una práctica peligrosa entre los conductores españoles. Es cierto que no todos los fármacos afectan a la conducción y que algunos de ellos pueden ayudar a mantener la concentración al volante en determinadas circunstancias. Pero no podemos olvidar que el 5% de los accidentes de tráfico en España está relacionado con los medicamentos, y que muchas de estas sustancias pueden incluso dar positivo en un control de drogas, con todo lo que eso supone.

 

Riesgos de conducir bajo efectos de medicamentos

 

Se calcula que el 25% de los medicamentos puede alterar la capacidad de conducción y que 3 de cada 10 conductores que se ponen al volante de sus vehículos están siguiendo un tratamiento con algún fármaco. Estos datos de la Fundación AXA Ponle Freno no incluyen aquellos casos en los que el conductor se automedica, al margen de todo control médico.

En este sentido, es muy revelador el hecho de que, en 2015 más del 26% de los fallecidos en accidentes de tráfico había consumido psicofármacos previamente, según los últimos datos del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF).

 

Peligrosos efectos de los medicamentos en la conducción

Estas estadísticas vienen a ilustrar el riesgo para la Seguridad Vial que supone la combinación de medicamentos y conducción. Efectos como la somnolencia, los mareos y las alteraciones de la visión son algunas de las reacciones adversas que ejercen los medicamentos sobre la capacidad de conducir.

Hay medicamentos cuya ingesta puede alterar la conducción y afectar a la seguridad de quienes viajan en el vehículo. En España, el 25% de los más de 15.000 medicamentos autorizados por la Asociación Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) están marcados con el denominado “pictograma de conducción”, una alerta que todo el mundo debe tener en cuenta:

medicamento que afecta a la conducción

Esta señal debe estar impresa en el envase del medicamento y advierte de que es recomendable leer en el prospecto antes de ponerse al volante para conocer todos sus efectos y valorarlos antes de salir a la carretera.

La Ley obliga a las farmacéuticas a detallar en el prospecto cómo estos medicamentos pueden alterar la conducción y explica las razones por las que no debes coger el coche si estás en tratamiento.

Lo aconsejable es que, si tienes que medicarte con alguna de estas sustancias, dejes que conduzca otro: todos iréis más seguros.

 

Consecuencias de conducir bajo el efecto de medicamentos

De hecho, las consecuencias de conducir bajo los efectos de medicamentos pueden ir más allá de lo que imaginas. Probablemente no lo sepas, pero hay sustancias legales, es decir, fármacos que se recetan y se venden en farmacias, que pueden incluso dar positivo en un control de drogas.

 

riesgo de tomar medicamentos al conducir

 

Además, la Ley no establece diferencias entre las drogas ilegales y estos medicamentos. Lo único que indica es que está prohibida la presencia de drogas en el organismo al conducir, aunque se excluyen aquellas sustancias que se utilicen “bajo prescripción facultativa y con una finalidad terapéutica, siempre que se esté en condiciones de utilizar el vehículo”.

Es decir, que de forma explícita se indica la necesidad de que el conductor que se haya medicado esté en condiciones de conducir con seguridad, y que el fármaco que ha dado positivo haya sido prescrito por un médico.

Si no, la sanción y las consecuencias serán equivalentes a haber consumido drogas antes de ponerse al volante: 6 puntos del carnet y 1.000 euros de multa, además de las consecuencias penales en las que se pudiera incurrir, si se demuestra que esas sustancias están en el origen de un accidente.

 

¿Cubre el Seguro del Coche un siniestro si el conductor está bajo los efectos de medicamentos?

La mayoría de los Seguros de Coche establecen en sus exclusiones que la póliza no cubrirá los daños ocasionados en un siniestro en caso de que el conductor se encuentre bajo la influencia de drogas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas, en el caso de que cualquiera de estas circunstancias haya sido causa del accidente.

Además, se advierte de que la aseguradora podrá ejercer su derecho de repetición contra el conductor, el propietario del vehículo que ha causado el accidente y el tomador del Seguro, si los daños causados a un tercero se producen como consecuencia de la conducción bajo los efectos de las drogas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas.

Sobre los fármacos recetados bajo prescripción médica no se dice nada, aunque aquellos que ingieren medicamentos como las benzodiacepinas, antidepresivos o antiepilépticos, sin ningún tipo de control médico, se exponen a las consecuencias de un siniestro en carretera. Contratar un Seguro de Coche puede ayudarte a paliar las consecuencias de un accidente, pero el responsable último de su seguridad es el conductor.

Hace un tiempo, la Guardia Civil elaboró una lista de las sustancias que podemos encontrar en muchos medicamentos legales, cuyos efectos en las personas los ingieren los hacen incompatibles con la conducción. Estas sustancias son:

Lorazepam

El Lorazepam es un medicamento muy fuerte, de la familia de las benzodiacepinas. Se receta como ansiolítico, amnésico, sedante e hipnótico, anticonvulsivo y relajante muscular. Si vas a ponerte al volante, es una temeridad ingerir esta sustancia.

Alprazolam

Al igual que el Lorazepam, el Alprazolam es una benzodiacepina que se utiliza como ansiolítico. Entre sus efectos, es peligroso porque aumenta la somnolencia y reduce la capacidad de reacción.

Lormetazepam

Sus efectos son parecidos a los anteriores, y se usa por sus propiedades ansiolíticas, anticonvulsivas, sedantes y como relajante muscular.

Dipirona

La Dipirona o Metamizol Sódico es un fuerte analgésico y antipirético que se utiliza para tratar dolores fuertes y fiebre. Puede llegar a afectar a la concentración al volante.

Metformina

La Metformina es utilizada en fármacos contra la diabetes, pues ayuda a controlar la cantidad de azúcar en sangre. En combinación con otros medicamentos que tratan la diabetes, puede provocar desmayos y vértigos, con el riesgo que eso supone al volante.

Tramadol

El tramadol es un analgésico opioide que puede disminuir la capacidad necesaria para realizar tareas potencialmente peligrosas.

Información y Curiosidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *