Seguridad Vial: Conducir de noche es cada vez menos seguro

Seguro que alguna vez te has planteado emprender un viaje de noche para evitar el tráfico o aprovechar mejor el tiempo. Hay conductores que prefieren conducir en horas nocturnas porque se sienten más cómodos en una carretera con menos coches. No obstante, es importante tener en cuenta los riesgos de conducir de noche, una práctica que tiene detrás una relevante siniestralidad que no se suele tener en cuenta.

 

Coche seguro de noche

 

Lo que está claro es que eso de que es más seguro conducir cuando se pone el sol es un mito. Las cifras de siniestralidad confirman que conducir tras la puesta del sol tiene más riesgos de lo que pensamos. Casi 4 de cada 10 fallecidos en la carretera el año pasado, lo hicieron en accidentes que tuvieron lugar entre las 8 de la tarde y las 8 de la mañana del día siguiente, en la franja horaria en que no hay luz durante la mayor parte del año, según revela un estudio de la compañía de iluminación Phillips a partir de datos de la Dirección General de Tráfico (DGT).

 

Que haya menos tráfico no hace más seguro conducir de noche

Este estudio señala que, aunque a esas horas la intensidad de tráfico es más baja, el porcentaje de accidentes que tienen como resultado víctimas mortales a esas horas es comparativamente mayor que durante las horas del día en que circulan más vehículos.

 

Conducir seguro en coche de noche

 

Además, la tendencia apunta a que conducir de noche es cada vez menos seguro. Si bien la mayor parte de los accidentes con víctimas mortales, el 63% del total, se producen a lena luz del día y coincidiendo con las horas de más tráfico, el porcentaje de estos siniestros tiende a bajar, exactamente un 4 por ciento en el último año, al pasar el número de fallecidos de 1.101 a 1.056.

En cambio, los accidentes mortales que se producen de noche, el 37 por ciento del total de siniestros, está aumentando en proporción, y el pasado año aumentó el número de fallecidos en siniestros con poca luz creció un 9 por ciento, pasando de 579 a 632 y rompiendo así la evolución a la baja que se venía registrando desde hacía una década, según subraya el informe de la empresa de lámparas e iluminación.

Lo cierto es que conducir de noche implica un riesgo 3 veces mayor que hacerlo de día, ya que en estas condiciones pueden darse factores que hacen más peligroso conducir, como la reducción del campo visual y la propensión a la fatiga que sufren los conductores cuando se pone el sol.

 

Los riesgos de conducir de noche: la fatiga y la falta de luz

Cuando salimos a la carretera en horario nocturno, las condiciones de visibilidad que nos encontramos son considerablemente peores y solemos sentirnos más cansados. La oscuridad acentúa la sensación de fatiga al volante y los reflejos se reducen mucho entre las 4 y las 6 de la madrugada. Por eso se recomienda descansar bien antes de emprender un viaje nocturno. Conviene conocer el camino que se va a recorrer y el estado de las carreteras por las que transcurre la ruta y planificar las paradas que tendremos que realizar.

Por otro lado, de noche la sensación luminosa, la agudeza visual y la capacidad de reconocer los colores se reducen debido a que los ojos y el cerebro tienen que hacer un mayor esfuerzo para ser eficientes. Y aún así, muchas veces se nos hace casi imposible reconocer objetos que aparecen ocultos bajo la oscuridad. Una situación que puede convertirse en un verdadero peligro cuando debemos reaccionar ante un imprevisto en la carretera.

 

Cuida las luces del coche para conducir de noche más seguro

Ante las dificultades que impone la noche para la visibilidad en la carretera, el buen estado de los faros del coche es clave, un elemento que no siempre cuidamos como es debido. De hecho, según Phillips una cuarta parte de los defectos más graves que detectan las ITVs españolas tienen que ver con el alumbrado y la señalización.

 

Luces para conducir el coche seguro

 

Llevar los cristales y faros limpios nos ayudará a evitar los deslumbramientos, y realizar un mantenimiento adecuado de los sistemas de iluminación del automóvil aumentará nuestra seguridad en carretera. Entre los consejos de mantenimiento que ofrece la firma de iluminación destaca:

  • Cambiar las luces de dos en dos, en el momento en el que empiecen a fallar. Recuerda que una lámpara nueva con un haz de luz de 75 metros apenas iluminará 50 metros pasados 3 años.
  • Además, hay que tener en cuenta que si una de las bombillas es más luminosa, tanto las marcas de la carretera como las señales de tráfico no se reflejarán adecuadamente.

Además, es importante llevar las luces bien regladas para tener el campo correcto de visión. Recuerda siempre que has de llevar las luces de cruce encendidas entre la puesta y salida del sol. Si las condiciones de la vía y la circulación lo permiten, es conveniente encender las luces de largo alcance si la visión es muy reducida. Pero eso sí, sin molestar al resto de conductores.

 

Consejos para conducir de noche con seguridad

Por la noche, además de extremar la precaución al volante, debemos seguir una máxima fundamental: Para conducir de noche, cuando las condiciones de visibilidad son peores, es muy importante ver y ser visto por los demás conductores. Estos son algunos consejos:

 

Respeta los límites de velocidad y mantén la distancia de seguridad.

De noche, hay menos tráfico, pero eso no significa que podamos pisar el acelerador sin control. Recuerda que nuestra capacidad de reacción se reduce por la mala visibilidad. Es por eso que debemos reducir la velocidad y mantener siempre la distancia de seguridad, para que tengamos el suficiente tiempo de reacción en caso de que surja un imprevisto.

Por otro lado, no es aconsejable guiarse siempre por las luces de otros coches para seguir el trazado de la carretera. Si hay mucha distancia con el vehículo que te precede, puede que la carretera no sea todo lo recta que parece y que confundamos los desniveles con el recorrido de la vía.

 

Pon más atención a los espejos

En la conducción nocturna, los retrovisores tienen un papel fundamental. Hay que controlar los espejos con frecuencia para detectar otros vehículos en la calzada y evitar sobresaltos.

 

Realiza paradas y no dejes que el sueño te venza

Cuando viajamos de noche, es recomendable parar cada dos horas aproximadamente para descansar y despejar la mente. Además, para evitar que nos entre sueño es recomendable abrir las ventanas de vez en cuando y escuchar música o la radio.

 

Pon las luces adecuadas

Hay que llevar las luces de cruce encendidas entre la puesta y salida del sol, y poner las “largas” cuando  las condiciones de la vía y la circulación lo permiten. Hay que ver y ser vistos, pero teniendo en consideración al resto de conductores. Por eso es importante evitar los deslumbramientos.

En caso de que seamos nosotros los deslumbrados, debemos reducir la velocidad, acercarnos todo lo posible a la derecha del carril y girar la cabeza hacia la derecha para evitar el deslumbramiento.

 

De noche, al igual que de día, podemos sufrir diversos incidentes, aunque las horas nocturnas pueden agravar cualquier avería. Por eso es importante contar con un Seguro de Coche que incluya un adecuado servicio de Asistencia en viaje, que nos pueda sacar de un apuro a altas horas de la noche. No todas las pólizas de autos son iguales y por eso es conveniente comparar para encontrar el Seguro de Coche que queremos, al precio más económico.

Nuestro comparador de seguros online te puede ayudar a contratar un Seguro de Coche con las coberturas más completas y el precio más barato. Basta con dejar tus datos y comparamos para ti las mejores ofertas de aseguradoras líderes en Autos, para conseguirte una póliza de garantías sin que tengas que pagar de más.

Información y Curiosidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *