Seguro de Hogar: Qué hacer cuando se produce un daño eléctrico en casa

Seguro que te resulta familiar la escena en la que intentas enchufar esa lámpara antigua o ese electrodoméstico que nunca usas y, tras un súbito chispazo, te has quedado sin luz en la casa. O puede que en alguna ocasión una subida de tensión haya fulminado tu televisor de golpe y por sorpresa. Son situaciones más frecuentes de lo que parecen y que pueden degenerar en siniestros más graves en tu propio hogar ante las que conviene saber cómo actuar.

 

El Seguro de Hogar puede incluir la cobertura por daños eléctricos

 

Revisar las coberturas de tu Seguro de Hogar y comprobar si incluye la cobertura por daños eléctricos es la primera medida que te recomendamos. El riesgo de una avería en la instalación eléctrica está presente en cualquier vivienda, aunque sea nueva. Cualquier chispazo desafortunado puede ir a más y provocar un siniestro mucho mayor que un simple apagón, ante lo cual conviene estar preparado.

Además de un buen Seguro de Hogar, es aconsejable tener claro qué hay que hacer cuando se produce una avería en la instalación eléctrica, para reaccionar con la mayor rapidez ante el peligro de un riesgo eléctrico. Es importante actuar con precaución y seguir al pie de la letra las básicas medidas de seguridad en estas situaciones con el fin de que un cortocircuito o una mala conexión no lleguen a provocar un incendio en casa.

 

Medidas a tomar para estar seguros ante el riesgo de un fallo eléctrico 

Para estar seguros en este tipo de situaciones, la precaución es la que debe guiar nuestros actos. Las medidas de seguridad a aplicar en caso de que se produzca un incidente con la instalación eléctrica de la casa tienden a evitar que el cortocircuito vaya a más, y que un mal contacto no degenere en un incendio. Estos serían los pasos a seguir en caso de que nos sorprenda un fallo eléctrico en casa:

 

Ante cualquier problema, lo más seguro es cortar la luz

Si te sorprende un chispazo, si notas extrañamente caliente un enchufe o ves salir humo de un electrodoméstico, es seguro que se está gestando un riesgo eléctrico en casa. En esos casos, lo primero que hay que hacer es cortar la luz lo antes posible. Al desconectar el interruptor general de la casa, cesará el suministro energético por ese cable o ese fusible que está fallando, lo que evita, en un primer momento, que el riesgo de un daño eléctrico vaya a más y desemboque en una situación más peligrosa.

 

Encuentra el origen del fallo eléctrico y no toques nada

Una vez que nos hemos asegurado de cortar la luz, conviene observar qué ha fallado y desconectar ese electrodoméstico o conexión. Muchas veces resulta evidente el origen del problema, pero en otras ocasiones no está tan claro qué aparato o qué enchufe es el causante del apagón. 

Lo más seguro en estos casos es actuar con sumo cuidado para no recibir una descarga. Hay que tener especial precaución si el origen del problema está mojado y recordar que materiales como el cobre y el aluminio son conductores de la electricidad. Si no contamos con guantes y herramientas adecuados, lo más seguro es dejarlo todo como está y no tocar nada. Una descarga puede ser fatal y en estos casos merece la pena ponerse en manos de profesionales que saben reparar estas averías. 

Además, ten en cuenta que tu Seguro de Hogar puede incluir entre sus servicios este tipo de reparaciones. Antes de actuar, consulta las coberturas de tu póliza por si tu compañía de seguros puede ayudarte en esta situación.

 

Ante el fuego, reacciona rápido

Si el problema va a más y se origina un fuego como consecuencia de un fallo eléctrico, es clave que reacciones con la mayor rapidez. Llamar inmediatamente a los bomberos o al 112 y ponerte a salvo es la primera recomendación que te hacemos en estas situaciones. No obstante, es posible que el fuego apenas se haya extendido y tengas a mano extintores con los que puedes controlar el conato de incendio. La mayoría de los bloques de viviendas tienen instalados extintores en las zonas comunes del edificio y la normativa exige a las comunidades de propietarios tenerlos en condiciones para ser utilizados en caso de emergencia.

 

Prevención: el mejor seguro ante daños eléctricos

Para prevenir este tipo de situaciones y que la instalación eléctrica no ponga en peligro la seguridad de nuestra casa y de nuestra familia, conviene tomar unas precauciones básicas en el manejo de nuestros electrodomésticos y su mantenimiento. Por ejemplo:

  • No conectar nunca electrodomésticos ni aparatos mojados
  • No manipular aparatos eléctricos cuando estamos descalzos
  • Desconectar la llave de la luz cuando instalemos lámparas o accesorios
  • Desconectar un aparato que estamos reparando
  • Mantener los cables de nuestros electrodomésticos en buen estado

Estar seguros en casa depende en ocasiones de no olvidar las mínimas normas de precaución, como ocurre con los riegos de daños eléctricos. Un descuido así puede provocar daños eléctricos en nuestra casa o, incluso, una electrocución. Por eso es fundamental recordar estas medidas de seguridad y revisar las condiciones de nuestra póliza de hogar, por si fuera necesario dar parte al seguro.

 

Para mantener el hogar seguro ante fallos eléctricos es clave tomar precauciones

 

Tu Seguro de Hogar puede incluir entre sus garantías la cobertura por Daños Eléctricos, una interesante prestación que te explicamos aquí. Con herramientas como el comparador de seguros online de Turboseguros.com puedes conseguir el Seguro de Hogar con las mejores coberturas y al mejor precio, aumentando la protección de tu vivienda por menos dinero del que crees.

Información y Curiosidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *