Seguros, con los frenos de tu coche a punto

¿Sabías que uno de cada cuatro coches no pasa la ITV por fallos en los frenos? Ahora que se aproximan las vacaciones y es posible que cojas el coche para desplazarte a ver a la familia o pasar unos días de descanso, es un buen momento de revisar uno de los elementos de seguridad más importantes de tu vehículo, cuyo buen funcionamiento es clave para tu seguridad y la de los tuyos durante la conducción.

 

Seguros con los frenos a punto

 

El mantenimiento de los frenos del coche apenas exige esfuerzo y sólo necesita que estés pendiente de algunos hábitos que son básicos para que la respuesta de frenado sea efectiva en cualquier superficie. Por ejemplo, generalmente, se recomienda cambiar las pastillas de freno cada 25.000 km, aunque si vives en zonas de montaña con muchas pendientes, o simplemente usas con mucha frecuencia tu coche, deberías cambiarlas antes para evitar que el desgaste afecte a tus frenos.

En estos casos, tu coche te "avisará" con ruidos constantes cuando presionamos el pedal de freno. Ante la duda, revisa que su espesor no descienda de los 2 milímetros, y recuerda cambiar los discos de freno cada cuatro cambios de pastillas, ya que el roce con las mismas también llena los discos de muescas y los estropea.

Nuestro coche se "queja" veces de sus frenos. Si escuchamos chirridos extraños, lo mejor es llevarlo al taller antes de que el problema vaya a mayores: son señales que nos avisan de posibles fallos en la seguridad de frenada del vehículo. Asimismo, debemos tener en cuenta que el sistema electrónico de frenos cuenta generalmente con un indicador lumínico en el salpicadero de nuestro automóvil que nos alerta cuando algo no va bien. El taller es el lugar donde encontrarán la solución a ese problema.

Por otro lado, es muy importante mantener un nivel adecuado de líquido de frenos y que éste sea de calidad. Los expertos recomiendad tener cuidado con la cantidad y cambiarlo cada dos años o cada 50.000 km, según el uso que demos al vehículo.

De la misma manera que no merece la pena jugársela cuando el sistema de frenos evidencia errores, no hay que escatimar a la hora de buscar componentes y recambios para nuestro vehículo. Tanto si cambias personalmente las pastillas, como si acudes al taller, comprueba que llevan grabado el código ECE R-90, la marca que garantiza que cumples los requisitos de calidad exigidos.

Si todos estos consejos y recomendaciones de visitar tu taller para vigilar tus frenos te agobian, puede que haya llegado de buscar un seguro de coche que incluya entre sus coberturas el mantenimiento del vehículo. En Turboseguros.com la oferta en muy variada y seguro que encontrarás un seguro de coche adecuado para tu bolsillo.

 

Imagen: Jordi Hernández (jordi_hdz) vía Flickr

Información y Curiosidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *