Sólo al 20% de los viajeros que cancelan su viaje les cubre un seguro

La prevención y protección que aportan los seguros a nuestra vida, a nuestro coche, nuestro hogar o nuestra salud también es apreciada en la forma de disfrutar de nuestro ocio. Un ejemplo son los seguros de cancelación, una póliza que cubre los gastos y penalizaciones que acarrea la cancelación de un viaje. Son seguros que mucha gente toma como un gasto añadido sin importancia, pero cuya relevancia se deja sentir cuando hacen falta. Y la tendencia a contratar de viajes con mucho tiempo de antelación para ahorrar, hace que cada vez más nos acordemos de sus coberturas.

 

Un seguro puede cubrir la cancelación de un viaje y ahorrar dinero

 

Esa es la conclusión que podemos extraer de los datos de un informe de InterMundial, que estima que el pasado verano unos 820.000 españoles suspendieron su viaje a última hora, lo que les acarreó un total de 240 millones de euros en gastos de cancelación. Es un volumen en penalizaciones muy elevado, que en la mayor parte de los casos tuvieron que asumir los propios clientes ya que solo un 20% de estos viajeros contrataron seguros de cancelación y pudieron evitar los gastos y penalizaciones derivados de la cancelación de un viaje.

Según este estudio, el coste de una anulación ronda los 300 euros de media, aunque esta cantidad puede variar considerablemente. Los gastos a los que se enfrentan los viajeros que contratan servicios sueltos, como vuelos o pernoctaciones hoteleras, varían en función de la empresa y de la tarifa. En el caso de los vuelos, algunas 'low cost' y algunas aerolíneas convencionales cargan el 100% de los gastos de anulación desde el momento mismo que se compró el billete. Lo mismo sucede con los hoteles.

 

Lo que cuesta cancelar un viaje

En el caso de los viajes combinados, los clientes también asumen los gastos de gestión, los gastos de anulación si los hay, y si cancelan en los últimos 15 días antes de la salida, afrontar una penalización que oscila entre el 5% y el 100% del coste total.

En el caso de los cruceros, los gastos rondan el 30% del viaje si se cancela con 20 días de antelación; del 50% con entre 19 y diez días; y del 100% si se produce cuatro días antes. No obstante, en las condiciones del contrato de viaje normalmente se establecen situaciones de fuerza mayor que eximen de este pago y de las que conviene informarse bien al contratar.

El informe también analiza los motivos por los que estos clientes finalmente tuvieron que renunciar a su viaje, aunque en la mayoría de las ocasiones la salud y el trabajo es el principal impedimento:

  • El 65% de los viajeros cancelaron sus desplazamientos por enfermedad o accidente.
  • El 19% no pudo viajar por motivos laborales: Por cambios en las fechas de las vacaciones (8%), por la incorporación a un nuevo puesto (2,5%), por despido (2%) o por traslado (2%).
  • Un 13% tuvo que cancelar el viaje por cuestiones administrativas.

 

Imagen: Daniel Lobo (CC BY 2.0) via Wikimedia.org

Información y Curiosidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *