¿Son menos seguros los coches rojos?

Los coches rojos siempre los hemos asociado a conceptos como velocidad, riesgo y peligro, tan sólo porque son de color rojo. Esta sensación tan extendida podría llevarnos a pensar que quienes eligen el rojo como color para su coche son conductores más agresivos al volante y tienen más riesgo de sufrir un accidente. ¿Es cierto que conducir un coche rojo nos convierte en un peligro en la carretera? La respuesta es no, como tampoco es verdad que los seguros de coche sean más caros por conducir un vehículo rojo.

 

El seguro de coche de un vehículo rojo no tiene porqué ser más caro

 

Un artículo publicado en la revista 'Perception', científicos del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) de la Universidad de Granada echa por tierra la creencia de que las personas asocian los vehículos de color rojo con un mayor riesgo en la carretera.

Los investigadores analizaron la reacción de cien conductores en diferentes situaciones de peligro en la carretera ante la aproximación de coches de distintos colores (rojo, verde, amarillo, negro, gris y blanco). La conclusión es que los coches de color rojo ni son percibidos por las personas como más peligrosos ni los conductores los asocian con un riesgo mayor que el resto.

Para llegar a esta conclusión, el estudio analiza el riesgo percibido por los participantes de la prueba ante la presencia de vehículos rojos y comparó su comportamiento ante la llegada de estos coches. Midieron el tiempo de respuesta de los conductores y la probabilidad de frenado al ver el peligro, en el que supone el estudio más completo realizado hasta la fecha sobre este tema.

 

El comportamiento del conductor no está directamente influenciado por el color rojo del coche.

 

En los resultados del experimento se demuestra que el comportamiento del conductor no está directamente influenciado por el color rojo del coche, ya que la respuesta fue similar al de otros vehículos de colores diferentes empleados en la prueba, lo que sugiere, a juicio de los científicos, que los coches rojos no tienen un impacto específico en la seguridad vial.

Lo cierto es que el rojo es uno de los colores que más gusta entre quienes compran un coche y, lejos de ser un inconveniente para la conducción del vehículo, se trata de un color adecuado para la carretera. Es muy llamativo y eso ayuda a que otros conductores puedan verlo con facilidad, incluso en condiciones climáticas adversas en las que la escasa visibilidad entorpece la circulación, como las nieblas o las tormentas.

 

El seguro de coche de un vehículo rojo no es más caro

Al calcular el seguro de coche, las aseguradoras miden multitud de variables sobre siniestralidad y hábitos de conducción, pero no miran el color del vehículo. Este estudio de la Universidad de Granada ha servido para desmontar este falso mito que relacionaba el color de la carrocería con una mayor probabilidad de causar accidentes en la carretera.

 

La creencia de que el seguro de coche cobra más en los vehículos rojos carece de fundamento.

 

Además, el estudio señala que la creencia de que las compañías de seguros cobran más por asegurar un coche rojo, al considerar a sus conductores más agresivos al volante, carece de rigor científico. No obstante, desde las aseguradoras han desmentido en reiteradas ocasiones que se encarezca el precio de la prima del seguro porque el automóvil sea de color rojo.

 

Colores más o menos seguros: cuestión de cultura

Las razones por las que las personas asocian un color a determinados conceptos y situaciones, viene muchas veces determinada por la cultura y la psicología social. En el caso del color rojo, siempre se le han atribuido connotaciones próximas a la fuerza, la agresividad y el peligro, entre otras. Su llamativo brillo y su fuerza se han asociado en muchas ocasiones a estos conceptos y, de hecho, muchas de las señales de tráfico que nos alertan de posibles riesgos o significan una prohibición, usan el color rojo en mayor o menor medida.

Pero en este otro ámbito de la seguridad vial, hay que descartar la asociación que relaciona a los conductores a quienes les gusta el color rojo para su vehículo con su comportamiento en la carretera. Hay otros muchos factores que pueden influir en la prudencia de quienes nos encontramos al volante, pero el color del coche no es uno de ellos.

Por ese motivo, si tienes un coche rojo o piensas comprar uno, no tienes porqué pagar más por tu seguro de coche. En comparadores como Turboseguros.com te ayuda a calcular el seguro de coche que necesitas, con las coberturas que pueden serte útiles en cada momento. Además, ahorrarás dinero, porque te ofrecerán una póliza de automóvil más barata entre las ofertas de las principales aseguradoras y, como podrás comprobar, en el formulario para calcular tu seguro no te preguntarán por el color del coche.

Información y Curiosidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *