¿Qué cubre un Seguro a Todo Riesgo y qué no?

A todos nos encanta estrenar coche nuevo, aunque para ello se haya tenido que hacer una importante inversión. Proteger el vehículo que acaban de comprar es una prioridad para muchos conductores, que instintivamente piensan en un Seguro a Todo Riesgo como la mejor cobertura para su vehículo. Pero, ¿qué cubre exactamente un Seguro de Coche a Todo Riesgo?

 

Qué cubre el seguro a todo riesgo de coche

 

Es una pregunta que es importante responder, sobre todo cuando se trata de garantizar los daños que pueda sufrir un vehículo recién salido del concesionario. Los coches nuevos mantienen un alto valor durante sus primeros años de andadura, y es conveniente contar con el respaldo de coberturas más completas que el Seguro a Terceros obligatorio.

Además, hay muchos mitos e ideas preconcebidas en torno a estos contratos que viene bien aclarar. El término Seguro Todo Riesgo suele confundir a muchos asegurados que piensan que al contratar la póliza la aseguradora ofrece protección ilimitada para su vehículo.

Lo cierto es que no es así, todo en esta vida tiene límites y estos Seguros también: hay excepciones que no se cubren y es conveniente conocerlas.

Empecemos por aclarar qué es un Seguro de Coche a Todo Riesgo y después analizaremos las coberturas que podemos encontrar ligadas a este tipo de pólizas, para delimitar qué cubre y qué no cubren estos Seguros.

 

¿Qué es un Seguro a Todo Riesgo?

Al asegurar un automóvil, se considera que el Seguro a Todo Riesgo es la póliza que, además de dar cobertura a los daños a terceros como es obligatorio por Ley, cubre los daños propios, es decir, los que sufra el propio coche en un siniestro.

 

Seguro de coche a todo riesgo

 

De esta forma, la cobertura de Daños Propios es la que caracteriza a las pólizas Todo Riesgo, aunque estos Seguros pueden tener más coberturas. De hecho, a pesar del término Seguro Todo Riesgo por el que se conoce a esta modalidad de Seguros de Automóviles, sólo se cubren los riesgos que aparecen en las coberturas de la póliza.

Bien es cierto que estas pólizas están dentro de la oferta de Seguros más completos de las aseguradoras, y suelen ser los que tienen las primas más caras. De hecho, muchas de las contrataciones de este tipo de pólizas se realiza mediante la modalidad de franquicia.

 

El Seguro de Coche a Todo Riesgo con franquicia

Los Seguros a Todo Riesgo con Franquicia permiten asegurar el coche con las coberturas de un Todo Riesgo y abaratar el precio del Seguro estableciendo una franquicia.

Con la franquicia, el tomador asume parte del riesgo asegurado. De esta forma, cuando el coche asegurado sufre un siniestro, el titular de la póliza asume hasta una cantidad fijada como franquicia de la reparación o reposición de los daños, y a partir de esa franquicia es la aseguradora la que se hace cargo de los gastos.

En cambio, en cuando aseguramos el coche sin franquicia, la aseguradora asume el coste total de los siniestros que puedan suceder y la prima es más alta.

Si piensas contratar un Seguro a Todo Riesgo con franquicia, te va a interesar este post sobre cómo se aplica la franquicia en los Seguros de Automóvil para decidir si te conviene contratarla o no.

Al tomar esta decisión, al igual que ocurre con las coberturas de los Seguros Todo Riesgo, es conveniente informarse bien para saber exactamente a qué estamos expuestos en caso de tener un accidente con el coche o sufrir una avería en carretera.

Toda la información está en el condicionado de la póliza, aunque en nuestro comparador de Seguros online también cuentas con un equipo de profesionales expertos en Seguros que te pueden prestar asesoramiento sobre las coberturas del Seguro a Todo Riesgo de tu coche y el funcionamiento de la franquicia, al asegurar el coche online.

 

Principales coberturas de un Seguro a Todo Riesgo

Como te comentábamos, las coberturas de un Seguro a Todo Riesgo son más completas que en los Seguros a Terceros o a Terceros Ampliado. La garantía de Daños Propios es la que marca la diferencia, pero puede haber más servicios y coberturas reservados para los clientes de este tipo de pólizas.

 

seguro a todo riesgo y cobertura de accidentes del conductor

 

En este sentido, cada compañía aseguradora establece determinadas coberturas obligatorias y otras opcionales en sus Seguros a Todo Riesgo. Por eso, para conseguir la mejor oferta no sólo hay que mirar el precio; también es importante fijarse en los límites y coberturas del Seguro.

Esta es una relación de las principales garantías que podemos encontrar en un Todo Riesgo:

 

La cobertura de Daños Propios del vehículo

Es la garantía que nos mueve a contratar un Todo Riesgo para nuestro coche. El Seguro de Daños Propios cubre los daños que haya sufrido el propio vehículo como consecuencia de un accidente, incluso cuando el asegurado haya sido el culpable del siniestro.

Si la reparación de los daños cuesta más que el valor de mercado del automóvil, la aseguradora puede declarar siniestro total y determinar la pérdida total del vehículo. En estos casos, la indemnización se determinará por la antigüedad del coche siniestrado, a partir de la fecha de primera matriculación, y este cálculo no es igual en todas las aseguradoras.

En general, si la pérdida del coche en un siniestro cubierto por el Seguro se produce durante los primeros uno o dos años, se compensa al asegurado con una indemnización del 100% del valor a nuevo del automóvil.

En coches con más antigüedad, se suele tomar como referencia el valor venal o valor de mercado del coche, aplicando porcentajes en el cálculo de la indemnización, según los años que tenga el vehículo. Este post en el que te explicamos cómo se valora un coche declarado siniestro total puede que te aclare todos estos conceptos.

 

Seguro del conductor

Las pólizas a Todo Riesgo también suelen incluir un Seguro del Conductor, en el que se establece un capital asegurado para casos de fallecimiento, invalidez o para la cobertura de asistencia sanitaria al conductor, como consecuencia del accidente.

Es importante analizar los límites y servicios asociados a esta cobertura y los casos en los que se aplican estas indemnizaciones, ya que puede haber diferencias entre aseguradoras. Por ejemplo, en los Seguros del Conductor es posible encontrar un límite de gastos médicos cubiertos cuya cifra es diferente de unas ofertas y otras.

También hay aseguradoras que ofrecen la cobertura de prótesis y otros gastos de hospitalización del asegurado, aunque podemos encontrar diferencias de unas compañías a otras. Por si te interesa, puedes conocer más cosas sobre cómo funcionan los Seguros del Conductor en este post.

 

coberturas del seguro a todo riesgo

 

Responsabilidad Civil ampliada

Otra cobertura que encontramos en este tipo de pólizas es la garantía de Responsabilidad Civil Ampliada. Con esta garantía, la cuantía de la RC del asegurado puede ampliarse hasta un límite económico mayor que la que establece la Ley en el Seguro Obligatorio de Automóviles.

Además, los Seguros a Todo Riesgo que incluyen la RC Ampliada también pueden cubrir la responsabilidad civil de los daños ocasionados a terceros por remolques o caravanas, así como por los objetos transportados.

 

Rotura de lunas

Esta garantía que podemos encontrar en la mayoría de las pólizas Todo Riesgo cubre el pago de la reposición y colocación de las lunas del coche. Concretamente, la garantía cubre los daños en:

  • Parabrisas delantero.
  • Ventanillas laterales.
  • Luneta trasera.
  • Techo solar, si el vehículo asegurado lo lleva de serie.

 

Robo e incendio del coche

Otra de las coberturas que no faltan en los Seguros a Todo Riesgo es la cobertura de Robo e Incendio. Con esta garantía, la aseguradora cubre la sustracción de algunas piezas del vehículo como el robo del coche, y el Seguro se hace cargo de los daños originados por un incendio en el automóvil.

En este tipo de siniestros, se puede producir la pérdida total del vehículo, como en la cobertura de Daños Propios. El cálculo de la indemnización por siniestro total como consecuencia de un robo o de un incendio se realiza de forma similar, teniendo como referencia la antigüedad del vehículo, desde el momento de su primera matriculación.

 

Defensa jurídica y reclamación de daños

La cobertura de Defensa Jurídica es otra de las garantías que podemos encontrar en las ofertas de Seguros de Coche a Todo Riesgo. En la prestación de esta cobertura también hay diferencias entre aseguradoras, aunque en esencia ofrecen una indemnización por los gastos ocasionados en la defensa jurídica y reclamación de daños que hayan sido originados por el conductor o sus ocupantes.

El matiz está en los límites y condiciones de esta indemnización, que pueden variar de unas aseguradoras a otras. Si te interesa, en el blog tratamos más en detalle los principales aspectos de la cobertura de Defensa Jurídica en los Seguros de Automóvil.

 

Asistencia en viaje, multas de tráfico y cobertura por retirada de carnet

En los Seguros Todo Riesgo para automóviles, solemos encontrar una extensa lista de garantías que se incluyen en la en la póliza o se ofrecen de forma voluntaria. La cobertura de Asistencia en viaje es de esas garantías que hacen que merezca la pena pagar un poco más por el Seguro, ya que te pueden sacar de más de un problema en carretera.

Como coberturas opcionales o voluntarias es posible que el Seguro de Coche a Todo Riesgo contemple la posibilidad de incluir el servicio de asesoramiento jurídico para la reclamación de multas de tráfico.

Las aseguradoras también pueden incluir en la oferta del Todo Riesgo la cobertura por la retirada del carnet, una garantía que ofrece protección al en caso de que se vea privado de su permiso de conducir, con servicios que a veces incluyen la cobertura de los cursos para recuperar los puntos perdidos del carnet.

 

Lo que no cubre el Seguro a Todo Riesgo

Hasta ahora hemos hablado de coberturas que se incluyen en los Seguros de Coche a Todo Riesgo. La cobertura es amplia y son muchas las situaciones en las que este tipo de Seguros puede ayudar al asegurado a superar las consecuencias de un siniestro.

Sin embargo, cuando aseguramos un vehículo con esta u otra modalidad de Seguros debemos ser conscientes de que siempre hay exclusiones: hay situaciones que no cubre un Seguro, por muchas coberturas que tenga.

 

El seguro no cubre si has bebido

 

La más clara de todas es el siniestro provocado por el asegurado cuando se demuestra que conducía de forma temeraria o en estado de embriaguez. Este tipo de accidentes no los cubre ningún Seguro. Veamos algunas situaciones más:

 

Conducir bajo los efectos del alcohol y drogas

El Seguro a Todo Riesgo no te cubre si conduces bajo los efectos del alcohol o las drogas en el momento del siniestro. De hecho, esta es una de las exclusiones generales que afectan a casi todas las coberturas de los Seguros, sólo la garantía de Responsabilidad Civil Obligatoria es aplicada por la aseguradora en estos casos, aunque la compañía puede ejercer su derecho de repetición contra el asegurado

 

Conducir con el Seguro caducado

Aunque parezca una obviedad, es importante recordar que la cobertura del Seguro a Todo Riesgo se activa en el momento en que se completa la contratación o renovación de la póliza, con el pago de la prima. Si quieres evitar tener problemas en caso de siniestro, conviene llevar el coche con su Seguro a punto.

 

Sinestros en vías no aptas para la circulación

Las coberturas de estos Seguros no cubren los daños que se ocasionen cuando el vehículo asegurado transita por vías no aptas para ello. Pistas forestales, playas o sendas que atraviesan el campo pueden tener esta consideración, ya que en algunos casos hacer llegar la grúa a estos parajes puede ser problemático. Además, los gastos correrían de tu cuenta. Si conduces por carreteras o vías asfaltadas, no tendrás nunca problemas.

 

Siniestros provocados por un conductor novel no incluido en la póliza

En las pólizas de Todo Riesgo dejan fuera de la cobertura los siniestros cuando el conductor no ha cumplido 25 años o tiene menos de dos años de carnet. En algunos casos, se ofrece la posibilidad de incluir al conductor en la póliza para que las coberturas también le incluyan. Pero si este no está identificado en el contrato y tiene un siniestro, el Seguro no le cubrirá.

 

Partes del coche que pueden quedar fuera del Seguro Todo Riesgo

Hay partes del vehículo que suelen quedar fuera de la cobertura del Seguro. Es el caso de los daños causados o sufridos en los neumáticos, cámaras y cubiertas por pinchazos, reventones, desgaste natural y similares.

También suelen quedar fuera de la protección de la póliza aquellos accesorios y extras que no vienen de serie en el vehículo asegurado, salvo que se hayan incluido en las Condiciones Particulares del contrato. Este post sobre Seguros de Coches Tuning viene muy a propósito de esto que estamos contando.

 

Daños ocasionados por negligencias o por el desgaste no están cubiertos

Por norma general, los daños provocados por el desgaste del tiempo o por un deficiente mantenimiento del vehículo tampoco están incluidos en la cobertura del Seguro.

Además, hay situaciones en las que la aseguradora puede negarse a cubrir los daños del coche al considerar que se han producido por una negligencia del asegurado. Conviene revisar las exclusiones del Seguro para identificar estos casos, cobertura por cobertura.

Por ejemplo, en la cobertura de Robo no es lo mismo que el robo del coche se haya producido por la fuerza a que se haya sustraído el vehículo aprovechando que el conductor se ha despistado y ha dejado las llaves puestas. En el segundo caso, es muy probable que la aseguradora no cubra el hurto.

 

Cobertura de riesgos extraordinarios

El Consorcio de Compensación de Seguros es el que asume la cobertura de riesgos extraordinarios y en la mayoría de los casos la aseguradora remite al Consorcio para dar cobertura a estos siniestros.

No obstante, hay aseguradoras que asesoran a sus clientes ante este tipo de situaciones y les ayudan a realizar la reclamación al Consorcio. Incluso, algunas cubren los servicios de reparación de daños provocados por determinados fenómenos de la naturaleza o adelantan las indemnizaciones.

 

La amplia cobertura del Seguro Todo Riesgo

Dicho lo cual, es importante destacar que la cobertura del Seguro Todo Riesgo es la más amplia que podemos proporcionar a nuestro coche. Las numerosas prestaciones y servicios que incluye hacen que estas pólizas sean las más recomendables para asegurar coches nuevos o de alta gama.

 

Seguro para el coche nuevo

 

Si acabas de estrenar coche: ¡Enhorabuena! Podemos encontrar el mejor Seguro para proteger tu inversión.

Ahora que ya te haces una idea más completa de lo que cubre un Seguro a Todo Riesgo de Coche, prueba nuestro comparador de Seguros de Coche y conseguiremos la póliza Todo Riesgo que necesitas a un precio sensacional. Además, podemos asesorarte y ofrecerte el Seguro a Todo Riesgo con franquicia para que resulte más fácil y asequible conseguir el mejor Seguro para tu vehículo recién estrenado

¿Qué cubre un Seguro a Todo Riesgo y qué no?
5 (100%) 4 votos
Seguros de Coche

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *