Seguro de coche: coberturas esenciales que debes tener en cuenta

Contratar un seguro de coche puede ser una decisión importante, de la que no sólo depende que paguemos más o menos por la prima de la póliza. Ahorrar con el seguro de coche está bien, pero no es menos importante saber elegir las coberturas adecuadas para cada cliente. En cualquier caso, desde Turboseguros.com hemos hecho una selección de las coberturas más relevantes para que tengas toda la información a la hora de buscar tu seguro de automóvil.

 

En Turboseguros.com hemos hecho una selección de las coberturas más relevantes para que tengas toda la información al buscar tu seguro de automóvil

 

La primera referencia para seleccionar las coberturas que más debes tener en cuenta a la hora de comparar el seguro de coche la encontramos en la Memoria Social del Seguro 2014, que recoge la evolución de los siniestros del automóvil por coberturas durante 2013. De esta forma, podemos saber qué siniestros son los que más atienden los seguros de coche y, por lo tanto, las coberturas que más frecuentemente se activaron entre los conductores españoles durante ese 2013. De esta forma, comprobamos que coberturas como asistencia en viaje y daños propios encabezan el ránking, junto a la de responsabilidad civil:

  • Asistencia en viaje: 3.613.428 siniestros en 2013
  • Daños propios: 2.922.242 partes atendidos por los seguros ese año
  • Responsabilidad Civil (corporal y material): 2.416.220 siniestros registrados en total durante 2013
  • Lunas: 1.183.859 partes contabilizados ese año
  • Defensa Jurídica: 244.830 siniestros en 2013
  • Robo: 192.300 partes atendidos por las compañías de seguros ese año

Al analizar estos datos hay que tener en cuenta que algunas de estas coberturas vienen "de serie" en las pólizas de seguros, como la garantía de responsabilidad civil que deben incluir todas las pólizas de seguros de coche, y otras como la de asistencia en carretera está presente en la mayoría de las ofertas de seguros de coche, incluso en las pólizas básicas del seguro a terceros.

Todos los seguros de coche incluyen la cobertura de Responsabilidad Civil Obligatoria

Todas ellas conforman una lista de coberturas que merece ser tenida en cuenta, y a la que sumamos también la cobertura por incendio del vehículo, que si bien es mucho menos frecuente que otras (sólo 7.918 partes en 2013), las consecuencias de las llamas en un coche pueden fácilmente desembocar en la pérdida total del vehículo. Estas serían las coberturas esenciales que debes tener en cuenta al contratar tu seguro de coche.

 

Responsabilidad Civil en el seguro de coche

La cobertura de Responsabilidad Civil es imprescindible para poder circular un vehículo a motor. Incluso el seguro de coche más básico, el seguro a terceros, cuenta con ella, ya que cubre la responsabilidad civil del conductor y propietario del vehículo (aun no siendo la misma persona) por los daños y lesiones causadas a terceras personas. De esta forma, esta cobertura cubre dos tipo de daños:

  • Físicos o personales: todo daño causado personas, es decir, a otro conductor u ocupante de un vehículo, con un límite de hasta 70 millones de euros, independientemente del número de víctimas.
  • Materiales: ya sean daños en otro coche o en el mobiliario urbano etc. Aquí el límite establecido es de 15 millones.

Cabe destacar que el seguro de responsabilidad civil únicamente cubre los daños ocasionados a terceras personas damnificadas, en ningún caso indemnizará al responsable del accidente por los daños que haya podido sufrir en su persona o en su vehículo. También quedan fuera de esta cobertura los accidentes en los que el tercero afectado sea un familiar del conductor que ha contratado el seguro.

 

Asistencia en viaje en el seguro de coche

La cobertura de asistencia en viaje es la que más requerimientos genera al seguro, ya que se suele incluir en la oferta de seguros de coches, incluso en los más básicos.

 

En el seguro de coche, la cobertura de asistencia en viaje es la que más partes genera

 

Sin embargo, dependiendo de la compañía y de las modalidades de póliza que contratemos, esta cobertura puede incluir más o menos servicios. Por eso, es muy importante informarse de qué incluye nuestro seguro, para no llevarnos sorpresas.

  • Periodo de asistencia. Una de las cuestiones que debemos comprobar es si el seguro de asistencia en viajes nos cubre las 24 horas del día, los 365 días al año o no.
  • Lugar del siniestro. El seguro de asistencia en viajes no es ilimitado, sino que cubre la asistencia desde el domicilio habitual hasta un número determinado de kilómetros, o en una determinada región geográfica (España, Unión Europea, etc.). También puede que nuestra cobertura de asistencia en viaje no cubra las averías en caminos rurales o en el campo.
  • Tipo de accidente. Comprueba que tu seguro te ofrece asistencia para cualquier tipo de incidencia por pequeña que sea.
  • Traslado: Algunas aseguradores te ofrecen la posibilidad de trasladar el vehículo al taller más cercano, mientras que con otras sólo es posible llevarlo al taller oficial de la marca. Otras incluso te dejan llevar tu coche a un taller de confianza, si está dentro de una determinada área.
  • Reparación al momento. Existe la posibilidad de que las compañías de seguros envíen al lugar del accidente la ayuda necesaria para reparar los pequeños daños ocasionados o situaciones como falta de combustible, batería descargada o la pérdida de llaves.
  • Traslado de los afectados. A menudo las aseguradoras se comprometen a trasladar a los afectados hasta su domicilio o a un destino concreto.
  • Alojamiento o vehículo de repuesto. En ocasiones, el accidente ocurre a cierta distancia del domicilio del afectado y no es posible su retorno. En estas situaciones, algunas aseguradoras se comprometen a prestar un vehículo o a pagar el alojamiento del afectado mientras dure la reparación.

 

El robo en el seguro de coche

La cobertura de robo es más sensato contratarla cuanto más nuevo y caro sea nuestro coche. Si nuestro vehículo es atractivo para los ladrones, tendrá más papeletas para sufrir este tipo de siniestros. En estos casos, resulta conveniente pagar un poco más y cubrir este tipo de situaciones.

No obstante, la cobertura por robo no siempre actúa de la misma manera. De hecho, la respuesta de la aseguradora ante este tipo de siniestros viene determinada por las circunstancias del robo y las condiciones de la póliza. En este sentido, es importante leerse bien la letra pequeña de nuestro seguro de coche y asegurarse de que éste cubre la sustracción del vehículo y, también, el robo de accesorios y ruedas, así como los desperfectos provocados por el intento de robo.

 

La cobertura de lunas

Es una de las más contratadas en los seguros de coche, incluso en los seguros a terceros que en muchas ocasiones se amplían con esta cobertura. Más de un millón de partes en un año avalan la conveniencia de contratar el seguro de coche con la cobertura de lunas incluida ya que, además, no suele suponer un aumento importante de la prima.

 

En los seguros de automóviles podemos encontrar la opción de incluir la cobertura de lunas.

 

En esta cobertura se deben incluir los gastos por la reparación de parabrisas, ventanillas laterales y luna trasera. Además, la mayoría de las compañías incluyen en este caso la mano de obra del taller y los daños del techo solar, siempre que éste sea un elemento de serie.

 

La cobertura de defensa jurídica

Esta es otra de las coberturas que está presente en la gran mayoría de ofertas de seguros de coche. Puede incluirse dentro de alguna de las modalidades de póliza de automóviles o incorporarse como cobertura para ampliar la protección del vehículo. Los detalles de este servicio suelen quedar fijados en las condiciones del contrato de seguro aunque, por norma general, esta cobertura ofrece los servicios de:

  • Asistencia jurídica o reembolso de los gastos que suponga para el asegurado una reclamación por la vía administrativa, judicial o arbitral en caso de siniestro.
  • Reclamación de daños que un tercero haya causado al asegurado en un accidente de coche, así como la defensa por los daños que el asegurado haya podido causar a un tercero también en un accidente con tu coche.

Eso sí, en cualquiera de los dos casos podemos encontrar limitaciones. En primer lugar, la póliza establece un límite económico para la prestación de estos servicios y, además, la aceptación de la puesta en marcha por parte de la aseguradora suele estar condicionada a la presentación de pruebas y demás documentación que avalen la postura del asegurado en este tipo de conflictos.

 

La cobertura de incendios en la póliza del automóvil

Como hemos visto anteriormente, los incendios en coches no son tan frecuentes como otros siniestros, aunque sus consecuencias pueden hacernos perder el coche. La cobertura de incendio del vehículo cubre los daños en el coche como consecuencia de un incendio producido por la caída de un rayo o una explosión, siempre que no sea voluntad del asegurado.

 

 

La cobertura de incendio cubre los daños en el coche por incendio producido por la caída de un rayo o una explosión

 

También se incluyen los gastos de la extinción del incendio por la intervención del servicio de bomberos. Además, la cobertura de incendio en el seguro de automóvil actúa tanto si éste se ha producido con el coche en circulación o bien en reposo.

La cobertura de incendio también cubre cuando el siniestro es consecuencia de:

  • Un vicio material.
  • Un defecto de construcción.
  • La mala conservación del vehículo.

En estos casos la reparación se limita al daño causado. No obstante, hay que tener en cuenta los límites establecidos en las condiciones particulares de cada póliza, ya que podemos encontrarnos que la deflagración de partes independientes del vehículo (neumáticos, catalizador, etc.) que no afecten al conjunto del coche, queden fuera de la cobertura.

 

La cobertura de daños propios: lo que distingue al seguro a todo riesgo

Finalmente, la cobertura de daños propios pone la guinda a este repaso de garantías que debes tener en consideración al contratar tu seguro de coche. La garantía de daños propios no sólo es la cobertura que distingue a los conocidos seguros a todo riesgo, sino que además cubre la reparación de los daños causados a nuestro propio vehículo como consecuencia de un accidente.

 

La garantía de daños propios cubre la reparación de los daños causados a nuestro propio vehículo como consecuencia de un accidente.

 

 

Con esta garantía, el seguro de coche nos cubre en caso de que nuestro vehículo sufriera daños en diversas circunstancias:

  • Una colisión del vehículo con otro coche o con cualquier otro objeto
  • Un vuelco o caída
  • Actos vandálicos
  • Fenómenos meteorológicos, como una granizada
  • El hundimiento del terreno o la rotura de puentes y carreteras
  • Otros daños que incluya nuestra póliza

Además, esta garantía es la que establece el valor del vehículo en caso de que tu coche sea declarado en pérdida total tras un accidente. Hay seguros en los que la indemnización por siniestro total se calcula con el valor a nuevo del vehículo hasta una determinada antigüedad en años (dos, tres años). Para coches siniestrados más antiguos, se aplica el valor venal en el cálculo de la indemnización.

 

trafico

 

Como ves, son varias las coberturas que pueden interesarte para hacer más completa tu póliza de automóvil. Hay ofertas de aseguradoras en las que encontrarás varias de estas garantías, e incluso otras que pueden serte también muy útiles, aunque lo que te recomendamos desde Turboseguros.com es que leas atentamente la propuesta que te hacen y compares entre diferentes opciones para lograr el mejor precio.

En este sentido, nuestro comparador de seguros online te ayuda a encontrar el seguro más barato con las mejores coberturas, de una forma fácil y con el asesoramiento de un gran equipo de profesionales.

Seguro de coche: coberturas esenciales que debes tener en cuenta
4.9 (97.14%) 7 votos
Seguros de Coche

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *