Seguro de moto: lo que hay que saber de las coberturas de robo

Un robo es de las peores experiencias que podemos sufrir, pero es incluso peor si además nos gustan las motos y es nuestra máquina la que ha desaparecido. El robo de motos es más frecuente de lo creemos. Según algunos estudios, en España se roban unas 120 motos cada día, lo que suma un total de 45.000 motos al año.

 

¿Sabes si tu seguro de moto cubre adecuadamente el riesgo de robo?

 

Estas cifras invitan a pensar en lo necesario que resulta contar con una adecuada cobertura de robo en nuestro seguro de moto para paliar este riesgo. En comparadores como Turboseguros.com podrás encontrar diversas ofertas de seguros de moto que incluyan esta cobertura a precios muy interesantes.

A la hora de buscar un seguro de moto que te dé tranquilidad y cubra el robo de tu moto, debes tener muy en cuenta dos conceptos que se parecen pero no son para nada lo mismo: el hurto y el robo. Las diferencias legales entre ambos conceptos son importantes a la hora de valorar un seguro de moto.

El hurto es el apoderamiento ilegítimo de cualquier cosa, pero sin fuerza ni violencia o intimidación en las personas. En el caso de la moto, se produciría un hurto si se llevaran tu moto aprovechando que te has dejado las llaves puestas, por ejemplo.

El robo, en cambio, es el apoderamiento de bienes ajenos, con la intención de lucrarse, empleando para ello fuerza o violencia o intimidación en la persona. En estos casos, el ladrón usa de la fuerza para sustraer tu moto.

La respuesta de la compañía de seguros ante un caso de hurto no será igual que cuando se produce un robo. Es muy importante que compruebes las condiciones de tu póliza para conocer qué puede hacer por tí el seguro cuando sufres un hurto, ya que es habitual que el seguro de moto no cubra ese riesgo o lo haga con limitaciones.

Además, muchas pólizas diferencian entre:

  • Robo parcial: Se refiere al robo de accesorios, ya sean de serie o no de serie. Cuando hablamos de accesorios de serie nos referimos a los elementos de la moto que vienen de fábrica, tal y como se adquirió. Hablamos de las ruedas, el manillar o el asiento, por poner algunos ejemplos. Los accesorio no de serie son los que el propietario de la moto ha incorporado al vehículo posteriormente a su compra. La póliza cubrirá estos accesorios solo si en tu contrato se han especificado, tenlo en cuenta.
  • Robo total: Es el más normal y, como su propio nombre indica, se refiere al robo total de tu moto. En estos casos, la aseguradora indemniza al asegurado por el valor venal de tu moto, en el momento del robo.

 

La precaución, la primera defensa anti-robo

No obstante, el primer paso para evitar los robos de moto lo debe dar el propio conductor. Las motos cuentan con dispositivos de seguridad que cada día ponen más difícil sustraer una moto. Estos son algunos ejemplos:

  • Bloqueo del disco de freno.
  • Alarma de robo.
  • Anclaje de moto.
  • Arranque codificado.
  • GPS para poder localizar tu moto.

Como recomendación, es aconsejable dejar aparcada la moto en lugares frecuentados por personas y no olvidar nunca bloquear la dirección antes de sacar la llave. Cuando sea posible, conviene asegurar unas motos con otras, ya que eso desanima a los ladrones. También es recomendable la utilización de candados, pero eso no garantiza que los ladrones se lleven la moto en una furgoneta. Es mejor anclarla a un elemento sólido.

Seguro de moto: lo que hay que saber de las coberturas de robo
5 (100%) 2 votos
Seguros de Moto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *