Los seguros de vida saldan cada año 2.400 hipotecas por fallecimiento

Hay circunstancias personales que pueden hacer más dura la ya lamentable pérdida de un cónyuge, pareja o alguno de los padres, sobre todo en tiempos de crisis económica. Muchos hogares están atados a su casa por un préstamo hipotecario y la perdida de uno de los consortes del hogar puede poner en serio riesgo la economía familiar.

 

Los seguros de vida ligados a hipotecas benefician más a las familias jóvenes

 

El seguro de vida con cobertura de fallecimiento que se puede suscribirse al contratar una hipoteca cubre este tipo de riesgos. Estas pólizas saldan la deuda pendiente con el banco y, de esta forma, evitan que el hogar sufra estrecheces económicas al haber perdido los ingresos que generaba el fallecido. Es un seguro ligado a un producto bancario, pero no es obligatorio contratarlo en el banco. De hecho, si echas un vistazo en el comparador de Turboseguros.com encontrarás interesantes ofertas de seguros de vida a la medida de tu bolsillo.

En cualquier caso, es un seguro interesante para el asegurado y para el banco: el primero se protege a sí mismo y a su familia de un posible fallecimiento, ya que el seguro en este tipo de situaciones sirve para amortizar el préstamo. Pero también es bueno para la entidad financiera, porque el banco se asegura de que recuperará su préstamo.

Unespa, la patronal de los seguros, calcula que anualmente fallecen unas 2.400 personas que tenían contratado un seguro de vida para responder al pago de su hipoteca. O dicho de forma más simple, cada día el seguro evita que siete familias pasen serios apuros económicos. El monto del capital asegurado se estima en unos 281.000 millones de euros, aunque esta cifra es algo más de un tercio del volumen total (37%) que se ha prestado para comprar una casa.

Aunque las entidades financieras restringen ahora mucho más la concesión de estos créditos, pero aún así siguen concediendo miles de hipotecas. Sólo en 2013, un año en el que la firma de hipotecas registró mínimos, se registraron 197.641 créditos hipotecarios por un importe medio de 99.838 euros, según datos del INE. Además, la Asociación Hipotecaria Española calcula que el saldo hipotecario vivo, el importe prestado pendiente de devolver a los bancos, ascendía a 764.072 millones de euros a cierre de 2013.

Por otro lado, Unespa señala que la aplicación de estas pólizas está directamente relacionada con la vigencia de los préstamos, lo que explica que sean comparativamente menos los hogares con edades más avanzadas que se ven en la necesidad de ejecutar esta póliza de vida, ya que lo habitual es que tengan ya pagada su vivienda.

Las familias jóvenes son, sin embargo, las que más se benefician de este seguro puesto que suelen ser las que tienen importes pendientes de devolución más elevados. El coste medio de un siniestro de vida para una persona de entre 20 y 29 años es de 63.733 euros, mientras que los que se encuentran en la treintena dejan deudas pendientes por 60.441 euros de media. Otro hecho destacable es que tres cuartas partes de los siniestros se producen entre personas que llevaban ocho años o menos aseguradas. Es decir, eran gente que todavía tenía importes relevantes pendientes de devolución.

 

Los seguros de vida saldan cada año 2.400 hipotecas por fallecimiento
5 (100%) 3 votos
Seguros de Vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *