Seguros de Vida: el 10% de las pólizas se quedan sin cobrar

Los Seguros de Vida pueden ser una verdadera tabla de salvación para muchas familias que ven cómo, a causa de un desgraciado suceso, pierden a uno de sus miembros y, en ocasiones, se ven privadas de la principal fuente de ingresos del hogar. Son momentos muy difíciles en los que esta ayuda puede, al menos, aliviar la incertidumbre económica de la familia.

 

seguro-de-vida-consulta-turboseguros

 

Sin embargo, la contratación de una póliza de este tipo a veces se realiza con mucha discreción, incluso sin conocimiento de los beneficiarios. No resulta un tema agradable hablar lo que va a suceder tras el fallecimiento de un miembro de la familia y puede que una decisión tan personal como la de contratar un Seguro de Vida se tome sin contar con nadie.

 

Seguros de Vida que se quedan sin cobrar porque no se reclaman

Sea como sea, lo cierto es que muchos Seguros de Vida se quedan sin cobrar porque nadie los reclama. La firma de finanzas personales Wiquot calcula que 1 de cada 10 pólizas no se cobran debido a que las aseguradoras no tienen la obligación legal de avisar a los familiares de un fallecido, de la existencia de un Seguro de Vida a nombre del fallecido, lo que dejaba a los beneficiarios sin la indemnización que les hubiera correspondido.

Desde esta compañía recuerdan que, hasta hace sólo unos años, la única forma de saber si existía un Seguro de Vida era que el propio familiar hubiera sido informado con antelación. Sin embargo, hoy existe un Registro Único de Seguros de Vida, dependiente del Ministerio de Justicia desde el año 2007, en el que los datos relacionados con estas pólizas quedan registrados hasta 5 años después del fallecimiento del tomador. Gracias a este registro, cualquier persona puede averiguar si un familiar o uno mismo es titular de un Seguro de Vida que no conocía.

 

Ser beneficiario de un Seguro de Vida sin saberlo

La utilidad de este registro es evidente, a tenor de las miles de consultas sobre Seguros de Vida que recibe cada año. Sólo en 2015, se realizaron más de 400.000 consultas en el denominado Registro de Contratos de Seguros de Cobertura de Fallecimiento. De todas estas solicitudes, más de 4.000 consultas eran para preguntar por la existencia de algún Seguro de Vida a su nombre. De esta forma, unas 2.500 personas descubrieron que eran beneficiarios de un Seguro cuya existencia desconocían.

 

seguro-vida-familia-turboseguros

 

Es más, es posible que cualquiera de nosotros seamos titulares de un Seguro de Vida y no seamos conscientes de ello. Se trata de pólizas que pueden haberse contratado en el momento de suscribir otros servicios como, por ejemplo, productos financieros, paquetes de viajes turísticos o tarjetas de crédito. Es por eso que, en caso de dudar sobre la posibilidad de ser titular de un Seguro de Vida o de Accidentes, es conveniente que intentemos averiguarlo, incluso acudiendo a este Registro de Seguros de Vida

 

Cómo averiguar si soy beneficiario de un Seguro de Vida

El trámite para saber si somos beneficiarios de un Seguro de Vida es sencillo. La consulta se puede realizar transcurridos 15 días del fallecimiento de la persona que suponemos puede ser el asegurado. Para ello, debemos dirigirnos a una gerencia territorial del organismo público, al Registro Civil, o a la sede del Registro de Contratos de Seguros de Cobertura de Fallecimiento situada en Madrid. También podemos realizar la solicitud de información través de la web del Ministerio de Justicia.

En una semana, el registro emitirá un certificado con los datos personales del fallecido, sus Seguros de Vida y Accidentes, la aseguradora en la que están contratados y los detalles de la póliza. El precio del certificado es de 3,70 euros. 

Después de obtener el certificado, los familiares tienen que acudir a la compañía de seguros para conocer quién es el beneficiario y realizar la tramitación correspondiente. Si finalmente aparece una póliza desconocida, los beneficiarios tendrán que reunir varios documentos necesarios para cobrar el Seguro de Vida, tales como:

  • Certificado médico de defunción.
  • Acta de defunción y nacimiento del asegurado.
  • Datos del Seguro de Vida y, si es posible, el original de la póliza.
  • Certificado de matrimonio, en caso de que sea cónyuge.
  • Identificación de los beneficiarios.

Hay que ponerse en contacto con la entidad aseguradora para iniciar los trámites del cobro del seguro de vida como beneficiario, aportando la documentación que sea precisa. Si en la póliza no está designado un beneficiario, los herederos legales serán quienes cobren la indemnización del seguro.

En cualquier caso, contratar un Seguro de Vida aporta tranquilidad para la familia que se ve sobresaltada por un acontecimiento dramático. No obstante, para contratar una póliza barata y con las garantías que buscamos, es conveniente comparar entre diferentes opciones.

Nuestro comparador de seguros online puede ayudarte a encontrar un Seguro de Vida barato y con las máximas garantías, ya que con solo rellenar un cuestionario nos encargamos de comparar para ti las mejores ofertas de Seguros de Vida, entre una selección de aseguradoras de confianza. Además, te asesoramos en la tramitación de la póliza y respondemos a todas las dudas que te puedan surgir. Así, podrás estar tranquilo por el futuro de los tuyos, sin pagar de más.

Seguros de Vida: el 10% de las pólizas se quedan sin cobrar
5 (100%) 1 voto
Seguros de Vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *