Cómo dar parte al seguro y tramitar un siniestro

Los seguros forman parte de nuestro día a día. La Ley nos obliga a contratar un seguro de coche, la prudencia recomienda encontrar un seguro de hogar, la salud de la familia en ocasiones está cubierta con una póliza que complementa los servicios de la sanidad pública y son muchos quienes cuentan con un seguro de vida por lo que pueda pasar.

 

El seguro de coche necesita conocer las circunstancias del siniestro para protegernos

 

 

Tener un seguro es una forma de prevenir las consecuencias de un siniestro, que puede sucedernos en cualquier momento. Por eso es importante saber qué hacer cuando surge un incidente y tenemos que dar parte al seguro, como primer paso para que la aseguradora responda ante esta situación, según las coberturas que tengamos contratadas.

En los seguros, sean del tipo que sean, la tramitación de siniestros sigue una serie de fases que comienzan siempre de la misma manera: dando parte al seguro de un accidente o circunstancia que está bajo la protección de las coberturas de la póliza. Se trata de comunicar a la compañía aseguradora qué ha sucedido y aportar los datos necesarios para iniciar un proceso que debe concluir con la reposición de los daños o una indemnización.

 

El parte del seguro

La tramitación del siniestro arranca con esta primera comunicación sobre las circunstancias del siniestro, una vez que ha sucedido el accidente. Normalmente, es la primera noticia que tiene la entidad aseguradora sobre el asunto y, por lo tanto, es fundamental que esta declaración aporte una información completa sobre las causas y las consecuencias que se derivan del siniestro.

El seguro no comienza la tramitación del siniestro hasta que no se comunica

La normativa establece algunas normas cómo hay que comunicar los siniestros, aunque quizás la más relevante son los plazos, ya que, según la Ley de Contrato del Seguro, bien sea el tomador del seguro, el asegurado o el beneficiario del seguro, según sea el caso, deberán comunicar el siniestro a la aseguradora dentro del plazo máximo de 7 días de haberlo conocido, salvo que se haya fijado en la póliza un plazo más amplio.

Las compañías de seguros intentan poner cada vez más fácil este paso a los asegurados, con herramientas tecnológicas que facilitan esta labor. Incluso desde el sector se han realizado avances como la puesta en marcha de la Declaración IDEA, una aplicación gratuita para móviles que permite tramitar la declaración amistosa de accidentes de forma rápida y sencilla, por medio de un smartphone o una tablet con conexión a Internet.

 

El seguro abre expediente y valora el siniestro

Una vez que el seguro ha recibido la comunicación del accidente, a nivel interno se abre una nueva fase que consiste en abrir un expediente en el que se incorporan los datos necesarios sobre el siniestro y sus participantes para llevar a buen fin la tramitación.

La compañía de seguros evalúa la situación y comprueba hasta dónde alcanzan las coberturas de la póliza para realizar una primera valoración de los costes que supone la reparación, reposición o indemnización por los daños ocasionados como consecuencia del siniestro.

Es aquí donde entra en escena el perito, un profesional experto en la materia a quien la compañía de seguros confía la tarea de valorar las consecuencias del siniestro y analizar sus posibles causas. Del informe que realice depende, en gran medida, la decisión del seguro sobre la aceptación o no del siniestro. Y es que la aseguradora se puede enfrentar a tres circunstancias:

  • Que compruebe que el siniestro forme parte de las exclusiones del seguro o, simplemente, que no se contemple entre las coberturas. En este caso, el seguro informará al asegurado de que no cabe la acción del seguro aquí y deberá aportar las pruebas que justifiquen esa decisión.
  • Si están claras las circunstancias del incidente y es una situación que claramente cubre el seguro, la tramitación continúa hasta la que se llega a la indemnización, reposición o reparación final al asegurado y se cierra el expediente.
  • Puede que surjan complejidades para dilucidar responsabilidades. Esto alarga el proceso y complica la solución del asunto, que puede incluso llegar a los tribunales.

Cuando el seguro ha recabado toda la información necesaria y ha valorado los costes del siniestro, aceptando que las circunstancias del incidente encajan con las coberturas contratadas, llega el momento de resolver la tramitación con el pago de la indemnización o la prestación que se firmó al contratar el seguro. En estos casos, el seguro abona la indemnización o prestación correspondiente una vez finaliza la tramitación.

 

Los plazos para el pago de la indemnización del seguro

El seguro tiene que cumplir con unos plazos para satisfacer estas prestaciones, una vez que ha completado la evaluación del siniestro. La Ley señala que el seguro debe efectuar el pago del mínimo que suponga esta indemnización en un plazo de 40 días a partir de la recepción de la declaración del siniestro. Para pagar el importe total, la aseguradora tiene un plazo de tres meses desde que se produjo el siniestro.

 

En tres meses, el seguro debe responder a la indemnización por un siniestro

 

Puede ocurrir que tras pagar la indemnización, la aseguradora opte por anular el contrato de seguro a su vencimiento. Es una posibilidad legal y, por tanto, puede aplicarse a todas las pólizas. En unos casos se rescinde el contrato por decisión de la aseguradora y en otros porque deja de existir el objeto asegurado y, por lo tanto, desaparece el riesgo.

En cualquier caso, contratar un seguro de coche adecuado o elegir un seguro de hogar para tu casa es una decisión importante para la que es recomendable comparar las ofertas y leerse bien las condiciones de la póliza antes de firmar. En Turboseguros.com pueden ayudarte con su un comparador de seguros que selecciona para ti los seguros baratos que mejor se ajustan a tus circunstancias. Además, su equipo de profesionales te asesora en la tramitación de la póliza para que no haya problemas y puedas sentirte tranquilo y protegido con tu póliza.

Seguros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *