Los Seguros de Salud y el copago

Los Seguros de Salud son de las pólizas que mayor penetración tiene en nuestro país, con unos 10,5 millones de asegurados en España. Además, es de las pólizas que más contratan las familias para complementar con sus servicios la oferta de la Sanidad Pública. En este tipo de seguros encontramos una gran diversidad de modalidades y servicios, con los que las aseguradoras pretenden adaptarse a las circunstancias de cada cliente, y entre las cuales encontramos la posibilidad de contratar un Seguro de Salud que contempla la prestación de determinadas asistencias en régimen de copago.

 

El copago en el Seguro de Salud consiste en desembolsar una pequeña cantidad de dinero al hacer uso de un servicio médico, al margen del pago de la prima

 

El copago en el Seguro de Salud consiste en desembolsar una pequeña cantidad de dinero al hacer uso de un servicio médico, independientemente del pago de la prima de la póliza. Hay quien la compara con la franquicia de los Seguros de Coche aplicada a las pólizas de salud. De esta forma, los asegurados que cuentan con seguros médicos con copago, además de abonar la prima de la póliza, desembolsan un pequeño importe cada vez que acuden al médico o pasan consulta con el especialista.

 

El Seguro de Salud con copago: diversidad de ofertas

El copago se establece en la póliza y depende de los servicios que se utilizan y de la oferta de la aseguradora. En este sentido, hay que considerar que no cuesta lo mismo la consulta con el médico de cabecera que una prueba clínica o unos análisis.

Hay ofertas de Seguros de Salud en las se aplica este copago a todas las consultas y servicios incluidos en la póliza, aunque también podemos encontrar aseguradoras que ofrecen esta posibilidad sólo para determinado tipo de operaciones, consultas y especialidades.

 

Contratar un Seguro de Salud con copago no supone que disminuya la calidad del servicio

 

Los Seguros de Salud con copago son más baratos y están dirigidos a clientes con buena salud que buscan una alternativa médica que les ahorre tiempo y les ofrezca una mayor flexibilidad al elegir servicios y especialistas, sin gastar demasiado. Hay que tener en cuenta que contratar un Seguro de Salud con copago no supone que disminuya la calidad del servicio que nos presta la aseguradora, ya que las coberturas son las mismas que si se contrata el seguro sin copago, con los mismos servicios y el mismo cuadro médico.

Por eso es habitual que encontremos ofertas básicas de Seguros de Salud con todas o la mayoría de sus asistencias con copago. Por ejemplo, en una póliza de salud básica con copago podemos encontrarnos estos precios por consulta o servicio:

  • Enfermería: 4 euros.
  • Podología: 6 euros.
  • Tratamiento de rehabilitación y fisioterapia: desde 6 euros.
  • Medicina general: desde 9 euros.
  • Especialistas: desde 16 euros.
  • Pruebas de alta tecnología: desde 70 euros.

En estos casos, el abono del copago se puede realizar en el momento de ser atendidos o cuando toca pagar el recibo del seguro.

¿Por qué contratar un Seguro de Salud con copago?

Los Seguros de Salud adoptan esta forma de atender a sus clientes por razones que van desde la flexibilidad que otorga al asegurado, que abona una prima más barata cuando se contratan pólizas en copago y paga por los servicios que usa y nada más, a razones que tienen que ver más con el uso responsable de los servicios médicos, ya que evita en cierto modo el abuso innecesario de determinados servicios.

Esta modalidad de póliza ofrece ciertas ventajas que pueden ser aprovechadas por los clientes:

  • El Seguro tiene una prima más barata: El ahorro en la prima del Seguro de Salud cuando contratamos las modalidades en copago es bastante significativo.
  • El copago es más barato que el coste del servicio: Al hacer uso de las asistencias con copago no pagamos lo que cuestan realmente, sino una cantidad mucho menor.
  • Las coberturas son las mismas que las pólizas sin copago: El copago se aplica a las mismas asistencias y con el mismo cuadro médico que a las pólizas que no lo tienen.
  • Invita a la responsabilidad del asegurado: Saber que hay que pagar algo cada vez que se acude al médico hace que se vaya sólo cuando realmente es necesario.

También tiene desventajas, sobre todo si frecuentamos mucho la consulta del médico o tenemos que hacernos muchas pruebas a lo largo del año. La suma de todas esas pequeñas cantidades nos puede dar una resultado mayor que lo que habríamos pagado en la póliza sin copago. En esos casos, es recomendable contratar Seguros de Salud que incluyan las coberturas y asistencias necesarias, y se abonen en la prima de la póliza.

Comparar entre las diferentes ofertas de Seguros de Salud, teniendo en cuenta nuestras circunstancias personales, es la mejor manera de acertar con el seguro médico. En este sentido, Turboseguros.com te ofrece su comparador de seguros para encontrar el Seguro de Salud que mejor se ajuste a tus necesidades sin que tengas que pagar de más por ello.

Seguros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *