¿Qué Seguro de Responsabilidad Civil debe contratar un autónomo?

Entre los Seguros de Autónomos, el de Responsabilidad Civil es uno de los más importantes. Emprender un negocio exige asumir una serie de responsabilidades frente a clientes, proveedores y trabajadores, que las pólizas de empresa y los Seguros de Comercio cubren por medio de garantías de Responsabilidad Civil. Hoy abordamos esta cobertura tan importante para los trabajadores autónomos, así como sus características y tipos.

 

Seguros para autónomos con comercios y negocios

 

En el día a día de cualquier actividad empresarial, surgen situaciones en las que el autónomo pueda tener que enfrentarse a la reclamación de un cliente o a cualquier siniestro en su local que cause daños a un tercero. Como responsable del negocio, este tipo de incidentes pueden costarle mucho dinero, hasta el punto de poner en peligro la viabilidad del negocio y su patrimonio personal.

En el caso de los autónomos, cabe destacar que estos profesionales responden con su patrimonio presente y futuro, con algunas excepciones (protección de la vivienda habitual). No obstante, la responsabilidad del trabajador por cuenta propia es ilimitada, es decir, que responde con la práctica totalidad de sus bienes presentes y futuros. Ante esta realidad, los Seguros de Responsabilidad Civil para autónomos ofrecen importantes coberturas ante los riesgos relacionados con el desarrollo de su actividad.

 

¿Cómo funciona el Seguro de Responsabilidad Civil para autónomos?

Los Seguros de Responsabilidad Civil para autónomos cubren y reparan los daños y perjuicios producidos a otra persona (personales, a su patrimonio o a sus bienes) en el desempeño de la actividad del asegurado, cuando sea consecuencia de una acción u omisión, propia o da alguien por el que deba responder, y en la que haya habido algún tipo de culpa o negligencia.

De esta forma, estas pólizas indemnizan al asegurado del menoscabo que pueda experimentar su patrimonio a consecuencia de la reclamación que sobre él efectúe un tercero. Su cobertura, lo que pretende garantizar es:

  • Cubrir el pago de las indemnizaciones por daños corporales, materiales o patrimoniales causados a terceros que pudieran ser culpa del profesional autónomo asegurado o de las personas de quien debe responder, por hechos derivados de su vida privada o profesional.
  • Además, entre sus garantías se incluye la cobertura de fianzas y costas judiciales exigidas al asegurado por reclamaciones de terceros, siempre que el motivo de la reclamación esté incluido en el Seguro de Responsabilidad Civil.

 

Responsables del negocio ante clientes y proveedores

El ejemplo típico de la aplicación de estos Seguros son los problemas que surgen por una reparación mal hecha en cualquier instalación, a cargo de un instalador que trabaja por cuenta propia como autónomo. Si como consecuencia de la intervención del técnico, se rompe algún elemento o se estropea algún electrodoméstico, el cliente le puede pedir responsabilidades.

Pero esta póliza no solo cubre accidentes provocados por una mala reparación. El robo de material de terceros o las consecuencias de la caída de un cliente que ha resbalado en el suelo mojado del local, entre otros supuestos, estarían cubiertos por este tipo de pólizas.

 

La Responsabilidad Civil y el Medio Ambiente

En el ámbito de la Responsabilidad Civil empresarial también existe la obligación de reparar los daños causados al medio ambiente como consecuencia de actos negligentes y omisiones. En ese caso, hay que asumir los costes de devolución a la naturaleza del estado anterior al daño producido, así como la descontaminación del suelo.

Si no fuera posible reparar el daño, habría que compensarlo mediante una acción alternativa, que normalmente se traduce en una costosa indemnización.

 

Lo que no cubre el Seguro de Responsabilidad Civil de un negocio

Eso sí, las pólizas de Responsabilidad Civil no cubren los daños que han sido causados de forma deliberada o malintencionada. No cualquier situación en la que alguien se vea perjudicado es objeto de reparación, ya que para ello es necesario que exista culpa o negligencia.

Además, entre los Seguros de Responsabilidad Civil de autónomos encontramos exclusiones que, normalmente, se repiten en diversas pólizas de este tipo. Por ejemplo, estos Seguros no suelen cubrir los daños a familiares hasta segundo grado de parentesco o a las personas que convivan habitualmente con el asegurado. Tampoco es normal que cubran el pago de sanciones y multas, o las consecuencias del impago de las mismas.

 

Seguro para autónomos con cobertura de Responsabilidad Civil

 

¿Cuáles son los tipos de Seguros de Responsabilidad Civil para autónomos?

Entre las pólizas que protegen a los trabajadores por cuenta propia frente a terceros, encontramos diversos tipos de Seguros de Responsabilidad Civil más específicos, enfocados a una cobertura más concreta. Estos son los más importantes:

 

Responsabilidad Civil básica para autónomos

Cubre daños a terceros, excluyendo a los empleados o dependientes.

 

Responsabilidad Civil Profesional

Los Seguros de Responsabilidad Civil Profesional cubren los daños producidos a terceros derivados del ejercicio de una actividad que requiera cualificación determinada. Estas pólizas pueden ser de contratación obligatoria para determinados colectivos. Hablamos de Seguros para profesionales de la medicina, abogados, ingenieros, arquitectos, etc.

 

Responsabilidad Civil patronal o de accidentes de trabajo

Este tipo de pólizas está dirigido a autónomos con personal a su cargo y cubre los daños sufridos por sus empleados o dependientes, ya que el responsable del negocio ha de velar por la seguridad de los empleados.

 

Responsabilidad Civil por trabajos fuera del local o de instaladores

Estas pólizas cubren los daños producidos en instalaciones de terceros a consecuencia de la actividad.

 

Responsabilidad Civil de productos

Este Seguro cubre los daños producidos por productos suministrados por el autónomo asegurado y que ya están fuera de su control o vigilancia. Este tipo de pólizas ofrecen cobertura ante reclamaciones de los clientes, incluso aquellas que se refieren a daños personales.

 

Responsabilidad Civil de daños al local alquilado

Como su nombre indica, cubre los daños que se produzcan en un local alquilado para el desempeño dela actividad. Algunas aseguradoras incorporan este riesgo directamente en la cobertura de incendio, de modo que todo el capital de responsabilidad civil puede destinarse a indemnizar a los terceros perjudicados.

 

Responsabilidad Civil por bienes confiados

Este tipo de pólizas cubre los daños a los bienes sobre los que se está trabajando el profesional. Es frecuente en negocios dedicados a reparaciones o servicios (talleres, tintorerías, etc.)

 

Encontrar el Seguro para Autónomos a la medida

Como ves, son muchas las circunstancias que hay que tener en cuenta a la hora de elegir la protección a la medida del negocio de un profesional autónomo. A todas ellas, hay que sumar el precio, ya que en cualquier empresa ahorrar es importante. Afortunadamente, hoy existen herramientas para comparar las mejores ofertas en Seguros para Empresas, como nuestro comparador de seguros online.

Con solo rellenar un formulario, puedes contratar un Seguro para Autónomos con la cobertura de Responsabilidad Civil que necesitas, completo y económico. Comparamos para ti las mejores ofertas de aseguradoras líderes para que puedas emprender con la mayor tranquilidad. Además, nuestros asesores te pueden ayudar a completar tu póliza con las coberturas más interesantes, buscando el mayor ahorro en el precio de tu póliza.

Seguros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *