Cómo mi seguro de automóvil valora mi coche

Seguro que todos tenemos un especial cariño por nuestro coche. Es nuestra herramienta de trabajo y el mejor aliado de nuestro ocio. Viajamos en él, nos movemos a diario gracias a él, transporta a nuestros seres queridos y, aunque a veces nos dé algún disgusto que nos tenga parados en un atasco o nos obligue a visitar el taller, hace nuestra vida mucho más fácil. Valoramos mucho nuestro vehículo, pero es posible que no nos hayamos parado a pensar cómo nuestro seguro de coche valora nuestro automóvil. Y es importante.

 

El seguro de coche valora de diferente manera nuestro vehículo, según la póliza

 

Si desgraciadamente un accidente deja el coche para el desguace o sufre un incendio devastador o nos lo roban y no aparece, es entonces cuando nos damos cuenta de cómo nuestro seguro valora este bien tan importante para nosotros. Cuando el coche asegurado se ha perdido por completo o el coste de la reparación es superior a lo que vale, se declara en “pérdida total” o “siniestro total”. En estas situaciones la póliza de nuestro seguro refleja cómo nuestra compañía aseguradora valora nuestro vehículo.

En general, este valor se calcula en función de la antigüedad del coche y de las condiciones de la póliza, y es aquí cuando nos encontramos con diferentes "valores" del automóvil siniestrado: el valor de nuevo; el valor venal y el valor de reposición.

  • Valor de nuevo: Cuando el seguro de coche aplica el valor de nuevo en el cálculo de la indemnización, lo que hace es indemnizar por un montante igual a lo que cuesta un coche nuevo con las mismas características e incluidos todos los impuestos (IVA e impuesto de matriculación). Además, si tenemos declarados en la póliza los accesorios del coche que no son de serie o éstos vienen incluidos en la póliza, también se incluirán en la indemnización en caso de siniestro total.
  • Valor Venal: Es el valor de venta que tiene un coche de esas mismas características y antigüedad, en el momento del siniestro. Hablamos de modelo y año, sin importar otros aspectos como el kilometraje o el mantenimiento del vehículo. En este caso, también se incluye los accesorios no de serie si éstos estaban descritos en la póliza. Existe también un valor venal mejorado, en el que algunas aseguradoras incrementan en un tanto por ciento el valor venal del coche en su indemnización.
  • Valor de reposición: Aquí se aplica el precio de compra de un coche con las mismas características y antigüedad que el automóvil siniestrado. Como en el valor venal, no importan los kilómetros que tenga o si el coche está más o menos cuidado, y se pueden incluir los accesorios no de serie si éstos están incluidos en la póliza.

La diferencia entre valor venal y valor de reposición es importante. No es lo mismo lo que vale un coche para su venta, que el precio de compra que tiene el mismo auto, aunque nos pueda parecer un simple juego de palabras. De hecho, la diferencia entre un precio y otro puede ser de entre un 20% y un 30%, ya que en el valor de reposición se incluyen gastos de transferencia, arreglos y ganancia del vendedor.

Las condiciones generales de nuestro seguro de coche reflejan qué valor dará la aseguradora a nuestro vehículo en caso de pérdida total. Compruébalo y, si no te convence, busca en Turboseguros.com un seguro de coche que valore tu automóvil como se merece.

Seguros de coche

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *