Seguro de coche: cómo acreditar un siniestro

Sufrir un siniestro con nuestro coche es algo que le puede suceder a cualquiera. Y cuando hablamos de siniestros nos referimos a todo tipo de incidentes, no sólo a los accidentes más graves. De hecho, los accidentes leves en 2013 sumaron 1.713.315 incidencias, según el sistema CICOS (Centro de Informático de Compensación de Siniestros) al que están conectadas todas las aseguradoras que operan en España. Tanto para solucionar accidentes graves como para tramitar la reparación de un pequeño golpe, existe un procedimiento a seguir que facilita la tramitación del seguro de coche y agiliza la reparación del vehículo.

 

El seguro de coche resuelve al año más de 1,7 millones de accidentes leves

 

Cuando se produce un siniestro, una vez que se ha atendido a las posibles víctimas -si las hubiera- y se las ha puesto a salvo, hay que pensar en la necesidad de ponerlo en conocimiento del seguro de coche y acreditar las circunstancias que rodean el accidente para determinar las responsabilidades en el mismo. Para ello debe haber un documento que describa lo que ha pasado y acredite que eso ha sucedido así. Son dos los documentos que cumplen esta función:

  • Parte Europeo de Accidente: una declaración amistosa de siniestro, que sigue un único modelo para toda la UE, y se convalida con la firma de los implicados en el siniestro.
  • Atestado: Documento oficial, expedido por la autoridad competente (Guardia Civil, Policía Local, etc.) que certifica las circunstancias de un siniestro. La autoridad se persona en el lugar del accidente y solicita a las partes implicadas los datos necesarios y transcribe la descripción de los hechos, relatada por los implicados y los posibles testigos. Además, puede incorporar datos y pruebas que los agentes consideren de interés (metros de frenada, fotografías, test de alcoholemia de los conductores, etc.) y la reconstrucción de los hechos, en base a esos datos y pruebas. Es la vía a seguir en los casos de accidentes más graves.

En el caso de que utilicemos un parte amistoso de accidentes, hay que tener en cuenta que, al ser el principal documento acreditativo del siniestro, es muy importante rellenarlo correctamente y contrastar en lo posible la información que consigne la parte contraria. Es importante comprobar que datos como el nombre o el DNI son correctos para evitar problemas. El documento oficial de parte incluye una serie de instrucciones que te pueden guiar a la hora de cumplimentar el modelo, que consta de:

  • Datos del conductor, de la compañía aseguradora y de la póliza del seguro de coche.
  • Descripción del siniestro, con los datos de los vehículos y un espacio reservado para que dibujes un croquis del accidente.
  • También existe un espacio de “Observaciones” en el que cada parte puede escribir lo que considere oportuno.
  • La firma. Es fundamental que el parte cuente con la firma de todos los implicados. Sin la firma, el parte no tiene validez.

Normalmente, cuando los implicados en un siniestro se acogen al parte amistoso no suele haber problemas para completar el documento y firmarlo. Cada conductor debe quedarse con una copia debidamente cumplimentada del parte amistoso que deberán entregar a sus respectivas aseguradora en un plazo inferior a siete días.

El seguro de coche se hará entonces cargo del problema y te ofrecerá diferentes opciones y servicios (talleres concertados, coche de sustitución, servicio taxi…), en función de las condiciones de tu póliza. La oferta en seguros de coche es muy amplia y comparadores como Turboseguros.com te ayudan a encontrar el seguro de coche más completo al precio más ajustado.

Si en este proceso surgieran diferencias entre las partes y una de ellas se negase a firmar el parte amistoso, es preciso llamar a la policía o la Guardia Civil de Tráfico para que la autoridad realice el correspondiente atestado que acredite las circunstancias del siniestro. La presencia de las fuerzas de seguridad es también imprescindible en los casos en que una de las partes implicada en el siniestro se dé a la fuga tras el incidente. En este caso, es clave tomar nota de la matrícula del coche fugado.

 

Imagen: Eu – (CC BY 2.0) via Flickr

Seguros de coche

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *