Seguro de comunidades, ¿es realmente necesario?

Muchos pensarán que contratar un seguro para la comunidad de vecinos es una pérdida de tiempo y dinero. Otros habrá que decidan dejar el tema en manos de los administradores o del presidente de la comunidad. Pero lo cierto es que en edificios con zonas comunes, como garajes, jardines o piscina, los daños que se produzcan en espacios que son de los vecinos, también son responsabilidad de todos. Con las consecuencias que ello conlleva para la seguridad y la economía de los vecinos del inmueble.

 

El seguro de comunidades es siempre recomendable

 

Obviamente, es mejor tener un seguro de comunidad en caso de que suceda cualquier incidente, como un incendio, robos, escapes de agua o cualquier desperfecto, en esas zonas que son comunes. Probablemente, el seguro de comunidades puede evitar derramas inesperadas o incluso hacer frente a importantes pagos por estos sucesos, que pueden resultar un problema para la economía de los vecinos.

Lo mismo sucede con la responsabilidad civil frente a terceros, de la que tendrían que responder de forma solidaria todos los integrantes de la comunidad con su propio patrimonio, además de hacerse cargo de la defensa jurídica.

Además, una comunidad de vecinos es en sí misma un entorno en el que pueden darse problemas internos: reclamaciones de servicios que se presta al edificio, problemas de mantenimiento o incluso el impago de alguno de los vecinos pueden desembocar en una reclamación en los juzgados a costa del presupuesto de la comunidad. A no ser que exista un seguro que incluya la garantía de defensa jurídica.

 

¿Es obligatorio un seguro de comunidad?

El seguro de comunidades es siempre recomendable, aunque no es obligatorio en toda España. La Ley de Propiedad Horizontal estatal sólo establece que en el fondo de reserva haya una dotación para contratar un seguro para los daños en la finca o a terceros. En algunas comunidades autónomas, como Madrid, han legislado sobre el tema y sí lo consideran obligatorio para edificios construidos o reformados después de 1999.

Las coberturas más adecuadas dependen de cada comunidad de vecinos. Por eso, las aseguradoras diseñan seguros flexibles que puedan adaptarse a cualquier situación. No obstante, algunas coberturas básicas no deben faltar, tales como:

  • Responsabilidad civil a terceros.
  • Daños por incendio, explosión y humo.
  • Daños por agua (rotura de tuberías, goteras, escapes).
  • Roturas de cristales y espejos
  • Robo y expoliación
  • Asistencia jurídica

En cualquier caso, cada comunidad de vecinos es un mundo, y lo mejor es dejarse aconsejar para proponer en la próxima reunión de vecinos el mejor seguro para tu comunidad de vecinos. En Turboseguros.com encontrarás una amplia oferta de seguros de comunidades para tu edificio y te asesorarán para dar con las mejores coberturas.

Imagen: Owl2Doc (CC BY-SA 3.0) via Wikimedia.org

Seguros de hogar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *