Seguro de Hogar: Si cambia tu casa, tu póliza debe adaptarse

Ahora que comienza septiembre y arrancamos el curso con energías renovadas, puede que durante las vacaciones hayamos pensado en nuevos proyectos que tengan que ver con nuestra casa, como ampliar una habitación o tomar la determinación de hacer una piscina en el jardín. Sin embargo, debemos ser conscientes de que cuando cambiamos las condiciones de nuestra vivienda, la póliza que la protege debe cambiar también. Un seguro de hogar protege tu casa teniendo en cuenta unas determinadas circunstancias y si los cambios modifican esa situación, los riesgos también varían.

 

El seguro de hogar protege tu casa según las condiciones que figuran en la póliza.

 

Al contratar un seguro de hogar, nuestra póliza recoge las características concretas de la vivienda, según le hemos indicado a la compañía aseguradora. Esa descripción sirve a nuestra aseguradora para evaluar los riesgos que cubrirá nuestra póliza y se utilizarán para calcular la prima del seguro de hogar.

Normalmente, las compañías de seguros recaban datos de nuestra casa sobre ámbitos como su ubicación, su uso o su antigüedad. Pueden preguntarnos sobre:

  • Tipo de vivienda: Si es un piso en altura o un chalet, por ejemplo.
  • Ubicación de la vivienda: Las aseguradoras están interesadas en saber si la vivienda está dentro de un núcleo urbano o no.
  • Uso de la vivienda: Si es primera o es una segunda residencia. O incluso si se destinará al alquiler.
  • Datos sobre su construcción: Antigüedad del inmueble, materiales, sistemas de seguridad…
  • Cantidades aseguradas: valor asegurado para el continente y el contenido.

Si estos datos cambian con el paso del tiempo, nuestro seguro deberá cambiar también, lo mismo que el precio de la prima, que puede subir o bajar en función de estos cambios y cómo inciden en la evaluación de riesgos de la vivienda. Es más, se puede dar el caso de que la aseguradora rechace renovar el seguro ante determinados cambios o no acepte asegurar los mismos riesgos.

En esas circunstancias, siempre podrás encontrar un apoyo en herramientas como Turboseguros.com que te ayudan a encontrar tu seguro de hogar entre una amplia oferta de pólizas.

 

¿Qué pasa si no avisamos al seguro de los cambios?

Si no avisamos a la compañía aseguradora de los cambios que se producen en la vivienda asegurada o que afecten a los elementos que están bajo la cobertura del seguro podemos buscarnos un problema.

En primer lugar, debemos tener en cuenta que es obligatorio avisar a la aseguradora de los cambios lo antes posible, sin esperar a la renovación de la póliza. La Ley de Contrato del Seguro establece que el titular debe comunicar a la aseguradora todas aquellas circunstancias que disminuyan o agraven el riesgo asegurado de nuestra vivienda.

 

La ley obliga a comunicar a la aseguradora los cambios en el hogar asegurado

 

Además, en caso de siniestro, el seguro sólo cubrirá los riesgos de la vivienda conforme a los datos que figuran en la póliza. Si esto cambia, podríamos quedar en situación de infraseguro o encontrarnos con problemas a la hora de declarar un siniestro.

Para comunicar estos cambios, las aseguradoras cuentan con departamentos de atención al cliente que gestionan estos casos, aunque proliferan cada vez más las aplicaciones 'online' que facilitan estos trámites a los usuarios. Al comunicar a la aseguradora los cambios en la situación de la vivienda o sus características, se pueden dar diversas situaciones:

  • Si el cambio reduce el riesgo, al recalcular el riesgo la prima se abarataría. Por ejemplo, si nos hemos desprendido de un electrodoméstico o unas joyas que suponían una parte del capital asegurado del contenido, el seguro debe tenerlo en cuenta al recalcular la prima.
  • Si el cambio aumenta el riesgo, la prima subirá. Un cambio de este tipo puede ser el cambiar el uso de la casa y dejarla como segunda residencia, o ampliar la superficie de la casa tras una reforma.

Puede que el cambio altere la evaluación de riesgos de tal manera que el seguro no quiera seguir asegurando la casa. La aseguradora dispone de un plazo de dos meses para proponer los cambios oportunos en el contrato y de un mes para rechazarlos. Por su parte, los titulares disponen de 15 días para contestar a la propuesta de adecuación de la póliza del seguro de hogar. Si no hay respuesta en ese plazo, se entiende que se acepta la modificación.

 

El seguro de hogar puede ver modificada la prima al cambiar elementos de la casa.

 

En todo caso, ése puede ser un buen momento para buscar seguros de hogar baratos y comparar, por si la propuesta de tu aseguradora no acaba de convencerte. Internet y los comparadores como Turboseguros.com hacen más fácil calcular el seguro de hogar y beneficiarte de las mejores ofertas de una selección de aseguradoras, para encontrar la póliza que mejor se adapte a tu casa y tu bolsillo.

 

Imagen 1: Imagen de dominio público.
Imagen 2: Pablo BD (CC BY-SA 2.0) via Flickr.
Imagen 3: A y A Pintura y Decoración (CC BY-SA 2.0) via Flickr.

Seguros de hogar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *