Seguros para no preocuparte por tu casa

Pocas cosas son tan nuestras como nuestro propio hogar, nuestra casa. Por eso es importante saber qué alternativas nos ofrecen las compañías de seguros para asegurar una vivienda y lo que contiene, y enterarnos de cuáles son los riesgos que amenazan nuestro hogar y afrontarlos con la póliza más adecuada. Saber qué seguro debes contratar en todos los casos te garantiza que estás invirtiendo adecuadamente tu dinero en las pólizas que necesitas, sin dejar nada fuera de tu seguro.

seguros de hogar

Los Seguros de Hogar, como todos los seguros, cubren riesgos que amenazan el ámbito de lo asegurado, en este caso, tu casa y lo que hay en ella. Podemos hablar de dos grandes familias de riesgos en los seguros de hogar:

  • La Responsabilidad Civil: son los daños que puedes provocar a un tercero. Por ejemplo: cuando una fuga de agua en tu instalación acaba calando el techo del vecino.
  • Tu Patrimonio: Tus pertenencias, lo que guardas en tu casa y que puedes perder en caso de robo, incendio, inundación, etc.

En el Seguro de Hogar, además, debes tener en cuenta los conceptos de Continente y Contenido. El primero equivale al valor de construcción de la vivienda (sin contar el suelo sobre el que se levanta) y el contenido es el valor de las cosas que tienes dentro.

Una vez determinados los riesgos, puedes optar por proteger cada uno de ellos con un seguro diferente, pero resulta mucho más económico y eficaz contratar un Seguro Multirriesgo de Hogar. Estos seguros, de los que encontrarás una amplia oferta en el mercado, incluyen la mayoría de las coberturas e incorporan servicios que pueden interesarte. En general, en los Seguros Multirriesgo de Hogar no falta:

  • Seguro de Responsabilidad Civil que cubra los daños que tú y tu familia podáis provocar. Algunos, incluso incluyen la Responsabilidad Civil sobre tus mascotas.
  • Incendios y daños provocados por una explosión (p.e. por escapes de gas)
  • Robo, que puede abarcar desde la sustracción de bienes de la casa al atraco, y cubre los daños causados como consecuencia de cualquiera de esos delitos.
  • La indemnización por atraco fuera de la vivienda, así como la reposición de llaves o sustitución de cerraduras, y uso fraudulento de tarjetas de crédito sustraídas.
  • Daños provocados por fugas de agua y su reparación.
  • Defensa Jurídica y reclamaciones ante terceros.
  • Daños a bienes refrigerados, que cubre lo que guardes en frío y se pierda por culpa de un apagón.
  • Daños eléctricos por subidas de tensión, caída de rayos o corrientes eléctricas anormales.
  • Pérdida de alquileres o gastos de vivienda mientras se reparan los daños garantizados, así como los gastos derivados de la inhabitabilidad de la vivienda a causa del siniestro.
  • Rotura de cristales, elementos sanitarios y placa vitrocerámica.

También debes saber que cuando contratas una póliza de daños a la vivienda, además de las garantías indicadas, el propietario queda automáticamente protegido por el Consorcio de Compensación de Seguros contra daños de naturaleza extraordinaria. Hablamos de catástrofes como inundaciones y huracanes, o actos terroristas e, incluso, la caída aerolitos, entre otros.

Seguros de hogar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *