Diferencias entre un Seguro de Salud y un Seguro de Enfermedad

El cuidado de la salud y la cobertura en caso de enfermedad puede ser objeto de diferentes tipos de pólizas. Los Seguros de Salud o Seguros Médicos son los que generalmente asociamos a la cobertura de tratamientos y asistencia sanitaria, aunque no son las únicas pólizas que nos ofrecen protección en caso de enfermedad. Por ejemplo, existen los Seguros de Enfermedad, que también nos cubren ante problemas de salud, aunque sus garantías no son iguales a las que ofrecen las tradicionales pólizas de asistencia sanitaria.

 

Seguro Medico y Seguro de Enfermedad

 

Es cierto que la cobertura de ambas pólizas pretende proteger al asegurado ante la aparición de una enfermedad. Cuando la enfermedad aparece, los Seguros de Salud y de Enfermedad activan sus garantías, aunque sus coberturas actúan de una manera muy diferente en cada caso.

 

Dos formas de asegurar la salud y protegernos frente a la enfermedad

En el sector asegurador, donde todo debe ser definido para identificar exactamente los riesgos que hay que cubrir, se considera enfermedad aquella alteración del estado de salud originada por una patología que se presenta de forma involuntaria, y que puede ser comprobada por un profesional de la medicina.

De esta forma, si un asegurado se ve afectado por una enfermedad, el Seguro Médico le proveerá de la posibilidad de ser atendido por especialistas y las coberturas de la póliza le darán acceso a tratamientos en centros privados que ayuden al asegurado para conseguir su recuperación. Se trata de una cobertura basada principalmente en la prestación de servicios sanitarios, más que en una indemnización (aunque también se puede indemnizar al cliente).

En cambio, los Seguros de Enfermedad, también conocidos como Seguros de Subsidio, protegen al asegurado de las consecuencias económicas derivadas del empeoramiento de su estado de salud.

 

El Seguro de Salud: Asistencia sanitaria y prevención

La cobertura de los Seguros de Salud consiste en asumir los gastos derivados de la asistencia sanitaria. De esta forma, las pólizas de asistencia sanitaria proveen a sus asegurados de las consultas y tratamientos médicos que se incluyan en la póliza, como hacen las pólizas de cuadro médico, o reembolsan a sus clientes os gastos en los que haya incurrido al recibir determinadas asistencias, como ocurre en la modalidad de reembolso.

Además, es normal que para algunas especialidades, pruebas y tratamientos la aseguradora establezca un copago en el que el cliente asume una parte del coste de la asistencia.

En cualquier caso, lo que distingue a los Seguros de Asistencia Sanitaria es que la aseguradora es la responsable de ofrecer al asegurado la prestación de los servicios médicos y quirúrgicos,  dentro de los límites y condiciones que establezca el contrato del seguro.

 

La cobertura económica del Seguro de Enfermedad

Si un asegurado cae enfermo, es probable que se vea impedido para realizar su actividad y puede verse en la necesidad de ser ingresado y pasar un tiempo hospitalizado hasta su recuperación.

En estos casos, el Seguro de Enfermedad ofrece una indemnización que compensa la ausencia de ingresos del cliente durante el periodo que dura la enfermedad, una cobertura que tiene mucho más sentido si cabe en el caso de trabajadores autónomos y profesionales que trabajan a comisión.

Además, cuando la evolución de la enfermedad desemboca en una situación de incapacidad total o absoluta que impida al enfermo mantener su puesto de trabajo o, incluso, le invalide para desempeñar otro empleo, el Seguro de Enfermedad puede indemnizar al asegurado para paliar esta situación y cubrir gastos relacionados con la patología que ha originado esa invalidez.

 

Seguro de Salud y Seguro de Enfermedad

 

Características del Seguro de Enfermedad

En las pólizas de Enfermedad, el riesgo asegurado es la posible enfermedad que pueda sufrir el cliente, indemnizando con una cantidad de dinero las consecuencias derivadas del empeoramiento de su estado de salud. En estas pólizas, se contrata un capital asegurado que cubre este tipo de siniestros aunque no existe una relación directa con el coste real que supone la enfermedad.

Su funcionamiento es sencillo, ya que las garantías de estas pólizas se basan en compensar la pérdida de ingresos que genera con una indemnización diaria por cada día de incapacidad temporal hasta un límite que queda establecido en las condiciones de la póliza.

No obstante, en los Seguros de Enfermedad, como en muchos otros tipos de pólizas, es muy amplio el abanico de coberturas y son diversas las situaciones indemnizables, según el condicionado de la póliza. De esta forma, podemos encontrar coberturas como:

Incapacidad Temporal

Con garantías que cubren los casos en que por enfermedad el cliente tiene que interrumpir temporalmente su actividad laboral. Se contrata un capital asegurado y un periodo de cobertura que marcará la cuantía de la indemnización.

Hospitalización

Cubre los gastos derivados de la hospitalización de las personas aseguradas, como consecuencia de una enfermedad. Incluso, existen pólizas que ofrecen una indemnización en caso de sufrir una intervención quirúrgica. De igual manera, se contrata un capital asegurado con el que se indemniza este supuesto.

Enfermedades Graves

Hay pólizas que indemnizan con un capital asegurado a sus clientes en caso de que se les diagnostique una enfermedad con alto riesgo para la vida, como un cáncer, o que sufran un accidente cardiovascular.

Incapacidad permanente total o absoluta

Entre las garantías que acompañan a este tipo de pólizas podemos encontrar la cobertura de invalidez que cubre situaciones en las que la enfermedad y sus secuelas impiden al asegurado seguir realizando su actividad profesional o le incapacitan para trabajar en cualquier empleo.

 

Una de las cosas que debemos tener en cuenta a la hora de contratar un Seguro de Enfermedad es que estas pólizas suelen contemplar un período de carencia, es decir, un plazo desde la contratación del seguro en el que no está cubierto el riesgo. Es una cláusula que también afecta a muchas coberturas de los Seguros Médicos y que el cliente debe conocer para no llevarse sorpresas.

Además, es interesante saber que podemos encontrar coberturas del Seguro de Enfermedad en ofertas de Seguros de Salud. Se trata de garantías que son complementarias para una protección integral del asegurado en caso de enfermedad y hay aseguradoras que ofrecen pólizas en las que, además de cubrir la asistencia sanitaria, se indemniza la pérdida de ingresos por causa de nuestra salud.

 

Compara y asegura tu salud con la mejor póliza

Como vemos, la protección de nuestra salud muestra diversos frentes y es muy amplia la oferta que se centra todo lo relacionado con la prevención de la enfermedad, la asistencia sanitaria y la cobertura de las consecuencias económicas por una alteración de nuestra salud. Comparar se hace necesario para conseguir un Seguro Médico adecuado y que se ajuste a nuestro bolsillo.

Sin embargo, contratar un Seguro de Salud barato y con las coberturas más interesantes no tiene que ser difícil ni complicado. Nuestro comparador de seguros médicos te permite ahorrar tiempo y dinero, para conseguir la póliza que buscas sin esfuerzo y con el mejor asesoramiento de nuestros profesionales.

Sólo tienes que rellenar un formulario y comparamos las mejores ofertas de Seguros de Salud para conseguir la póliza a tu medida y al mejor precio, con la garantía de las aseguradoras líderes del mercado.

Seguros de salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *