El certificado de seguros de vida, ¿por qué es importante conocerlo?

Contratar un seguro de vida o firmar pólizas de cobertura en caso de defunción son trámites que a veces realizamos con la mayor discreción. Muchos asegurados no comentan que han decidido contratar una póliza de accidentes, ni siquiera a los más allegados, sólo por no preocuparles o evitar conversaciones incómodas. Lo cierto es que cuando ocurre cualquier desgracia y un familiar muere, es muy posible ni siquiera las personas más cercanas sepan a ciencia cierta qué seguro de vida tiene a esta persona como asegurado, y puede que, sin saberlo, sean beneficiarios de una indemnización que desconocen.

 

El certificado de seguros de vida constata las pólizas de vida de una persona fallecida

 

El certificado de seguros de vida es la solución que la normativa ha puesto a disposición de los usuarios para resolver estos casos. El denominado certificado de contratos de seguros de cobertura de fallecimiento es un documento que acredita qué contratos en los que figura como asegurada la persona fallecida siguen en vigor y especifica con qué entidad aseguradora están contratados esos seguros. Los datos se encuentran disponibles en el Registro de Contratos de Seguros de Cobertura de Fallecimiento durante un plazo de cinco años desde la fecha de la defunción.

En el certificado de seguros de vida podemos conocer los contratos firmados por el difunto relativos a los seguros de vida con cobertura de fallecimiento y a los seguros de accidentes en los que se cubra la contingencia de la muerte del asegurado, ya se trate de pólizas individuales o colectivas. Asimismo, si la persona fallecida no figura como asegurada en ningún contrato, también se refleja en ese certificado.

 

Cómo solicitar el certificado de seguros de vida

Si dispones de firma electrónica puede optar por la tramitación electrónica de su solicitud por medio de la Sede Electrónica del Ministerio de Justicia.

Si prefieres solicitarlo de forma presencial o por correo, es necesario hacerlo a través del Modelo 790 que también está disponible en el apartado de Trámites y gestiones personales de la web del Ministerio de Justicia. Este documento se expide en las gerencias territoriales del Ministerio de Justicia y en los Registros Civiles de toda España.

Hay que rellenar este formulario y presentar el Certificado Literal de Defunción original o una fotocopia compulsada, en el que deberá constar necesariamente el nombre de los padres del fallecido. También es aconsejable tener a mano el DNI/NIE del fallecido o, en caso de no tenerlo, otro documento de identidad del país de origen del difunto.

Seguros de vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *