Qué debes saber antes de firmar un contrato de Seguro de Vida

Firmar un contrato de Seguro de Vida es una decisión inteligente, que nos da la tranquilidad de proporcionar a la familia un apoyo económico que, en caso de fallecimiento, pueda ayudarles a recuperar la normalidad y seguir con el día a día. Además, ofrece coberturas que pueden sacar a la familia de un importante apuro económico en caso de que el asegurado se vea impedido de seguir trabajando por una invalidez o incapacidad, sobrevenida como consecuencia de una enfermedad o un accidente.

 

El contrato del Seguro de Vida

 

No obstante, muchos clientes siguen teniendo dudas sobre la duración, coberturas y condiciones que rigen los contratos de Seguro de Vida. Sin embargo, antes de firmar nada, conviene estar informado de algunas cuestiones referidas a este tipo de pólizas, para tener un mejor criterio a la hora de comparar las diferentes ofertas de Seguros de Vida y evitar sorpresas desagradables en algunos casos. En general, es fundamental leerse con detenimiento las condiciones de la póliza para conocer las coberturas y exclusiones de la póliza. Además, te detallamos algunos puntos importantes que deberías considerar antes de firmar.

 

Puntos a considerar antes de firmar el contrato de tu Seguro de Vida

 

El cuestionario de salud y la cobertura de la póliza

Antes de firmar el contrato del Seguro de Vida, la aseguradora pasará al cliente un cuestionario de salud, que el asegurado tiene la obligación de responder verazmente. La importancia de este documento estriba en que la entidad realizará la evaluación del riesgo basándose en las declaraciones que figuran en ese cuestionario, y calculará la prima de la póliza en función de las mismas.

La Ley 50/1980 de Contrato de Seguros, en su artículo 10, deja claro que “el tomador del seguro tiene el deber, antes de la conclusión del contrato, de declarar al asegurador, de acuerdo con el cuestionario que éste le someta, todas las circunstancias por él conocidas que puedan influir en la valoración del riesgo”. La ley le exonera de este deber si la aseguradora no le hace este cuestionario o no le pregunta por alguna circunstancia que pueda incluir en la valoración del riesgo.

Además, en las condiciones de la póliza se establece el deber del asegurado de informar a la compañía de seguros de aquellos cambios en las circunstancias personales que puedan suponer una agravación del riesgo, tales como un cambio de profesión, un cambio de residencia, un largo viaje o la práctica de deportes de riesgo, por ejemplo. Si eso agrava los riesgos, nos podrían subir el precio de la póliza.

 

¿Quiénes pueden ser beneficiarios de la póliza?

Los beneficiarios del Seguro son las personas designadas por el tomador para cobrar la indemnización garantizada en la póliza. Esta designación se puede realizar en el momento en que se firma el contrato del Seguro de Vida, aunque se puede modificar posteriormente a través de un escrito que el titular de la póliza debe presentar a la compañía aseguradora, como te contamos en este post sobre los beneficiarios del Seguro de Vida. Asimismo, la Ley permite designar a los beneficiarios de la póliza en testamento.

A la hora de elegir a los beneficiarios, se pueden designar a una o varias personas como destinatarias de la indemnización. Y si no se estipula condición en contra, entre todas ellas se repartirá la indemnización por fallecimiento a partes iguales.

En este sentido, cabe recordar que la aseguradora abonará la indemnización si ésta es reclamada tras el fallecimiento del asegurado. Para ello, el beneficiario deberá contactar con el seguro, póliza en mano, para tramitar el pago del capital asegurado. Generalmente, tendrá como plazo máximo 7 días para informar del siniestro y realizar los trámites de reclamación.

 

¿Cuándo empieza la cobertura del Seguro de Vida?

En cualquier caso, lo primero que debemos tener presente es que las garantías y servicios que nos ofrece una póliza de Vida-Riesgo generalmente son efectivas si la póliza está en vigor en el momento en que se produce el fallecimiento o la invalidez en su caso. El contrato del Seguro de Vida se considerará formalizado y en vigor desde el momento en que el tomador firma la póliza y paga la prima.

Además, el cliente dispone del plazo de un mes, a contar desde la fecha de entrega de la póliza para comprobar que todos los datos y las condiciones del Seguro son correctos. En caso de no serlo, podrá pedir la rectificación de los mismos.

Asimismo, el tomador de la póliza tiene la facultad de resolver o anular el contrato del Seguro dentro del plazo de 30 días siguientes a la fecha en la que la aseguradora le entregue la póliza o documento de cobertura provisional.

 

El contrato de Seguro de Vida Riesgo

 

¿Qué ocurre si dejo de pagar la prima?

Por norma general, el contrato del Seguro de Vida suele tener una vigencia anual y se renueva cada año mediante el pago de la prima de la póliza. En caso de impago de alguno de los recibos, la cobertura puede quedar suspendida un mes después el día de su vencimiento. Además, en las condiciones de la póliza suele subrayarse que si el cliente no paga la prima y se produce un siniestro, la aseguradora quedaría liberada de su obligación de prestar cobertura al siniestro.

Otra cosa es que se produzca la reducción del Seguro, que supone una modificación del contrato de Seguro de Vida por la que el tomador deja de pagar primas y, en lugar de producirse la extinción del contrato, éste se mantiene vivo con una menor suma asegurada.

Para poder acogerse a esta posibilidad, contemplada en la Ley 50/1980, debe haber transcurrido un plazo previsto en la póliza que no podrá ser superior a los 2 años desde la vigencia del contrato. Generalmente, una vez se produce la reducción del Seguro, no es necesario seguir pagando primas. A partir de entonces, la falta de pago de la prima producirá la reducción del seguro conforme a una tabla de valores que debe acompañar a la póliza.

En estos casos, el tomador tiene derecho a la rehabilitación de la póliza en cualquier momento, siempre que se produzca antes del fallecimiento del asegurado, aunque deberá cumplir las condiciones establecidas en la póliza.

 

¿Cómo puedo rescatar el dinero del Seguro de Vida?

El contrato del Seguro de Vida contempla la posibilidad del rescate, un derecho que la ley concede al tomador por el que, tras haber pagado las dos primeras anualidades, le permite obtener de manera anticipada la totalidad o parte de la indemnización que le corresponde cobrar, proporcional a una tabla de valores que debe incluirse en la póliza.

Además, la Ley de Contrato de Seguro establece que en la póliza debe explicarse cómo se puede ejercer el derecho de rescate, así como el de reducción de la suma asegurada, de modo que el asegurado pueda conocer en todo momento el correspondiente valor de rescate o de reducción.

 

Compara antes de contratar tu Seguro de Vida

El último consejo que nos parece importante recordar es que tengas en cuenta que en cuestión de Seguros, para ahorrar hay que comparar. Si quieres contratar un Seguro de Vida barato pero con todas las garantías que ofrecen aseguradoras de primer nivel, te proponemos que pruebes nuestro comparador de seguros online para asegurar tu futuro.

De esta forma, ahorrar en el Seguro es fácil y apenas te robará unos minutos para completar un cuestionario. Con estos datos compararemos para ti las mejores ofertas en Seguros de Vida-Riesgo hasta conseguirte una póliza a la medida y al mejor precio, ofrecida por aseguradoras líderes de toda confianza.

Seguros de vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *