Seguro de Vida: ¿Cómo influye la esperanza de vida?

Vivimos más que antes, y viviremos más que ahora, con todas sus consecuencias. Los últimos estudios sobre esperanza de vida avanzan su constante aumento en los países desarrollados, incluido España. Contar con la previsión de que, según las estadísticas, viviremos más años, puede cambiar nuestro punto de vista sobre cómo asegurar nuestro futuro y el de nuestra familia. ¿Es un Seguro de Vida una buena opción para la seguridad que buscamos? ¿Qué póliza puede ayudarnos para afrontar esta etapa de nuestra jubilación que, según parece, se prolongará durante más tiempo?

 

Seguros de Vida y la edad

 

La reflexión parte de un reciente estudio sobre la esperanza de vida en países industrializados, publicado en la revista británica The Lancet y realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), Imperial College London y las universidades de Northumbria y Washington. Según esta publicación, la esperanza de vida seguirá creciendo en el mundo desarrollado hasta 2030, y llegaría a superar los 90 años en Corea del Sur, el Estado donde se prevé una mayor longevidad.

 

El desafío de asegurar una vida más longeva

España estaría entre los países con mayor esperanza de vida. Las mujeres españolas tendrán una esperanza de vida de 88,07 años, la cuarta más alta, mientras que los hombres alcanzarán una esperanza de vida de 83,47 y quedarían en séptima posición). Si comparamos las proyecciones del estudio, con la esperanza de vida de los españoles en 2010, que fue de 84,83 y 78,66 años, respectivamente, comprobamos que en estas dos décadas ganaremos entre 3 y 5 años más de vida.

El aumento de la esperanza de vida es una gran noticia, pero entraña una serie de desafíos, tanto personales como sociales, que más tarde o más temprano tendremos que afrontar. Todos hemos oído hablar de la sostenibilidad de nuestro sistema público de pensiones y de las dudas que genera, al relacionar nuestra proyección demográfica, la esperanza de vida y la evolución del empleo en nuestro país.

El Gobierno ha apostado por una progresiva ampliación de la edad de jubilación para garantizar las pensiones de quienes hoy están contribuyendo a las mismas con su trabajo, aunque hay voces que lo consideran insuficiente y el temor de ver reducida nuestra pensión en el futuro es generalizado.

 

Un Seguro de Vida para proteger a nuestra familia

Proteger nuestro futuro y el de nuestros seres queridos con un Seguro de Vida es una alternativa interesante para paliar las consecuencias de un suceso tan trágico para una familia como es la muerte o la invalidez sobrevenida a causa de un siniestro, un accidente o una enfermedad. Pero una de las características de los Seguros de Vida Riesgo es que, en general, tienen una duración máxima y llegada una determinada edad, entre los 75 y los 80 años, no se pueden renovar.

Hay pólizas de vida con carácter vitalicio que tienen, además, un componente de ahorro, pero la mayoría de Seguros de Vida son temporales. Es importante tener en cuenta esta característica y lo que supone, ya que si el asegurado sobrevive al plazo de vencimiento de la póliza y no hay renovación, el contrato se cancela y la aseguradora no tiene que restituir las primas aportadas.

 

La edad condiciona los Seguros de Vida

La edad es un factor importante a la hora de decidir qué Seguro nos conviene contratar. En este blog ya hemos hablado de las ventajas que tiene contratar un Seguro de Vida cuando somos más jóvenes, ya que los riesgos de fallecimiento son menores si la salud nos acompaña, y eso se traslada al precio de la prima.

De hecho, una consecuencia del paulatino envejecimiento de la población española es que las aseguradoras calcularán sus riesgos en base a la nueva perspectiva vital. Si la esperanza de vida sube, la posibilidad de que el asegurado viva más años también aumenta, al tiempo que disminuyen los riesgos. Eso puede influir a la baja en el cálculo de la prima de las pólizas de vida.

 

Seguros de Vida iguales para hombres y mujeres

En este sentido, hay quien puede pensar que si la esperanza de vida de las mujeres es mayor que la de los hombres, las pólizas para ellas serán más baratas. Lo cierto es que, tradicionalmente, ha sido así, ya que las aseguradoras se ajustaban a sus cálculos de riesgo y llegaban a la conclusión de que una menor probabilidad de muerte implicaba un menor riesgo para la aseguradora y, en consecuencia, se trasladaba a la prima este menor riesgo. De esta forma, el Seguro de Vida era más barato para las mujeres que para los hombres, manteniendo el resto de consideraciones constante.

Sin embargo, la Directiva del Consejo Europeo 2004/113/CE por la que se aplica el principio de igualdad de trato entre hombres y mujeres al acceso a bienes y servicios, y la interpretación que de ella han hecho los tribunales en España, han concluido que esta práctica es invalida en nuestro país y actualmente el sexo de la persona asegurada no puede dar lugar a diferencias en las primas que paga por los Seguros contratados, no solo los de vida.

 

Seguros de Vida para mayores

Por otro lado, vivir más años y trabajar más también puede animarnos a pensar en Seguros de Vida a una edad más avanzada, y eso también se está dejando notar en la oferta de las aseguradoras. El aumento de la esperanza de vida y la extensión de la etapa laboral hacen que cada vez sea más frecuente encontrar casos en los que, a esas edades, el cabeza de familia sigue siendo el principal sustento del hogar. En estas situaciones, la protección económica de la familia sigue teniendo todo el sentido.

 

Seguros de Vida para mayores

 

El momento vital en el que decidimos contratar un Seguro de Vida es un elemento fundamental para determinar el riesgo asegurable, aunque cada vez encontramos más alternativas que permiten la contratación de una póliza a edades que antes no eran aceptables para las entidades.

Por otro lado, existen alternativas más adecuadas al perfil de cliente que llegada una edad, busca una seguridad para su futuro como pensionista, tanto desde una perspectiva económica, como de salud. Dos destacan en este ámbito:

 

El Seguro de Rentas Vitalicias

El Seguro de Rentas Vitalicias es un tipo de póliza pensada para personas de edad avanzada que garantizan al tomador de la póliza una renta periódica vitalicia hasta su fallecimiento. A cambio, el asegurado se compromete al pago de una prima, ya sea mensual o única, que ofrece una rentabilidad que va en función de la esperanza de vida y la renta acordada. Se trata de pólizas pensadas como complemento de la pensión, que ofrecen una estabilidad económica para los años de nuestro retiro.

 

Los Seguros de Dependencia

Los Seguros de Dependencia no se consideran pólizas de vida, ya que realmente garantizan la prestación de servicios o la indemnización para cubrir las necesidades derivadas de una situación de dependencia, entendida como una limitación física o psíquica del asegurado, que le impide realizar las actividades básicas del día a día. De esta forma, reduce la carga familiar que supone la reducción de la autonomía personal, ya sea por causa de la edad, un accidente o una enfermedad.

 

Contrata el Seguro de Vida adecuado a tu edad

Contratar un Seguro de Vida barato y adecuado a nuestras circunstancias requiere de cierto reposo comparando las diversas ofertas que podemos encontrar en el mercado. No todas las pólizas son iguales, ni son igual de convenientes unas y otras en cada momento vital en el que vivimos. Hoy que sabemos que estadísticamente vamos a vivir más años, cabe reflexionar sobre el tipo de protección que nos conviene de acuerdo con nuestra edad.

Afortunadamente, contamos con herramientas como nuestro comparador de seguros que nos ponen más fácil la decisión. Con sólo rellenar un formulario, nos ponemos a comparar para ti las mejores ofertas de Seguros de Vida y te conseguimos la póliza más económica de aseguradoras líderes y de total confianza. Además, contamos con un equipo de profesionales que te puede asesorar a la hora de elegir la cobertura que más te conviene, sin que te gaste más dinero del necesario.   

Seguros de vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *