Seguro de vida: ¿es buen momento para contratar?

El seguro de vida no es algo que tengamos que contratar por obligación. Nadie nos obliga a firmar una póliza para proteger a nuestra familia en caso de que suceda cualquier siniestro, aunque es probable que esa posibilidad nos haya hecho pensar alguna vez en la conveniencia de proteger a los que más queremos con un seguro de vida que cubra sus necesidades. Hay una amplia oferta y en Turboseguros.com te ayudamos a encontrar el seguro de vida que mejor se adapta a tus circunstancias. Pero, ¿cuándo es el momento de plantearse ese paso?.

 

¿No tienes aún un seguro de vida?

 

Es obvio que conforme cumplimos años, es más conveniente contratar un seguro de vida. No obstante, hay que tener en cuenta que los seguros de vida de algunas aseguradoras tienen un plazo de vigencia hasta los 65 o 70 años, y a esas edades puede ser difícil prorrogarlos. Fíjate bien en las condiciones de tu póliza y asegúrate de que tu seguro de vida puede protegerte cuando más falta te hace.

En los seguros de vida no sólo cuenta la edad. De hecho, lo más importante en estas pólizas son los beneficiarios, las personas que proteges con tu seguro. Por ese motivo, a la hora de plantearse contratar un seguro de vida es importante tener presente qué etapa vital estas pasando y la importancia de salvaguardar a los tuyos, en ese momento y en el futuro. Será entonces cuando el seguro de vida demuestre su verdadera utilidad.

Hay determinados momentos en los que es conveniente plantearse firmar un seguro de vida. Estos son algunos de ellos:

  • Si tenemos hijos: Cuando formamos una familia, nuestra vida cambia y el futuro queda definitivamente ligado a los hijos. Un seguro de vida garantiza cierta estabilidad económica que permitirá a esa familia con hijos seguir adelante. De hecho, el perfil de cliente de seguros de vida es un hombre, de entre 35 y 44 años que tiene una familia a su cargo. Hay que considerar la edad de los pequeños: puede que estén a punto de independizarse y sus necesidades no sean tan grandes. Pero si son pequeños, lo ideal es que asegures una suma que pueda cubrir tu salario neto durante un periodo de entre cinco y diez años.
  • Si tenemos hipoteca: Uno de los riesgos que más preocupan a las familias es perder la casa por no pagar la hipoteca. Hay seguros específicos que cubren ese riesgo y pagan el importe de lo que resta de pagar de la hipoteca, en caso de que fallezca el asegurado. En cualquier caso, un seguro de vida que cubra los pagos de este tipo de préstamos o de otros créditos (coche, moto, etc.) da una gran tranquilidad económica a la familia, sobre todo si la persona asegurada es el principal soporte económico del hogar.
  • Si queremos asegurar nuestra vejez: Hay pólizas que buscan generar ahorros que complementen la pensión que se recibe por parte del Estado cuando os hagamos mayores. Los seguros de vida con planes de pensiones o las diversas modalidades de seguros de vida-ahorro tienen ese objetivo. Estos seguros cubren el fallecimiento del asegurado y destinan una parte de la prima al ahorro, en forma de planes de pensiones o inversión en fondos. Son seguros que se contratan a partir de los 50 años, cuando el asegurado ya tiene a los hijos independizados y puede empezar a pensar en su vejez.
Seguros de vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *