Seguros de vida: la fiscalidad

Una de las razones que convencen a las personas que deciden contratar un seguro de vida tiene que ver con la fiscalidad de este tipo de pólizas. Además de proteger a las personas cercanas ante el riesgo de fallecimiento del asegurado y ofrecer una alternativa de ahorro interesante, es conveniente tener en cuenta cómo tributan los seguros de vida, según cada caso y circunstancia.

 

Los seguros de vida son objeto de diversos impuestos, según las circunstancias y el tipo de póliza.

 

En primer lugar, habría que diferenciar entre dos casos diferentes: cuando hablamos de los impuestos que afectan a las primas que mensualmente pagamos al seguro y cuando nos referimos a la fiscalidad de las prestaciones que nos ofrece el seguro de vida.

  • Fiscalidad de las primas y aportaciones al seguro de vida: Las aportaciones a cualquier seguro de vida no tienen de ninguna deducción, ni minoración en la base imponible del IRPF, excepto en el caso de los Planes de Previsión Asegurados (PPA), cuyas primas se consideran una reducción de los rendimientos del trabajo, hasta determinados límites. Los PPA son un tipo de seguro de vida ahorro que, además de funcionar como seguro de vida, tienen garantizado un interés y se proponen como complemento a las aportaciones del sistema de prestación de pensiones de la Seguridad Social.
  • Fiscalidad de las prestaciones en los seguros de vida: Pueden ser objeto de diferentes impuestos, según los casos y tipos de pólizas de vida.

 

¿Cómo tributan las prestaciones de los seguros de vida?

En los seguros de vida, son diversas las situaciones que nos podemos encontrar en las que la aseguradora responde con el pago de una indemnización ante un siniestro, dependiendo de la contingencia de la que estemos hablando y de las circunstancias personales en las que se produzca. De esta forma, podemos distinguir:

 

Cuando el tomador del seguro no es la misma persona que el beneficiario: En este caso, las cantidades aportadas por el seguro de vida tributan por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Este dinero se suma a los bienes heredados a la hora de calcular el impuesto. Existe una exención para el dinero de los seguros de vida cuando el beneficiario es el cónyuge, un ascendiente o un descendiente de hasta 9.195,49 euros por heredero, de forma general. No obstante, esta cantidad puede variar dependiendo de la comunidad autónoma, ya que la administración autonómica tiene capacidad de regular el Impuesto de Sucesiones.

 

En el seguro de vida, cuando el tomador no es la misma persona que el beneficiario, es el Impuesto de Sucesiones el que tributa sobre la indemnización del seguro.

 

Cuando el tomador del seguro sí es la misma persona que el beneficiario y recibe la prestación en un único pago: En estos casos, la cantidad pagada por la póliza tributa por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). En el caso en que la compañía aseguradora abona la prestación en un solo pago, se considera rendimiento de capital mobiliario la diferencia entre el capital percibido y la totalidad de las primas satisfechas.

Este importe se integra en la base imponible del ahorro que tributa en el IRPF. Desde este año, el tipo se ha establecido entre el 20% hasta los primeros 6.000 euros, y hasta el 24% para aportaciones de más de 50.000 euros. En 2016, estos tributos se verán reducidos en un punto porcentual en cada una de las tres escalas. Así está la escala de tipos:

  • Primeros 6.000 euros: tributan al 20% en el IRPF.
  • Desde 6.000 a 50.000 euros: tributan al 22% en el IRPF.
  • Más de 50.000 euros: tributan al 24% en el IRPF.

Cuando el tomador del seguro sí es la misma persona que el beneficiario y recibe la prestación en rentas: Las percepciones en forma de rentas también se consideran rendimientos del capital mobiliario que se integrarán en la base imponible del ahorro del IRPF. En este caso, cabe distinguir entre:

  • Para rentas temporales se considerará rendimiento del capital mobiliario el resultado de aplicar a cada anualidad unos porcentajes establecidos en función de los años de duración de la renta.
  • Para rentas vitalicias inmediatas, se considerará rendimiento del capital mobiliario el resultado de aplicar a cada anualidad unos porcentajes que dependen de la edad que tuviera el beneficiario en el momento de la constitución de la renta.
  • Para rentas diferidas, una vez determinado el rendimiento de capital mobiliario calculado de acuerdo a los porcentajes aplicables a las rentas temporales o vitalicias ya indicados, se incrementará en la rentabilidad obtenida hasta el momento de la constitución de la renta.

 

La ventajosa fiscalidad de los PPA, los PIAS y los SIALP

Mención aparte merecen la fiscalidad de los PPA, los Seguros Individuales de Ahorro a Largo Plazo (SIALP) y los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS), tres tipos de seguros de vida ahorro que ofrecen condiciones fiscales ventajosas.

 

Los PIAS y PPA son seguros de vida ahorro atractivos por su fiscalidad.

 

Los PPA desgravan al hacer la Declaración de la Renta, con una reducción directa de la base imponible del IRPF, mientras que en los PIAS la ventaja fiscal se obtiene al cobrarlo al vencimiento de la póliza con el requisito de que se reciba como una renta vitalicia.

En ese caso, los rendimientos generados (la diferencia entre valor de la renta en el momento de percibirla y la suma de las primas satisfechas) están totalmente exentos de impuestos, aunque siempre es necesario revisar todos los requisitos asociados para comprobar que se cumplen.

El último seguro de vida ahorro que se ha regulado, el Seguro Individual de Ahorro a Largo Plazo, también tiene una fiscalidad muy atractiva para los pequeños ahorradores ya que los rendimientos generados por el SIALP están exentos de tributar en el IRPF, siempre que las aportaciones no superen los 5.000 euros anuales y la inversión no se retire antes de 5 años.

Un seguro de vida es interesante por muchas razones: una forma de ahorro segura, sus ventajas fiscales y, la principal de todas, la tranquilidad que ofrece a quienes lo contratan para proteger a su familia en caso de que puedan faltar en algún momento. No obstante, ahorrar con el seguro de vida es posible desde el momento mismo de la firma del contrato de la póliza. La competencia entre las aseguradoras es muy grande y herramientas como Turboseguros.com te ayudan a encontrar el seguro de vida más barato y adaptado a tu situación personal.

Seguros de vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *