Asegurar la vivienda: la importancia del continente y el contenido

Asegurar una vivienda supone tener en cuenta muchos detalles que pueden resultar cruciales en el momento en el que nos veamos obligados a recurrir al seguro tras un incidente o siniestro. Conocer bien los elementos que están incluidos en nuestras coberturas y saber exactamente qué podemos esperar de nuestra compañía de seguros en cada situación, es fundamental.

 

Asegurar tu vivienda depende de cómo calcules continente y contenido

 

Al asegurar nuestra vivienda, debemos conocer qué estamos asegurando. Continente y contenido son dos conceptos especialmente relevantes en la contratación de una póliza, ya que determinan qué elementos físicos de nuestra vivienda están cubiertos por nuestro seguro de hogar.

Así, se llama continente a las paredes, techos y suelo de la vivienda, así como a las instalaciones fijas como la de calefacción, agua, gas y electricidad, entre otras. También se incluyen como parte del Continente otras superficies construidas como pueden ser los garajes, piscinas, etc. El seguro de hogar debe cubrir los costes reconstrucción de nuestra casa, el continente, y para calcularlo, las aseguradoras parten de la superficie del inmueble en metros construidos y les aplican variables como:

  • La tipología de la vivienda: unifamiliar o en bloque de viviendas.
  • La altura (ya sea un bajo, un piso intermedio o un ático).
  • La calidad de los materiales (estándar o de lujo).

En el seguro de hogar, el contenido es todo aquello que tenemos dentro de nuestra casa como muebles, lámparas, electrodomésticos, ropa, etc. Si poseemos objetos de valor, como joyas o antigüedades, también debemos asegurarlos, aportando a la compañía aseguradora el importe que costaría su pérdida en caso de siniestro.

Al evaluar el continente y el contenido, es tan malo pasarse como no llegar. Si declaramos a la compañía de seguros un importe más elevado del que realmente costaría reconstruir el continente y reponer el contenido, se produciría una situación de sobreseguro, es decir, estarías pagando una prima más elevada de la que realmente debes pagar.

En el caso contrario, si la estimación del valor de lo asegurado se queda corta, nos encontraríamos en situación de infraseguro. En estos casos, cuando se produce un siniestro, el seguro sólo cubre los gastos de lo asegurado en función de las cantidades declaradas, que estarán por debajo de que sería necesario para restaurar la vivienda o restituir el contenido que ha sufrido algún daño o pérdida.

La búsqueda de un mejor precio nos puede llevar a esta sitación. Es recomendable valorar adecuadamente el continente y el contenido para no llevarnos ningún disgusto con nuestra póliza de hogar en caso de sufrir algún siniestro. En Turboseguros.com disponemos de una amplia oferta de seguros de hogar y te buscamos la póliza para asegurar tu vivienda al mejor precio.

Asegurar la vivienda: la importancia del continente y el contenido
5 (100%) 2 votos
Seguros de Hogar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *