Renting y Leasing: diferencias entre dos formas de tener coche sin comprarlo

Tener un coche no siempre quiere decir que seamos propietarios del vehículo. Mucha gente, sobre todo empresas y profesionales autónomos optan por alternativas a comprar un coche, que pueden resultar más interesantes. Renting y Leasing constituyen dos maneras diferentes de tener coche, aunque aún hay dudas sobre cómo funcionan. Hoy te explicamos qué es el Leasing y el Renting, y cuáles son las principales diferencias entre ellos.

 

Renting y Leasing - Diferencias

 

Comprar un coche es la forma más habitual de tener un vehículo, sobre todo entre particulares. Pero no es la única, es posible disponer de un automóvil para uso particular sin tener la propiedad del vehículo. ¿Cómo? Hablamos de alquilar un coche a largo plazo.

 

Alquilar un coche a largo plazo: Renting y Leasing

Pero claro, no se trata de alquilar un coche por días, como hacen las empresas de alquiler de vehículos, o por horas, como propone el ‘carsharing‘, esa nueva forma de disponer de un turismo por tiempo reducido en la ciudad.

 

Calcula el precio del Seguro de Coches

 

Hay dos modalidades principales de alquiler de coches más a largo plazo, que son las que nos interesan hoy: el Renting y el Leasing.

No todo es diferente entre estas dos formas de contratar un vehículo. Ambos, son contratos de alquiler de un coche a largo plazo y, tanto en el Renting como en el Leasing, están especialmente indicados para pymes, empresas y autónomos.

Pero, quizá sea más importante conocer sus diferencias para saber cuál de estas modalidades puede interesarte más.

 

¿Qué es el Renting?

El Renting es una modalidad de alquiler de vehículos a largo plazo (coches, furgonetas, motos, etc.) en la que se incluyen por contrato diversos servicios y prestaciones relacionadas con su uso.

 

Renting de coche

 

El contrato de Renting da derecho al usuario a usar el coche durante un plazo establecido y no tiene como finalidad la compra del mismo. No obstante, muchas empresas de renting ofrecen a sus clientes la opción de la compra del vehículo por un precio mucho más económico, una vez ha finalizado el plazo de Renting.

 

¿Quién puede contratar un Renting?

Una de las ventajas que ofrece el Renting es que todo el mundo puede contrarlo. Cualquier persona jurídica o física, ya sean empresas, autónomos, profesionales o particulares puede tener un coche en Renting.

Es una modalidad de alquiler bastante cómoda, ya que cualquiera  puede disponer de un vehículo durante el tiempo que dura el contrato, despreocupándose de los gastos que conlleva tener un coche, siempre y cuando el usuario abone las cuotas mensuales puntualmente.

 

¿Cómo funciona el Renting?

El Renting funciona como un contrato de alquiler a largo plazo, en el que el bien alquilado es un vehículo. La duración de un contrato de Renting suele oscilar de entre uno y cinco años.

 

Renting de Furgonetas para autónomos

 

Con el Renting, el coche es propiedad a la empresa que lo alquila, y no del usuario. Quien contrata esta modalidad de contrato paga una cuota mensual y, en ocasiones, también abona una fianza, para disponer del vehículo, ya sea para uso particular o para una empresa o negocio.

En esa cuota se incluyen los gastos del coche (como el Seguro, revisiones y  mantenimiento), excepto aquellos relacionados con el uso particular que le demos.

Es decir, si el vehículo tiene alguna avería, es la empresa arrendataria la que hace cargo de la reparación, pero el consumo de combustible, peajes o multas que puedan afectar al coche de Renting tiene que pagarlas el usuario.

Concretamente, el contrato de Renting especifica el kilometraje anual máximo permitido, los gastos de mantenimiento incluidos, las reparaciones que entran en el contrato y un cambio de neumáticos.

De esta forma, el conductor de estos vehículos se ahorran mucho dinero y preocupaciones, que asumen las empresas de Renting, pero las cuotas de este tipo de contratos suelen ser más altas que las de Leasing.

 

Ventajas del Renting

Al analizar las ventajas del Renting, hay dos que sobresalen del resto.

En primer lugar, el Renting es un contrato que puede firmar todo el mundo, empresas, autónomos y particulares, algo que, como veremos más adelante, no sucede con el Leasing.

En el Renting de coches, además, todos los costes los asume la compañía y el usuario únicamente abona una cuota mensual, olvidándose de imprevistos y permitiendo tener bajo control los gastos del coche o furgoneta.

 

Reparaciones de Coche - Leasing y Renting

 

Por otro lado, fiscalmente puede ser interesante. En el caso de las pymes se considera un gasto más, pero para los autónomos la cuota de Renting es deducible hasta el 100%.

 

Desventajas del Renting

El principal inconveniente del Renting para tener un coche es que sus cuotas suelen ser más caras que en el Leasing.

Además, es importante señalar que la propiedad es de la empresa que nos alquila el coche. Eso quiere decir que todas las reparaciones, el Seguro y los accesorios del vehículo están fuera del control del cliente y no los podrá cambiar.

Otra desventaja del Renting es que, por contrato, se limita el el número de kilómetros que puedes hacer al coche durante el año. Y si se supera este kilometraje, el cliente tiene que pagar una penalización. Eso sí, si no llega también le abonan la diferencia.

 

¿Qué es el Leasing?

Si hasta ahora hemos hablado de alquiler, el Leasing es una forma de alquiler con opción a compra. La compañía de Leasing cede el uso de un vehículo al usuario a cambio del pago de una renta durante un tiempo determinado. Al finalizar ese plazo, el usuario tiene la opción de comprar el coche pagando un precio reducido o devolverlo.

 

Leasing para autonomos

 

En esta modalidad de arrendamiento siempre ha de existir la posibilidad de comprar el coche o la furgoneta alquilada una vez finalizado el contrato, a diferencia del Renting.

De hecho, esta forma de tener coche se considera como una manera de financiar la adquisición del coche. El término utilizado para explicar el funcionamiento del Leasing es “arrendamiento financiero” y está regulado por la Ley 26/1988.

Esta fórmula está pensada para que las empresas puedan disponer de aquello que necesitan sin recurrir a otras fórmulas de financiación.

En este sentido, es importante tener en cuenta que este tipo de contrato está exclusivamente dirigido a empresas y autónomos, y, a diferencia del Renting, el Leasing no pueden contratarlo particulares.

 

¿Cómo funciona un contrato de Leasing?

El contrato de Leasing de un coche o furgoneta presenta algunas diferencias importantes. La más relevante es que, al ser considerado una forma de financiación, no incluye en sus cuotas los gastos de mantenimiento, impuestos, Seguro, etc. que sí se incluyen en el Renting.

Las empresas y autónomos con un coche en Leasing tendrán que asumir estos gastos, aunque si necesitas contratar un Seguro de Coche barato, podemos ayudarte.

 

Calcula el precio del Seguro de Furgonetas

 

A cambio, las cuotas del Leasing son más económicas que las del Renting. Pero si el coche tiene algún problema durante el tiempo que dura el Leasing, será el cliente el que se tenga que hacerse cargo.

En lo que se refiere a plazos, un Leasing puede contratarse por un plazo de entre dos y seis años. Cuando finaliza el contrato, el cliente puede comprar el coche por el valor residual o no.

También existe la posibilidad de pedir una prórroga y alargar el plazo de Leasing, aunque tendría que negociar nuevas cuotas con un vehículo nuevo y firmar un nuevo contrato.

 

Leasing para empresas y autónomos: ventajas y desventajas

En todo caso, el vehículo adquirido mediante esta modalidad debe estar ligado a la actividad de la empresa o el autónomo, que pueden aprovechar sus ventajas.

 

Ventajas

El Leasing tiene dos interesantes ventajas para los negocios que opten por esta modalidad.

La primera es el tratamiento fiscal que se le da, ya que las cuotas de amortización se consideran un gasto y son, por tanto, directamente deducibles como gasto siempre que esté justificado para la actividad.

Además, la otra ventaja que ofrece el Leasing es que permite financiar el 100% de la inversión, algo a tener en cuenta si necesitamos hacer un importante desembolso para adquirir un furgón o un camión.

 

Desventajas

Se pueden señalar dos desventajas del Leasing.

Aunque las cuotas del Leasing son más baratas, su coste financiero es mayor. No olvides que bajo esta modalidad, las reparaciones y el mantenimiento corren a cargo del cliente.

Y sobre el Seguro… en Turboseguros.com podemos ayudarte a calcular un Seguro de Furgoneta barato o contratar un Seguro para Coches económico que te facilite las cosas.

Además, sólo se puede adquirir el vehículo al finalizar el contrato y los costes por cancelación anticipada suelen ser elevados.

 

Renting y Leasing, ¿Qué me conviene?

Si eres un particular, la pregunta tiene fácil respuesta ya que sólo podrás tener un coche en Renting: el Leasing está pensado exclusivamente para empresas y autónomos.

 

Renting vs Leasing - Que es mejor

 

En cambio, los profesionales y empresarios tendrán que valorar qué les conviene más y decidir entre Renting y Leasing.

En principio, el Renting es un alquiler de vehículos que evita muchos problemas relacionados con el mantenimiento del vehículo y permite controlar los costes de tener un coche o furgoneta, ya que las cuotas son siempre las mismas.

Si nos gusta cambiar de vehículo cada cierto tiempo, tener un coche en Renting puede ser una buena solución, ya que ofrece la posibilidad de estrenar uno cuando finaliza el periodo de contrato.

El Leasing es más bien una forma de “empezar a pagar” el coche o la furgoneta. En el Leasing, el objetivo final es adquirir el vehículo para el negocio, asumiendo que el cliente deberá asumir costes como el mantenimiento y las reparaciones.

También tendrá que asegurar el vehículo por su cuenta, aunque para calcular un Seguro de Coche barato, siempre podemos ayudarle.

Motor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *