El 17% de los propietarios de pisos en alquiler tiene seguro de impago

A la hora de poner en alquiler una vivienda, una de las mayores preocupaciones de los propietarios es dar con un inquilino que no paga el alquiler. Cobrar puntualmente cada mes, aunque la renta sea menor, es una opción por la que se decantan cada vez más dueños de pisos alquilados, que son conscientes de que la crisis y el aumento del paro ha incrementado también el riesgo de impago. Y las estadísticas oficiales les dan la razón. Según datos del Fichero de Inquilinos Morosos –un registro oficial creado para que los caseros puedan saber si un futuro inquilino es o no buen pagador–, el índice de morosidad en arrendamientos urbanos creció un 13,28% en 2012 en España, y alcanzó una cuantía media de 6.134 euros por impago registrado.

alquiler de viviendas

Aunque la crisis inmobiliaria y la consiguiente puesta en el mercado de una gran cantidad de pisos en alquiler disparó la contratación de productos que aseguran el pago de las rentas, lo cierto es que éste es un seguro poco extendido entre los dueños de pisos en alquiler en España. Según la Asociación para el Fomento del Alquiler y el Acceso a la Vivienda (Arrenta), sólo el 17% de los propietarios de pisos en alquiler cuentan con seguros de impago, frente al 40% de media que podemos encontrar en países europeos donde este mercado está más desarrollado.

Los expertos de Arrenta creen que este porcentaje aumentará por dos razones: cada vez más personas optan por la vivienda en alquiler y las dificultades para obtener financiación han puesto más difícil la opción por la que hasta ahora se decantaban los propietarios para 'blindar' sus ingresos, los avales. Aún se solicitan avales bancarios en el 38% de los contratos de alquiler, pero la búsqueda en Internet de seguros de impago se ha cuadruplicado en los últimos cuatro años, según Arrenta.

Otra de las razones que explican el repunte del interés de los propietarios por este seguro es que no resulta demasiado caro. Según Arrenta, hablamos de un gasto del 2,5% de la renta anual que se cobra al inquilino. Así, en el caso de un alquiler de 650 euros mensuales, el propietario asume un coste de 199 euros.

El inquilino también sale ganado con esta protección ya que se evita la solicitud de un aval bancario. Estamos hablando de avales que pueden alcanzar los 2.800 euros para un alquiler de 700 euros mensuales implica. Además, la contratación de estos seguros entraña una reducción de la morosidad. Los datos que maneja la asociación apuntan que los impagos en el caso de los alquileres con seguro de impago han caído al 0,5%.

Seguros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *