¿Cuándo hay que cambiar el aceite del coche?

Cambiar el aceite del coche a su debido tiempo es una de esas tareas que suelen marcar el buen funcionamiento del vehículo. La mejor forma de cuidar del motor de nuestro coche es seguir los consejos de mantenimiento del fabricante, entre los que el cambio de aceite es una de las prácticas más importantes para mantener la buena salud del motor. Sin embargo, las recomendaciones de la marca para realizar el mantenimiento del cambio de aceite son eso, recomendaciones.

 

Un seguro para nuestro coche es un mantenimiento adecuado.

 

Los fabricantes suelen calcular los periodos de mantenimiento sobre los escenarios de trabajo más duros, de forma que podemos tomar las recomendaciones del fabricante como los periodos de tiempo máximo del cambio de aceite, según afirman los expertos. No obstante, la decisión de cambiar o no el aceite del coche es del conductor, aunque la marca marque un plan de revisiones para sus modelos, que suele fijar un cambio de aceite cada 15.000 kilómetros, según el coche.

En situaciones en las que decidimos alargar el periodo del cambio de aceite en unos miles de kilómetros más, aunque en un primer momento podemos ahorrarnos unos euros, corremos el riesgo de que nuestro coche se deteriore sin que apenas nos demos cuenta y acortemos la vida del motor. En cualquier caso, no se recomienda llevar el mismo aceite durante más de 30.000 kilómetros.

El mantenimiento del coche depende de más variables, aparte de la opinión del fabricante. En la necesidad de que realicemos antes o después el cambio de aceite del coche pueden influir factores como:

  • Nuestra forma de conducir: Coches que abusan de frenazos y acelerones, exigen más atención que aquellos que mantienen una conducción más regular.
  • Circulación por ciudad o carretera: Si apenas haces menos kilómetros, pero arrancas el coche para desplazamientos cortos un montón de veces al día el aceite estará peor que si haces un único uso diario del coche y sales con él a carretera.
  • Climatología: La humedad, por ejemplo, es un elemento que afecta a la acción de lubricantes y filtros.
  • Calidad de los carburantes: El uso de carburantes de baja calidad genera residuos y afecta a la eficiencia del motor. Es conveniente comprobar el tipo de aceite que recomienda el fabricante para tu coche.

Si a pesar de las precauciones, tu coche acaba dejándote tirado en la carretera, el seguro de coche te puede ayudar a solucionar esta situación. Hay ofertas de seguro de automóvil que además de la asistencia en carretera ofrecen el servicio del coche de sustitución, lo cual resulta de gran utilidad en caso de que nuestro coche sea también nuestra herramienta de trabajo. En Turboseguros.com puedes calcular el seguro de coche con las coberturas que necesitas para conducir con la mayor tranquilidad y a unos precios muy interesantes.

Motor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *