La póliza del seguro de vida: garantía de la protección del seguro

Un seguro de vida necesita de una póliza para que los derechos y obligaciones que se crean entre el tomador y la compañía aseguradora sean plenamente consolidados. Sin la póliza, se podría decir que el seguro está incompleto, porque es el documento que instrumenta el contrato del seguro de vida y en el que se plasman las normas y las coberturas acordadas entre la compañía aseguradora y el asegurado.

 

En un seguro, lo importante es lo que se recoja en la póliza

 

La póliza es fundamental para que el contrato se considere en firme, ya que sólo cuando ha sido emitido y aceptado por ambas partes se puede decir que han nacido los derechos y obligaciones que se derivan del seguro.

Normalmente hablamos de la póliza como un sólo documento, aunque en ella podemos distinguir varias partes diferenciadas. Hablamos de las condiciones del contrato del seguro de vida, que vienen expresadas en la póliza y que se pueden dividir en condiciones generales, condiciones particulares y condiciones especiales.

 

Las condiciones generales del seguro

Las condiciones generales recogen las líneas básicas que establece el asegurador para regular los seguros de un mismo ramo o modalidad de garantía, en este caso de los seguros de vida riesgo. Entre estas condiciones podemos encontrar:

  • Las normas relativas a la extensión y objeto del seguro.
  • Riesgos excluidos con carácter general.
  • Trámites para la liquidación de siniestros.
  • Gestión del pago de indemnizaciones y cobro de recibos.
  • Canales de comunicación entre asegurador y asegurado.
  • Jurisdicción y otros.

 

Condiciones particulares de nuestra póliza de vida

La póliza también incluye las condiciones particulares del seguro de vida en las que se recogen aspectos relativos a nuestro contrato. En esta parte de la póliza es donde se refleja el precio del seguro de vida y detalles necesarios para la personalización de nuestro seguro, donde se delimitan y cuantifican sus garantías. De esta forma, entre las condiciones particulares de la póliza de vida podemos encontrar la siguiente información:

  • Datos de las partes contratantes, y la designación del asegurado y beneficiario.
  • Determina que el riesgo cubierto es el de fallecimiento e invalidez, en su caso.
  • Capital asegurado y alcance de las coberturas.
  • El importe de la prima del seguro, así como los posibles recargos y su fiscalidad.
  • Vencimiento de las primas, así como lugar y forma de pago.
  • Duración del contrato, con expresión de cuando comienzan y terminan sus efectos.

 

Las condiciones especiales: afinando el alcance del seguro

La función de las condiciones especiales en el contrato de la póliza del seguro es matizar el contenido de algunas normas recogidas en el resto del condicionado del seguro de vida. Es aquí donde podemos encontrar la descripción de algunas prestaciones incluidas en la modalidad de seguro contratada y que están cubiertos por la póliza. Aquí también se apuntan desde el establecimientos de franquicias, a la incorporación o supresión de exclusiones.

Es fundamental tener muy claras las condiciones que se reflejan en la póliza del seguro de vida para tener la certeza de las coberturas y servicios que la aseguradora se ha comprometido a prestar en caso de siniestro. Al calcular un seguro de vida es fundamental conocer las condiciones del seguro, así como los plazos de vencimiento del seguro o el capital asegurado, y todo eso debe estar convenientemente reflejado en la póliza que firmemos para formalizar el seguro.

 

Imagen: Elvert Barnes  (CC BY 2.0) via Flickr.

La póliza del seguro de vida: garantía de la protección del seguro
5 (100%) 2 votos
Seguros de Vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *