Seguro de Vida: ¿Nos cubre en caso de suicidio?

El suicidio de un ser cercano es una de las situaciones más dramáticas que puede darse en una familia y el sector asegurador no es insensible a este tipo de circunstancias. Sin embargo, en los Seguros de Vida podemos encontrar una cláusula de exclusión por suicidio que limita el pago de la póliza cuando el asegurado cometa suicidio durante el primer año de la póliza.

 

El seguro de vida cubre en caso de  suicidio pasado un año desde la firma de la póliza

 

En caso de que este terrible suceso se produjer antes del plazo establecido en el contrato, la aseguradora puede negarse a indemnizar a los beneficiarios. Pero si el suicidio sobreviene como consecuencia de un impulso inesperado de la persona asegurada, y una vez superado el plazo de exclusión de la cobertura, el Seguro cubrirá el fallecimiento y abonará la indemnización.

 

La cláusula de exclusión por suicidio

Los seguros de vida suelen incluir esta cláusula de exclusión por suicidio en prácticamente todas las pólizas. Además, viene recogida en el artículo 93 de la Ley del Contrato de Seguro. Si en la póliza del seguro no se recoge una cláusula de duración más amplia, se entiende que la póliza de vida cubre el suicidio siempre que éste se produzca después de un año desde que se contrata el seguro de vida.

La existencia de un plazo de un año para que la cobertura en caso de suicidio sea cubierta por el seguro de vida tiene una razón de ser: evitar el fraude. Se trata de una forma de proteger a las aseguradoras en caso de que un usuario contrate una póliza de vida con la intención de suicidarse inmediatamente y beneficiar así a sus familiares permitiendo que cobren la indemnización.

Si pasado un año se produjera este siniestro, los beneficarios tendrían derecho a su indemnización, aunque la aseguradora puede investigar las circunstancias del suicidio para descartar que sea parte de un fraude intencionado y planificado.

 

Las preexistencias y el Seguro de Vida

En estas situaciones tan difíciles, pueden entrar en juego circunstancias realmente delicadas como la enfermedad y las ganas de vivir. Sin embargo, es importante destacar que si al hacerse un seguro de vida, el asegurado negase tener una enfermedad grave que realmente padece, y pasado el año se produjese el suicidio, los beneficiarios pueden tener problemas para acceder a su indemnización.

En estos casos se dan las denominadas preexistencias, es decir, enfermedades de la persona asegurada que no se comunican al Seguro. La aseguradora debe conocer los riesgos ciertos que rodean a cada persona a la hora de firmar el contrato y si se demuestra que el cliente no fue sincero, tiene derecho a no pagar la indemnización.

Desde Turboseguros.com te recomendamos que lo pienses bien y no te precipites al contratar el seguro de vida. Sé sincero a la hora de hacer los cuestionarios y busca el ahorro en la prima comparando entre las diversas ofertas. Te ayudamos a calcular un seguro de vida barato para que estés tranquilo de que tu familia está a cubierto cuando tu ya no estés.

Información sobre Seguros de Vida

Comentarios de Seguro de Vida: ¿Nos cubre en caso de suicidio?

  1. José flores

    Buena informacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *