¿Cuándo puedo empezar a usar las coberturas del Seguro de Salud?

Una de las razones por las que muchos clientes contratan Seguros de Salud para la atención de la familia es, precisamente, la agilidad de la Sanidad Privada para gestionar la atención de sus pacientes. Las listas de espera se reducen con respecto a la Seguridad Social y, en general, es más fácil organizar la cita de la consulta y encajarla en nuestra agenda.

 

Seguro de Salud espera carencia

 

Sin embargo, aunque las ventajas que ofrecen los Seguros Médicos para prestar una atención médica ágil y con pruebas diagnósticas sin tantas esperas son claras para sus usuarios, muchas veces nos encontramos con un obstáculo para empezar a disfrutar de estas coberturas. Se trata de la carencia, un elemento que pospone algunas coberturas y servicios, pero no todas.

 

¿Qué es la carencia en el Seguro de Salud?

En los Seguros, se denomina carencia al periodo que transcurre entre que suscribimos una póliza y podemos solicitar y hacer uso efectivo de determinados servicios de asistencia y coberturas incluidos en el Seguro. En los Seguros Médicos podemos encontrar varias coberturas limitadas por un periodo de carencia, aunque es importante señalar que éste no es un elemento que sea común en todos los tipos de seguros.

La razón de ser de esta especie de periodo de cobertura limitada tiene que ver con el intento de las aseguradoras de que la cobertura que ofrecen se utilice de una forma adecuada. Lo que se intenta evitar al establecer un periodo de carencia es que el cliente contrate una póliza aprovecharse de ella. Los Seguros, y en este caso las pólizas de Salud, están pensadas para prevenir situaciones inesperadas, como puede ser una enfermedad o una lesión repentina.

La carencia actúa en este sentido como una garantía de que el cliente no firma la póliza para cubrir una determinada necesidad y, una vez solucionada, dé de baja su Seguro. Por ejemplo, en un Seguro Dental también se suele incluir un periodo de carencia, porque podría servir para reparar cualquier tipo de dolencia inmediata y aprovechar las coberturas de la póliza para abaratar los tratamientos. En estos casos, se determina un periodo de carencia, que puede ser de un mes, a contar desde la firma del Seguro, en el que todos los gastos relacionados con la salud dental del asegurado corren a cuenta del cliente. 

 

¿Todos los Seguros de Salud tienen las mismas carencias?

Lo cierto es que la oferta de Seguros Médicos es muy amplia y la carencia en la prestación de determinadas coberturas es un elemento más a tener en cuenta a la hora de comparar unas propuestas y otras. Hay pólizas que incluyen carencias en coberturas que en otras aseguradoras se prestan desde el primer día y también varían los plazos de tiempo que hay que esperar desde que la póliza está en vigor, hasta que efectivamente podemos hacer uso de esos tratamientos, pruebas o consultas.

Lo normal es que en los Seguros de Salud se puedan acceder a diversas especialidades desde el primer día. La póliza suele cubrir desde el momento de su firma la consulta con el especialista de Medicina General, Traumatología, Dermatología o Ginecología, entre otras. Además, se suelen ofrecer sin carencia algunas pruebas diagnósticas, como las ecografías, radiografías, citologías y analíticas.

Sin embargo, hay otras pruebas que tienen un mayor coste o que requieren de hospitalización, para las que es normal que la aseguradora establezca periodos de carencia de 3, 6, 8 o más meses. Hablamos de pruebas como las resonancias magnéticas o los TAC, así como pruebas diagnósticas más complejas y específicas, como infiltraciones o filtraciones, o intervenciones que en ocasiones requieren una cirugía menor, tales como vasectomías o ligadura de trompas. Las mayores carencias se suelen dar para intervenciones quirúrgicas que necesitan de hospitalización, y que pueden alcanzar los 10 o 12 meses.

 

¿Cómo funciona la carencia del Seguro en la atención al parto?

La decisión de ser padres puede llevarnos a plantearnos la contratación de un Seguro Médico, aunque conviene pensarlo con tiempo para que podamos aprovechar las ventajas que ofrece la póliza, incluida la atención al parto.

En muchos Seguros de Salud se establece un periodo de carencia en la cobertura de asistencia al parto. No hay que olvidar que un nacimiento atendido en un hospital con las máximas garantías no deja de ser una intervención quirúrgica, en la que la madre pasa unos días hospitalizada hasta que está lo suficientemente recuperada. Estas intervenciones estarían entre las que tienen una carencia mayor.

 

Seguro de Salud, maternidad y carencia

 

No obstante, se dan casos en los que la aseguradora ofrece su cobertura, incluso dentro del periodo de carencia. Hablamos de situaciones de gravedad, que precipitan el parto y conllevan un riesgo para la madre o el bebé. Los Seguros de Salud no aplican los periodos de carencia previstos cuando se plantea un parto distócico grave, o en los partos prematuros, siempre que sean anteriores a una semana de gestación determinada en las condiciones de la póliza.

Además, muchas aseguradoras dejan fuera de la carencia las atenciones de seguimiento del embarazo, sin que tenga relevancia que la asegurada haya quedado embarazada antes o inmediatamente después de la contratación de la póliza. En estos casos, las futuras madres pueden acudir a la consulta de Ginecología y Obstetricia, dentro de las coberturas de la póliza. No obstante, puede que algunas pruebas relacionadas con el embarazo sí que estén dentro del periodo de carencia y tengan que correr a cargo del cliente, como la amniocentesis precoz en embarazos de riesgo.

 

¿Cómo se puede eliminar la carencia del Seguro Médico?

Como hemos visto, el periodo de carencia de los Seguros de Salud deja de ser efectivo en algunas situaciones muy concretas. La principal viene a cumplir lo descrito en el artículo 103 de la Ley 50/80 de Contrato de Seguro, que obliga a la aseguradora a prestar asistencia en las situaciones de carácter médico y sanitario (incluido el transporte) que, “de no prestarse de forma inminente podrían poner en peligro la vida del paciente, su integridad o que puedan producir un menoscabo permanente en su salud”. Como ocurre con los partos de riesgo, si nos vemos en la necesidad urgente de ser intervenidos quirúrgicamente, el Seguro debe cubrir la intervención sin tener en cuenta el periodo de carencia.

Otra situación que puede anular este tiempo en el que las coberturas de la póliza no funcionan, se produce cuando un nuevo cliente proviene de otra aseguradora. Cuando un asegurado con póliza de Salud cambia de compañía, es posible que la segunda elimine la carencia para que el nuevo cliente pueda disfrutar de todas las garantías inmediatamente. Es una forma de atraer clientes de la competencia, aunque no todas las aseguradoras ofrecen esta posibilidad en todas sus coberturas.

Como vemos, la carencia en las garantías del Seguro Médico es un importante elemento a considerar cuando estamos buscando una póliza que proteja la salud de la familia. Comparar entre las diferentes ofertas es la mejor forma de contratar un Seguro de Salud barato y con las garantías que buscamos. En este sentido, nuestro comparador de seguros online te pone las cosas muy fáciles para encontrar la póliza a la medida entre las mejores ofertas de aseguradoras líderes.

¿Cuándo puedo empezar a usar las coberturas del Seguro de Salud?
5 (100%) 5 votos
Seguros de Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *