¿Cómo se calcula el capital asegurado en los Seguros de Vida?

En los Seguros de Vida, no equivocarse al calcular el capital asegurado en la póliza es fundamental. Es la cantidad que determinará el grado de protección que ofrecemos a los beneficiarios en el momento de hacer efectivo el Seguro y una de las variables que más influye en el precio de la prima. Por eso, es importante el ajustar bien el capital del Seguro de Vida y no quedarse corto, porque de ello depende que nuestra póliza resulte una verdadera ayuda para quienes deben recibir ese dinero.

 

Capital asegurado del seguro de vida

 

Detrás de la decisión de suscribir una póliza de Vida subyace la preocupación por lo que les pasará en el futuro a las personas que importan, cuando el asegurado no esté. Y la solución que nos ofrecen las aseguradoras es la de garantizar una indemnización que sirva para afrontar esos momentos y paliar las posibles consecuencias económicas.

El capital del Seguro es la clave de estas pólizas y no se le presta la merecida atención, por eso hoy vamos a explicarte qué es el capital asegurado y te daremos algunos consejos para calcularlo al tramitar tu Seguro de Vida.

 

Qué es el capital asegurado

El capital asegurado en los Seguros de Vida es el dinero que recibirán los beneficiarios en caso de fallecimiento del asegurado o si el asegurado sufre una situación de invalidez permanente total o absoluta, de acuerdo con las condiciones de la póliza.

Cuando decides hacerte un Seguro, debes pensar bien la cuantía que debe cubrir la póliza, es decir, el capital asegurado, ya que puede darse el caso de que tengas un Seguro de Vida que, a la hora de la verdad, resulte insuficiente. Esto, que parece una obviedad, tiene su importancia.

 

El problema de no asegurar el capital suficiente

Si bien es cierto que en los Seguros de Vida no cabe hablar de infraseguro, porque no se puede poner precio a una vida humana, lo cierto es que la póliza de vida puede no ser suficiente para cumplir con las razones que impulsaron su contratación: ofrecer un respaldo económico a la familia cuando la persona asegurada, que puede ser la que sustente la economía del hogar, ya no esté o no pueda seguir manteniendo a la unidad familiar por causa de invalidez.

 

Capital del seguro de vida

 

En España, un informe de ICEA puso de manifiesto que los Seguros de Vida tienen una protección demasiado ajustada. Según sus estadísticas, las pólizas de Vida que se firmaron en 2015 tenían un capital medio asegurado de 38.646 euros y una duración de menos de cuatro años.

Teniendo en cuenta que el sueldo medio en España es de algo más de 22.600 euros al año, haciendo números llegamos a la conclusión de que con esta cantidad ni siquiera se compensarían los ingresos de dos anualidades, sin contar con cualquier otra deuda u obligación pendiente.

 

La indemnización del Seguro de Vida y las necesidades familiares

La indemnización del Seguro de Vida debe cubrir las necesidades de nuestra familia en caso de que la persona que sostiene económicamente nuestro hogar fallezca o se vea impedida por causa de invalidez, una cobertura que también encontramos en muchos Seguros.

Las cuotas de la hipoteca, cumplir con los gastos del día a día, la educación de los niños o una amplia variedad de circunstancias familiares que precisan un determinado nivel de ingresos, pueden complicarse aún más cuando falta uno de los cónyuges o la persona que mantiene la estabilidad económica del hogar.

El capital asegurado es la solución que nos ofrece la aseguradora para afrontar estas situaciones, y no siempre se le da la importancia necesaria.

 

Factores que influyen en el capital asegurado del Seguro de Vida

En general, se suele calcular el capital asegurado de una póliza en función de los ingresos anuales de la familia.Teniendo en cuenta esta cifra, se suele multiplicar por 3 o 5 veces, según cada caso. Porque en cada familia inciden factores diferentes que se deben tener en cuenta al calcular la póliza.

Las situaciones de cada uno de los hogares suelen ser muy distintas y lo más recomendable es analizar de una forma personalizada cada Seguro de Vida y adecuar el capital asegurado a las circunstancias personales, riesgos y obligaciones que puedan aparecer. 

En este sentido, es importante que el Seguro de Vida tenga en cuenta las deudas y obligaciones pendientes a la hora de calcular la indemnización de la póliza, ya que pueden ser el principal obstáculo para que una familia vuelva a la normalidad cuando falta uno de los miembros que contribuye a su mantenimiento económico. 

Estos son algunos de los factores más importantes que debemos sumar a la hora de calcular el capital del Seguro:

 

La hipoteca de la casa

Si el cliente de un Seguro de Vida está pagando la hipoteca de la casa en la que reside la familia, es conveniente que el capital asegurado cubra el importe del préstamo pendiente, con el objetivo de que la vivienda familiar quede libre de cargas.

 

capital asegurado cubre la hipoteca

 

Las cuotas de la hipoteca pueden llevarse un porcentaje importante de los ingresos familiares. Si además falta una de las personas que mantienen esos ingresos, la familia puede verse en una situación económica muy difícil, que puede complicarse hasta el punto de tener que renunciar a la casa.

Por eso, si no estás asegurado y piensas comprar una vivienda con una hipoteca, es muy conveniente que tengas en cuenta este riesgo y consideres contratar un Seguro de Vida que cubra el préstamo. Por si te interesa, en nuestro blog te damos algunos consejos útiles sobre los Seguros de Vida vinculados a hipotecas.

 

Créditos pendientes

La hipoteca de la casa es quizás el mayor préstamo al que puede hacer frente una familia, pero no es el único. Mucha gente suscribe préstamos para pagar el coche y créditos al consumo o de cualquier otro tipo. Estas deudas son un lastre para las familias cuando fallece el titular.

Por eso al calcular el capital asegurado hay que tener en cuenta las deudas pendientes y establecer una indemnización suficiente para cubrirlas.

 

Tipo de familia

Otro factor que incide en el cálculo del capital asegurado es el tipo de familia del titular de la póliza. Según la composición de la familia y las responsabilidades que recaigan sobre la persona asegurada, son distintas las necesidades que pueden unos hogares u otros en caso de fallecimiento o invalidez del tomador.

Por ejemplo, un matrimonio con hijos que estén estudiando en la universidad necesita de más recursos que una pareja sin niños. Los gastos que suponen los estudios de los hijos, que se pueden multiplicar cuando éstos estudian fuera de casa, pueden ahogar a la economía familiar si un siniestro de este tipo hace caer los ingresos.

El capital del Seguro debería servir para cubrir estas necesidades específicas de cada hogar, con el fin de que un suceso ya de por sí dramático como es la muerte o la invalidez, altere lo menos posible los planes de futuro de la familia. En este caso, que los hijos puedan terminar la carrera.

 

Ingresos familiares

Otro condicionante a la hora de calcular el capital asegurado de un Seguro de Vida está en los ingresos de la unidad familiar. De hecho, es uno de los factores más importantes que hay que considerar para no quedarse corto al calcular la indemnización de la póliza. 

En este sentido, debemos tener en cuenta que no es igual el impacto de la pérdida de uno de los dos cabezas de familia en el caso de que los dos miembros de la pareja tengan un sueldo, que cuando sólo uno de ellos lleva el salario a casa.

 

Tiempo de adaptación

Hay que tener en cuenta que retomar la normalidad tras una pérdida como esta lleva tiempo, sobre todo cuando falta un miembro de la familia que aporta muchos ingresos. Económicamente, pueden pasar años hasta que la familia retome la estabilidad de los ingresos, y los gastos generados en ese tiempo de adaptación deberían estar cubiertos.

 

Calcular el capital asegurado, paso a paso

Si estás pensando en contratar una póliza de Vida y no quieres equivocarte al calcular el capital asegurado, te proponemos esta hoja de ruta con la que, paso a paso, podrás ir sumando las necesidades a cubrir, sin dejarte nada por el camino.

 

Capital asegurado, gastos y deudas

 

Análisis de los ingresos

Una vez que se ha hecho una evaluación general de la situación de la familia, se puede hacer un análisis de los ingresos y gastos que soporta la unidad familiar, sin olvidar los factores que diferencian a unos hogares de otros. Es decir:

  • Cuántos hijos son en la familia y de qué edades.
  • Qué personas están a su cargo (dependientes).

 

Análisis de los gastos

Teniendo en cuenta los anteriores factores, hay que pasar al análisis de los gastos fijos y futuros de la unidad familiar, para delimitar la necesidad de recursos que tendría la familia cuando la persona asegurada no pueda seguir aportando sus ingresos.

Hablamos de:

  • Gastos de la casa: agua, luz, gas teléfono, alimentos, etc.
  • Vehículos, mantenimiento y gastos de transporte.
  • Si se tienen hijos, hay que sumar los gastos del colegio, actividades extraescolares, matrículas universitarias, libros, etc…
  • Las deudas pendientes: hipotecas, tarjetas de crédito, créditos personales, etc.
  • Gastos relacionados con la defunción, como el Impuesto de Sucesiones, gastos del testamento, tasas, etc…

Se trata de determinar las necesidades futuras de dinero y sumar los gastos que tendrá que afrontar la familia cuando la persona asegurada ya no pueda contribuir con sus ingresos.

 

Cálculo rápido del dinero asegurado

Una forma rápida de calcular el dinero asegurado en el Seguro de Vida pasa por fijar una cantidad 5 veces mayor que el salario neto anual de la persona asegurada y sumarle el importe de las deudas pendientes.

De esta forma, se ofrece a la familia cierto colchón económico durante un tiempo prudencial y se le libera de cargas que pueden convertirse en un problema grave, como puede ser el pago de la hipoteca.

 

Compara Seguros de Vida para pagar menos 

Hasta ahora sólo nos hemos preocupado de la cobertura de la póliza, pero hay que considerar que el precio del Seguro de Vida debe adecuarse al bolsillo del cliente.

No existe límite para poner el capital asegurado que queramos en la póliza, aunque la aseguradora pedirá que se justifique el porqué de esa cantidad, sobre todo en los casos en los que se establezca un capital muy elevado.

No obstante, cuanto más capital asegurado fijemos en la póliza, el precio del Seguro de Vida subirá, de forma que conviene estudiar bien las necesidades futuras para ajustarlas a las posibilidades presentes de costear la prima del seguro.

Además, no todos los Seguros de Vida son iguales y conviene comparar entre las diferentes ofertas de las aseguradoras para encontrar la póliza que mejor se adapte a nuestras circunstancias. En este sentido, nuestro comparador de Seguros online te puede ayudar a contratar un Seguro de Vida barato con el capital necesario.

Comparamos para ti las ofertas de Seguros de Vida más atractivas de una selección de aseguradoras líderes en el mercado. Además, nuestros expertos en Seguros pueden asesorarte para que no te equivoques al calcular el capital asegurado durante la contratación de tu póliza. 

¿Cómo se calcula el capital asegurado en los Seguros de Vida?
4.9 (97.5%) 8 votos
Seguros de Vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *