El futuro nos depara coches más seguros e inteligentes, según Allianz

A las puertas de un nuevo año, parece adecuado echar un vistazo al futuro e imaginar cómo serán los coches del mañana. La aseguradora Allianz lo ha hecho, analizando los avances tecnológicos actuales y las potenciales innovaciones en materia de seguridad que probablemente incorporarán los prototipos que conduciremos dentro de unos años. El resultado de su análisis nos muestra un futuro con coches seguros, accesibles e inteligentes, capaces de conducir por sí mismos y de cuidar de su conductor en caso de emergencia.

 

Los coches del futuro conducirán de forma automática y velarán por nuestra seguridad.

 

Allianz ha concentrado su visión de lo que será el coche del futuro en una serie de ideas que sintetizan la evolución hacia la que se encaminan los automóviles que disfrutarán nuestros hijos. En esta reflexión no falta el análisis de alguno de los retos que afrontarán los seguros de coche, que tendrán que adaptarse a situaciones nuevas como determinar la responsabilidad en el accidente de un coche que se conduce de forma automática.

 

Conducción automática y universal

Ya no habrá distinciones, todo el mundo podrá conducir los coches del futuro. Desde los más jóvenes a los más mayores, desde los más hábiles conductores a las personas que hasta ahora no podían ponerse al volante de un automóvil por alguna enfermedad o falta de visión. En el coche del futuro todos ellos podrán comandar estos vehículos que velarán por nuestra conducción e, incluso, permitirán que el conductor se eche una siesta mientras el coche avanza con el piloto automático.

Esta posibilidad ya existe en los coches automáticos de Google, cuyo software tiene la misma capacidad de un conductor con 75 años con experiencia, según sus fabricantes. De esta forma, en el futuro conduciremos coches seguros, mucho más de lo que son actualmente, y más fáciles de conducir.

 

Se acabó perder tiempo buscando aparcamiento

Allianz destaca que un conductor dedica de media 106 días de su vida en buscar plaza de aparcamiento, según una reciente encuesta elaborada en el Reino Unido. Esta situación no se repetirá en el futuro, y los pasajeros del coche podrán aprovechar ese tiempo para otras cosas. La razón es que los coches del futuro encontrarán estacionamiento por sí mismo, sin necesidad de dar vueltas y vueltas en busca de un hueco.

 

Protegido por tu coche cuando conduces

Nuestro coche nos cuidará durante la conducción y dará aviso a una ambulancia si fuera necesario. Los avances tecnológicos permitirán monitorizar el estado físico del conductor mientras conduce y reaccionar en caso de emergencia. Sus sensores chequearán el movimiento de los párpados y el asiento controlará el latido del corazón y la temperatura de la piel, recopilando datos en tiempo real con los que el vehículo puede determinar que estamos sufriendo una emergencia médica y llamar a una ambulancia o, incluso, llevarnos directamente al hospital más cercano.

 

Internet ofrece múltiples posibilidades para los coches… y también riesgos

En el futuro, con un parque móvil conectado a Internet y múltiples funciones que dependen de la red, los sistemas de seguridad de los coches se centrarán en neutralizar la amenaza de los ciberataques. Porque cuantos mas coches se conectan a Internet, más vulnerables son. Como recuerdan desde Allianz, ya se ha dado el caso de dos hackers que lograron tomar el control de forma remota un Jeep Cherokee hasta el punto de ser capaces de hacerse con el volante y los frenos del vehículo. Esto obligó a Fiat Chrysler ha desarrollar una actualización de su software.

 

Coches más eficientes y sostenibles

El coche del futuro será probablemente más eficiente que el automóvil tradicional. La evolución de los coches hacen pensar que en el futuro estarán propulsados por electricidad, hidrógeno o por otras fuentes de energía no fósiles, evitando así quemar combustibles fósiles y contribuyendo a la disminución de la contaminación. No obstante, el consumo general de energía del coche podría incluso aumentar, según un estudio de la Universidad de Michigan, ya que el coche autónomo permitirá muchos más viajes para mucha más gente.

 

La conducción difícil seguirá siendo responsabilidad del conductor

No desaparecerán ni el volante ni los frenos del coche, a pesar de que los coches podrán conducir de forma automática. En los tramos difíciles o bajo condiciones meteorológicas adversas, el conductor tendrá que tomar el control del vehículo para conducir. En Allianz creen que inclemencias como la nieve, las lluvias fuertes, una niebla densa y hasta la luz del sol desde ciertos ángulos pueden inhibir sensores del coche y obligar al conductor al tomar el volante y conducir.

El riesgo de estas situaciones, como señala Allianz, está en que una vez que el conductor se acostumbra a que el coche se pilote a sí mismo durante la mayor parte del tiempo, puede que sus habilidades de conducción lleguen a deteriorarse o incluso que los tiempos de reacción se alarguen.

 

Menos accidentes, pero más complejos para los seguros

Según datos de Allianz, alrededor de 1,2 millones de personas mueren en accidentes de tráfico cada año en todo el mundo. En más del 90% de los accidentes, las investigaciones posteriores han demostrado que se produjeron por errores de conducción. En este sentido, los vehículos interconectados y totalmente automatizados guiarán a sus conductores y les advertirán en caso de peligro, evitando muchos accidentes.

 

En el coche del futuro no desaparecen ni el volante ni los frenos, por seguridad

 

Sin embargo, Allianz llama la atención sobre la responsabilidad de los siniestros que puedan producirse entonces y la complejidad que deberán afrontar los seguros para determinar quién es el culpable. Porque, en el atropello de un peatón por un coche que conduce automáticamente, ¿quién sería el responsable? ¿El conductor? ¿La empresa que construyó el coche? ¿O el que construyó el software que debía evitar el impacto?.

Las compañías de seguros tendrán que reconsiderar sus cálculos de riesgo y los legisladores tendrán que adoptar nuevas regulaciones para esta nueva situación, advierten desde Allianz. La aparición en las carreteras del coche autónomo tendrá que venir acompañada de nuevas normativas en materia de responsabilidad civil para que eso sea una realidad.

Allianz pone como ejemplo el modelo alemán, que incorpora la protección a las víctimas de un accidente de tráfico si el daño es causado por vehículos conducidos de forma automática. El sistema de responsabilidad alemán afirma que el propietario del vehículo es responsable, independientemente de si el accidente ocurrió a causa de un error en su vehículo.

Según esta perspectiva, el Seguro a Terceros seguirá teniendo todo el sentido en los coches del futuro. De ser así, comparadores como Turboseguros.com podrán seguir siendo una ayuda para calcular el seguro de coche barato que necesitas, al comparar las mejores ofertas de una selección de aseguradoras de primer nivel. Feliz 2016.

 

Imagen 1: Prototipo del Chevrolet-FNR.
Imagen 2: Prototipo de Mercedes F 015.

Motor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *