El seguro obligatorio y el seguro a todo riesgo

En los seguros de coche existen dos grandes tipos de pólizas, muy extendidas y diferentes: el seguro obligatorio o a terceros, y el seguro a todo riesgo. Son dos tipos de seguros que conviene conocer bien para saber cuál es el más adecuado para asegurar un coche con unas características determinadas.

 

seguro obligatorio y seguro a todo riesgo

 

La pérdida de valor de un coche con el paso del tiempo hace que nos planteemos si merece la pena gastar más en un seguro o en otro. Es cierto que si conducimos un coche recién comprado conviene contratar un seguro de automóvil más completo, mientras que en los coches más antiguos, que han perdido gran parte de su valor, puede ser más conveniente contratar un seguro obligatorio básico.

 

El seguro obligatorio: características

El seguro obligatorio es un seguro de coche que cubre la Responsabilidad Civil del conductor frente a terceros, tanto materiales como personales. Eso quiere decir que solo cubre los daños que, en un siniestro, sufra otro conductor, otro vehículo o bienes. También cubre los que puedan sufrir los propios ocupantes del coche siniestrado, que son considerados “terceros” a efectos del seguro y por tanto están plenamente protegidos.

Por otro lado, si el coche asegurado hubiera sido robado y provocara un accidente, los daños personales y materiales producidos serían indemnizados por el Consorcio de Compensación de Seguros. Éste, una vez identificado legalmente al culpable, podría exigirle que asuma estos daños.

El seguro obligatorio responde por una cantidad de hasta 70 millones de euros por siniestro, para atender los daños personales de un accidente, y hasta 15 millones para indemnizar los daños a los bienes. Además, es fundamental destacar el carácter obligatorio de este seguro de automóvil. Todo propietario de un vehículo a motor está obligado a mantener en vigor el seguro obligatorio y si el coche circula sin él puede tener importantes consecuencias para su bolsillo: la multa puede alcanzar los 3.000 euros.

La gran diferencia del seguro obligatorio con el seguro a todo riesgo es que el primero no cubre los daños que afecten al propio vehículo asegurado ni los daños físicos que sufra el conductor como consecuencia de un accidente. Por ese motivo, muchos clientes de seguros amplían el seguro de coche con coberturas de daños propios, para proteger al conductor en caso de siniestro.

 

El seguro a todo riesgo: una amplia oferta

La oferta de seguros de coche es muy abundante, con un amplio abanico de coberturas y servicios que incluyen desde asistencia en carretera y traslado, coberturas de incendio y robo, y servicios de asesoría jurídica en caso de que un accidente desemboque en un proceso judicial. Además, si el vehículo dispone de alguna cobertura de daños propios, también queda asegurado por el Consorcio de Compensación de Seguros en el caso de grandes catástrofes naturales.

Otra importante diferencia con los seguros obligatorios está en el precio: un seguro de coche obligatorio básico es mucho más barato que cualquier seguro a todo riesgo ya que, cuantas más coberturas añadimos a la póliza, más cara es la prima. No obstante, en el comparador de Turboseguros.com te ayudamos a encontrar el seguro de coche barato más completo. Además, podemos asesorarte para que encuentres un seguro de automóvil adecuado y económico, con las coberturas que realmente necesitas.

 

 

Imagen: Daniel Dionne (CC BY-SA 2.0) via Flickr

El seguro obligatorio y el seguro a todo riesgo
5 (100%) 3 votos
Seguros de Coche

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *