Mitos de los seguros de vida que no hay que tener en cuenta

Los seguros de vida son una importante protección para las familias que, sin embargo, están muchas veces envueltas en un denso halo de desconocimiento. Hay estudios que revelan que los consumidores tienen dificultades para comprender este tipo de pólizas que, en esencia, cubren el fallecimiento del asegurado con una indemnización que reciben las personas beneficiarias del seguro.

 

Los seguros de vida son pólizas muy recomendables para salvaguardar el futuro de los más cercanos

 

El hecho de que sea una póliza voluntaria y que en ocasiones se asocie a clientes de alto poder adquisitivo o profesionales altamente remunerados, ha alimentado a lo largo del tiempo multitud de creencias y medias verdades en torno a un producto asegurador que es fundamental para el desempeño de la actividad de muchos profesionales y familias a quienes les preocupa el futuro de sus seres más cercanos y, también, su propia seguridad.

En Turboseguros.com hemos querido desenmascarar alguno de estos mitos que pueden distorsionar la imagen que tenemos de este tipo de pólizas.

 

El seguro de vida es para personas mayores

Los seguros de vida también son interesantes entre los clientes más jóvenes. De hecho, su contratación resulta más interesante económicamente cuanto antes se haga. Según los expertos, no hay una edad definida para contratar un seguro de vida, ya que es una decisión que está ligada a las circunstancias personales de cada uno.

 

Contratar un seguro de vida es siempre una buena decisión, pero aún más en situaciones con responsabilidades como la familia.

 

No obstante, se considera que el momento adecuado para buscar un seguro de vida llega al asumir grandes responsabilidades como, por ejemplo, la formación de una familia, la educación de los hijos o, incluso, la suscripción de una hipoteca.

Pero es un mito pensar que esta etapa llega a edades muy avanzadas. Además, conforme cumplimos años, la prima se hace más cara y en algunas aseguradoras limitan la edad a la que están dispuestos a asegurarnos.

 

¿Los seguros de vida son tan caros?

Definitivamente, no. Como hemos apuntado, un seguro de vida encarece su precio con la edad, por los mayores riesgos a cubrir, pero en el mercado hay una gran competencia y es posible encontrar ofertas de seguro de vida a precios muy razonables y con las coberturas que necesitas. Además, es conveniente sopesar las ventajas que ofrece a cambio en caso de necesitarlo, sobre todo en circunstancias en las que hay personas que dependen del asegurado.

En Turboseguros.com, por ejemplo, te ayudan a calcular el seguro de vida de entre una selección de ofertas de compañías aseguradoras de primer nivel, al precio más barato, y te ofrecen pólizas con las coberturas adecuadas a tu situación particular.

 

Si vivo sólo, ¿necesito un seguro de vida?

Siempre es recomendable contratar un seguro de vida, sobre todo porque en la mayoría de estas pólizas se incluye la cobertura de invalidez, que permite cobrar el capital asegurado en caso de que las secuelas de un accidente o una enfermedad te impidieran llevar una vida normal y te vieras obligado a dejar de trabajar.

 

Un seguro de vida puede cubrir una situación de invalidez por enfermedad o accidente.

 

 

Hay que pensar que se pueden dar situaciones de dependencia tras un siniestro, que requieren un esfuerzo económico extra. Un seguro de vida con cobertura de invalidez te permite no ser una carga económica para nadie y ofrece la posibilidad de encontrar una solución adecuada para ti en estas circunstancias difíciles.

 

¿El seguro de vida es complicado de entender?

Es cierto que existen dudas entre los consumidores sobre los seguros de vida. Hay estudios que lo demuestran, aunque lo cierto es que la dinámica de la póliza de vida es muy sencilla: el asegurado suscribe una póliza, paga la prima y fija quiénes serán los beneficiarios en caso de que fallezca.

Si el fallecimiento se produce con la póliza en vigor, la aseguradora paga la indemnización estipulada por contrato a los beneficiarios. En esencia, el seguro de vida tiene un funcionamiento así de sencillo.

Además, los servicios de atención al cliente se han desarrollado mucho, apoyados por las nuevas tecnologías. Ahora es más fácil contratar un seguro de vida por medio de comparadores como Turboseguros.com, que además cuenta con un equipo de profesionales que puede responder a cualquier duda que se genere durante la contratación del seguro.

 

¿Las aseguradoras renuevan el seguro de vida si padezco una enfermedad grave?

Con una enfermedad grave preexistente, es decir, que exista antes de contratar el seguro de vida, es más difícil que una compañía te asegure, aunque todo depende del tipo de enfermedad. No todas las aseguradoras tienen las mismas exclusiones y hay compañías que ofrecen seguros para enfermedades como la diabetes.

 

El seguro de vida no tiene en cuenta las enfermedades contraídas tras la contratación de la póliza

 

Sin embargo, pasado un año desde que entró en vigor el seguro, la aseguradora no podrá negarse a renovar tu seguro de vida si sufres una enfermedad que no padecieses en el momento en el que contrataste tu seguro de vida.

No obstante, el asegurado está obligado a comunicar a la compañía cualquier circunstancia que suponga la agravación del riesgo, como puede ser:

  • Practicar deportes de riesgo
  • Cambio laboral que implique más riesgo
  • Estancias prolongadas en el extranjero
  • Otras circunstancias del día a día que pudieran aumentar la probabilidad de un siniestro

En definitiva, el seguro de vida es una alternativa muy recomendable para tener una mayor tranquilidad por el futuro, por encima de los mitos que esperamos haberte aclarado. En Turboseguros.com puedes contratar el seguro de vida barato y con las coberturas realmente necesarias para que tú y los tuyos os sintáis protegidos.

 

Mitos de los seguros de vida que no hay que tener en cuenta
4.8 (96%) 5 votos
Seguros de Vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *