Un accidente con un animal de caza puede salir muy caro

Uno de los riesgos más inesperados con el que podemos encontrarnos al conducir por carretera es el de atropellar accidentalmente a un animal de caza. De todos los accidentes de tráfico que tienen lugar en España al año, un 7% se producen contra objetos o animales, y de los siniestros en los que se ven implicados animales, los atropellos de especies cinegéticas representan en torno al 60%. Esta situación es cada vez más tenida en cuenta por las compañías de seguros, ya que un siniestro de estas características supera de media los 1.000 euros en gastos, sólo en lo que se refiere a la reparación del coche.

 

El 7% de los accidentes de tráfico en España son atropellos a animales

 

Además, en un reciente informe sobre accidentes de tráfico ocasionados por animales en carretera, el Centro de Estudios Ponle Freno-AXA recuerda que la reforma de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, en vigor desde el año pasado, establece en su Disposición adicional novena (Responsabilidad en accidentes de tráfico por atropellos de especies cinegéticas) que los conductores que sufran un accidente por atropellar a un animal de caza, y aunque no incumplan ninguna norma de circulación, serán los responsables en la mayoría de los casos, frente a sí mismo y frente a los ocupantes del vehículo del siniestro.

De hecho, esta disposición sólo señala dos excepciones:

  • Será responsable de los daños a personas o bienes el titular del aprovechamiento cinegético o, en su defecto, el propietario del terreno, cuando el accidente de tráfico sea consecuencia directa de una acción de caza colectiva de una especie de caza mayor llevada a cabo el mismo día o que haya concluido doce horas antes de aquél.
  • Podrá ser responsable el titular de la vía pública en la que se produzca el accidente como consecuencia de no haber reparado la valla de cerramiento en plazo, en su caso, o por no disponer de la señalización específica de animales sueltos en tramos con alta accidentalidad por colisión de vehículos con los mismos.

 

Dónde hay más riesgo de atropellar a un animal de caza

El Centro de Estudios Ponle Freno-AXA ha realizado una completa radiografía del problema que supone para los conductores este tipo de siniestros, su frecuencia y las consecuencias que tienen para los conductores.

Este estudio, realizado sobre una muestra de 850.000 siniestros con garantía de responsabilidad civil, revela que los accidentes con animales de caza o cinegéticos son más frecuentes en la mitad norte de España, donde se encuentran las 10 provincias con mayor número de colisiones. Entre todas ellas se concentran el 45% del total de siniestros y son las carreteras de las provincias de Soria, Burgos y Guadalajara las que presentan un mayor riesgo de sufrir un accidente con animales cinegéticos.

Es precisamente en este mes de diciembre, y en el último trimestre del año en general, cuando se registra el mayor número de siniestros con animales cinegéticos, debido principalmente a su coincidencia con la época de apareamiento del jabalí. Además, hay que tener especial cuidado al amanecer y al atardecer, que son los momentos del día cuando se producen el 60% de los accidentes con animales de caza.

 

¿Qué animales de caza son los más peligrosos?

Los animales que más peligrosos resultan a la hora de conducir por carreteras colindantes a cotos de caza son los jabalíes, que están involucrados en cerca de un tercio de los accidentes con animales cinegéticos. Le siguen los perros y los corzos, según esta tabla:

  • Jabalí: provocan el 31% de los siniestros.
  • Perro: involucrados en el 26% de los accidentes.
  • Corzo: estaban presentes en el 22% de los siniestros.
  • Ciervo: provocan el 5% de las colisiones.
  • Caballo: están presentes en el 4% de los accidentes.
  • Zorro: un 3% de los atropellos están relacionados con ellos.

 

Qué hacer si sufrimos un siniestro con un animal de caza

Tras chocar con un animal, hay que detenerse en cuanto sea posible en un lugar seguro, fuera de la calzada, señalizar la parada, comprobar el estado del vehículo y llamar a la policía para comunicar el hecho. No hay que acercarse nunca a los animales heridos. Posteriormente, debe contactarse con el seguro para comunicar los daños que haya podido sufrir el vehículo.

 

Los jabalíes están presentes en el 30% de los accidentes con animales de caza

 

Las consecuencias de un accidente con un animal de caza son como para tenerse en cuenta. En el 4% de los casos, una colisión de este tipo provoca lesiones a los ocupantes del vehículo y, si hablamos de jabalíes, este porcentaje se eleva hasta el 5,25%. Además, el Estudio también concluye que los siniestros con lesiones son un 12% más caros cuando se producen con animales cinegéticos que cuando son con animales domésticos.

Además de los daños físicos, un siniestro de estas características provoca daños en el vehículo de los que, en la mayoría de las circunstancias, es responsable el conductor. Según Ponle Freno y AXA, el coste medio de las reparaciones en un vehículo implicado en colisiones con animales de caza es de 1.155 euros. Este coste es un 37% superior a los daños causados en las colisiones de vehículos con animales domésticos. Además, jabalíes, ciervos y gatos monteses generan un coste de reparación superior a la media y que se sitúa, aproximadamente, en los 1.250 euros.

Ante esta situación, desde Turboseguros.com te recomendamos que repases las coberturas que incluye tu póliza de automóvil y compruebes si estás protegido ante este tipo de situaciones. Recuerda que, tras el último cambio normativo, la responsabilidad cae mayoritariamente del lado del conductor. En este sentido, Turboseguros.com te ayuda a encontrar un seguro de coche que tenga en cuenta esta cobertura, y al mejor precio, ya que compara entre diferentes ofertas de una selección de compañías de seguros de primer nivel.

Un accidente con un animal de caza puede salir muy caro
5 (100%) 2 votos
Seguros de Coche

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *